Author Archives: Alberto Mena

Tras la identificación de 6 soldados en Malvinas, Julio Aro destacó que falta reconocer a sólo 7 compañeros

13 Nov 21
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) presentó en Ginebra, Suiza, su informe final sobre la labor realizada para identificar los restos de soldados argentinos en las Islas Malvinas, de la que también participó el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

“Fue un trabajo muy lindo de nuestro querido equipo de Antropología Forense”, sostuvo en Radio Brisas Julio Aro, el titular de la Fundación No Me Olvides, quien explicó cómo fue el trabajo que hicieron, que requirió una autorización especial.

En diálogo con Luz Dubedout y Daniel Temperoni, Aro sostuvo que “ya hay 119 caídos identificados. Es una alegría inmensa. Hoy sus familiares tienen por fin donde rezar, donde dejar una flor, donde hablar con ellos, como yo he podido ser testigo”.

 

 

En esta segunda parte del Plan de Proyecto Humanitario (PPH), el CICR identificó los restos de seis soldados argentinos inhumados en las islas, lo que permitió a sus familiares dar un cierre de 38 años de incertidumbre, según se informó en un comunicado.

Cuatro fueron nuevas identificaciones: “Subalférez Guillermo Nasif; cabo primero Marciano Verón; cabo primero Carlos Misael Pereyra y gendarme Juan Carlos Treppo“, consignó el EAAF desde sus redes sociales.

Además, se confirmó la identidad del primer alférez Ricardo Julio Sánchez y se reasociaron restos del cabo primero Víctor Samuel Guerrero.

El informe del CICR se presentó ante las misiones diplomáticas de Argentina y el Reino Unido en Ginebra.

“Nos faltan identificar a 7 compañeros nada más”, destacó Aro.

Compartí

0
Shares

Integrantes de la Fundación viajaron a Corrientes

13 Nov 21
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

Julio Aro, Gustavo Cardinali y Miguel Albarello de la Fundación No Me Olvides viajaron a la provincia de Corrientes el pasado 21 de octubre para visitar a doña Elma Pelozo, mamá del Héroe de Malvinas Gabino Ruíz Díaz.


Es el primer viaje que se puede realizar desde que comenzó la pandemia del Covid 19 y en esta oportunidad se le pudo llevar a doña Elma una nueva silla de ruedas, pañales y los medicamentos e insulina que necesita para continuar con su tratamiento contra la diabetes.


Se llevaron además 30 cajas con ropa para niños y adultos que se fueron recolectando durante este último año a traves de distintas donaciones para ser entregadas a las familias carenciadas de la zona de Colonia Pando.
La propia Elma, junto a Lucy ( la joven que vive con ella y es su asistente permanente ) son las encargadas de ir seleccionando la ropa para entregar a los vecinos que lo solicitan.

 
El encuentro sirvió también para compartir hermosos momentos de charla y recibir el afecto de esta valiente correntina, la primera en confiar en el Proyecto Humanitario de la Fundación.
Entre otras cosas contó que ya recibió la vacuna contra el Covid y aprovechó para brindar por esta visita con la cerveza No Me Olvides que los ex combatientes le llevaron de regalo.

Compartí

0
Shares

Se inauguró en Lobería la Plaza «Héroes de Malvinas»

17 Oct 21
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

Este viernes quedó inaugurada una plaza con el nombre “Héroes de Malvinas” en la vecina ciudad de Loberia. Este proyecto surgió por iniciativa de la Municipalidad luego del emplazamiento en la localidad de San Manuel en noviembre del 2018 del monumento en homenaje a los veteranos y Caídos de Malvinas, proyecto que fue llevado adelante en forma conjunta por la delegación Municipal, el gremio SMATA y la Fundación No Me Olvides. 

La misma está ubicada en la intersección de las calles Alem y Tierra del Fuego,  como homenaje de los loberenses a quienes participaron de la heroica gesta.

El lugar fue dotado de veredas, luminarias, cestos de residuos, bancos, forestación, canteros, juegos para niños y un monumento central con una fuente que resaltan el sentido de homenaje que se le dio a este nuevo espacio verde.

Leer más

Compartí

0
Shares

En el Día Mundial de la Paz, internos de cinco cárceles vieron «Héroe Corriente»

29 Sep 21
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

Más de 120 internos de las cárceles de Olmos, Sierra Chica, Batán, Dolores y Bahía Blanca, compartieron una jornada virtual con el director del film “Héroe corriente” y un candidato a premio Nobel de la Paz.

En el marco del día internacional de la paz y a partir de la visualización del documental “Héroe corriente” que aborda la tarea de la fundación “No me olvides” en relación a la identificación de los soldados argentinos sepultados en las Islas Malvinas, más de 120 internos de cinco cárceles de distintos puntos de la provincia de Buenos Aires mantuvieron un encuentro virtual con el director del film, Miguel Monforte y el ex combatiente de Malvinas y candidato al premio Nobel de la Paz, Julio Aro.

La experiencia se desarrolló en cárceles de La Plata, Sierra Chica, Batán, Bahía Blanca y Dolores, una actividad llevada adelante por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires.

Monforte, refiriéndose al documental que aborda la tarea de la fundación “No me olvides” destacó que, “me gusta que lo que hago tenga utilidad, que les deje algo a las personas. Hoy tengo la posibilidad de, a partir del cine, contar esta historia”.

Desde 2009, Julio Aro junto a los demás integrantes de la fundación llevan adelante la tarea de identificación de los soldados argentinos enterrados en el cementerio Darwin de las Islas Malvinas.

“Cuando visité el cementerio fue muy duro ver que casi la mitad de las tumbas no estaban identificadas. Hoy tenemos el orgullo y la satisfacción de haber podido darles un nombre a 115 combatientes de los 122 que faltaban identificar”, afirmó Aro.

Además, el candidato por tercera ocasión al nobel de la paz resaltó que “hoy podemos hablar no solo de cómo murieron los soldados sino también de cómo vivieron lo que tiene un valor enorme para cada una de las familias que perdió a un ser querido en la guerra”.

Durante la charla desarrollada dentro del proyecto “Día internacional de la paz. Jornada de la no violencia y alto el fuego” los presentes realizaron también un análisis conjunto sobre la importancia del reconocimiento y la solidaridad para con los soldados que fueron estigmatizados al retornar al país luego del conflicto bélico.

La Directora de Vinculación, Gestión y Planificación de Políticas Institucionales del Servicio Penitenciario Bonaerense, Valeria Sampayó, resaltó que “continuamente buscamos generar espacios de intercambio y reflexión sobre hechos históricos para, a través de un análisis crítico conjunto, pensar sobre cómo lograr una mejor sociedad”.

Personas privadas de su libertad alojadas en las unidades 1 de Lisandro Olmos, 2 de Sierra Chica, 4 de Bahía Blanca, 6 de Dolores y 15 de Batán formaron parte del encuentro realizado en el marco de las actividades que llevan adelante el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, junto a la Dirección de Vinculación, Gestión y Planificación de Políticas Institucionales del Servicio Penitenciario Bonaerense; la Dirección General de Asistencia y Tratamiento y la Dirección de Jóvenes Adultos.

FUENTE: Infobrisas.com

Compartí

0
Shares

Malvinas: identificaron a cuatro gendarmes que estaban enterrados en una tumba común del Cementerio de Darwin

14 Sep 21
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

Son el subalférez Guillermo Nasif, el cabo primero Marciano Verón, el cabo Carlos Misael Pereyra y el gendarme Juan Carlos Treppo estaban enterrados en la tumba C.1.10. Concluye así el Segundo Plan Proyecto Humanitario, realizado por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) con la ayuda del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF)

Los cuatro ex combatientes identificados son el subalférez Guillermo Nasif, el cabo primero Marciano Verón, el cabo Carlos Misael Pereyra y el gendarme Juan Carlos TreppoLos cuatro ex combatientes identificados son el subalférez Guillermo Nasif, el cabo primero Marciano Verón, el cabo Carlos Misael Pereyra y el gendarme Juan Carlos Treppo
 
14 de setiembre 2021

“Cuatro soldados argentinos solo conocidos por Dios, incluyendo al 1er alférez Ricardo Sánchez”, decía la placa de la fosa C.1.10 antes de que la Comisión de Familiares de Malvinas emprendiera la reforma del cementerio de Darwin. La refacción instauró un nuevo epitafio: “Héctor Walter Aguirre-Mario Ramón Luna-Julio Ricardo Sánchez-Luis Guillermo Sevilla”. Pero el Plan Proyecto Humanitario 1 descubrió que tres de esos combatientes estaban enterrados en otras tumbas. Se necesitó un nuevo Plan de Proyecto Humanitario (PPF2) que llevó adelante el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) junto al Equipo de Argentino de Antropología Forense (EAAF) para saber a quiénes pertenecían los restos hallados en una fosa común del Cementerio de Darwin.

Los cuatro nuevos identificados son el subalférez Guillermo Nasif, el cabo primero Marciano Verón, el cabo Carlos Misael Pereyra y el gendarme Juan Carlos Treppo. Por su parte, del 1er Alférez Ricardo Julio Sánchez, inhumado en la tumba C.1.10 y ya identificado, se pudo confirmar fehacientemente la identidad. También se reasociaron restos óseos del Cabo Primero Víctor Samuel Guerrero, quien se encuentra inhumado en una tumba individual del mismo cementerio. Los 6 gendarmes murieron en combate en el mismo evento.

Las nuevas cuatro identificaciones del PPH2 se suman a las 115 del PPH1, llegando así los 119 ex combatientes de Malvinas -que antes figuraban como “Sólo conocidos por Dios”- que ahora una tumba con su nombre donde homenajearlos. En el caso de las cuatro últimas identificaciones, las familias ya recibieron la notificación del hallazgo. Según un comunicado de Cancillería, los mismos expresaron su voluntad respecto del lugar de descanso de sus familiares en el Cementerio de Darwin: en algunos casos han preferido que los restos de sus familiares permanezcan juntos y en otros han optado por tumbas separadas.

Fue una nueva gesta antropológica: el segundo acuerdo firmado entre Reino Unido, Argentina y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), un programa que había sido premiado y reconocido en noviembre de 2018 en Ginebra, Suiza. En el proyecto intervino el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), una ONG científica global sin fines de lucro que había participado también en el primer proceso de identificación de combatientes.

Pasaron solo 19 días. El vuelo proveniente del aeropuerto de Mount Pleasant en las Islas Malvinas había aterrizado en el Aeropuerto Internacional Ingeniero Ambrosio Taravella de la provincia de Córdoba a las 14:09 del jueves 26 de agosto. Luis Fondebrider, titular de la Dirección de la Unidad Forense de la Cruz Roja Internacional, cargaba la caja con la inscripción D.C.1.10 que conservaba las muestras de ADN de los cinco soldados. Hoy se anunció la identificación de esos restos y se corroboraron las hipótesis: esos cuerpos eran los del Grupo Alacrán, muertos el 30 de mayo de 1982. El vuelo privado que permitió devolverle la identidad a los soldados caídos fue provisto por el empresario Eduardo Eurnekian de Aeropuertos Argentina 2000, quien a su vez hizo posible los dos viajes de los familiares de soldados recientemente identificados a Darwin, tanto en 2018 como en 2019.

En aquella oportunidad, el especialista en Antropología Forense y fundador de la organización Equipo Argentino de Antropología Forense, había señalado: “El trabajo nos permite certificar que hay al menos cinco cuerpos y no cuatro como se había señalado en 1983, lo que no desacredita el extraordinario trabajo que llevó adelante el coronel británico Geoffrey Cardozo cuando recogió los cuerpos de los soldados argentinos de los campo de batallas y creó el cementerio, ya que hace 39 años fue realizado por personal militar y no por científicos y luego de que los cuerpos permanecieran tres meses a la intemperie”.

Los antropólogos forenses en Darwin, donde exhumaron la tumba C.1.10 donde podrían hallarse los restos de los gendarmes caídos el 30 de mayo de 1982 en Monte KentLos antropólogos forenses en Darwin, donde exhumaron la tumba C.1.10 donde podrían hallarse los restos de los gendarmes caídos el 30 de mayo de 1982 en Monte Kent

La segunda parte del operativo para identificar a los soldados argentinos que yacían muertos en tumbas sin nombre en el Cementerio de Darwin, campo de batalla de la guerra de Malvinas, fue promovida por los familiares de los gendarmes caídos en Monte Kent -más las voluntades de la historiadora Alicia Panero-, debido a que Sánchez, perteneciente al Grupo Alacrán, había muerto el 30 de mayo cuando el helicóptero en el que viajaban fue derribado por el misil de un Sea Harrier. Los nuevos nombres que se habían sumado a la tumba del alférez pertenecían a tres soldados de la Fuerza Aérea, muertos el 28 de mayo en la base aérea Cóndor de Goose Green, a casi 90 kilómetros de distancia. Era toda una incertidumbre.

“Esta segunda etapa surge -había relatado Fondebrider- porque las familias de los caídos en esa tumba expresaron sus dudas sobre cómo habían aparecido esos nombres. Dieron sus muestras durante el PPH1 y aparecieron coincidencias en tres casos de soldados que estaban enterrados en tumbas hasta ese entonces no identificadas”. La sepultura del C.1.10 suponía una situación puntual. Según el relato del antropólogo, eran soldados que viajaban en un helicóptero Puma de Gendarmería que transportaba explosivos y estalló: hubo víctimas y sobrevivientes. Antes de la exhumación de la tumba común, entrevistaron a las familias con consentimiento previo del plan. En el laboratorio cordobés del EAAF cotejaron las muestras obtenidas en las islas con las que entregaron sus familiares.

Ante la novedad, el Secretario de Malvinas, Antártida e Islas del Atlántico Sur, Daniel Filmus, señaló que “esta noticia rmarca un paso más en la política de estado iniciada en el año 2012 para la identificación de quienes cayeron luchando valerosamente por la soberanía en Malvinas. Queremos felicitar especialmente el enorme trabajo realizado por la unidad forense del CICR y el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) que llevaron adelante esta tarea en las difíciles condiciones que genera la pandemia”.

Por su parte, el Secretario de Justicia, Juan Martín Mena, expresó que “la política de Estado iniciada en el 2012 esta dando sus frutos con la confirmación de estas nuevas identificaciones y nos comprometen a seguir en la firme tarea de dar certeza a las familias de nuestros héroes de Malvinas.”

La placa de la tumba C.1:10 que fue exhumada
La placa de la tumba C.1:10 que fue exhumada

La caída del Puma, en primera persona

30 de mayo de 1982. Los gendarmes tenían la misión de infiltrarse detrás de las líneas enemigas. Debían ocupar puestos en cinco alturas e informar con antelación las maniobras de los enemigos desde cercanías al Monte Kent, custodiado por las fuerzas británicas. El Grupo Alacrán no llegó nunca a destino. Un misil lo hizo caer. La nave no se estrelló pero en tierra comenzó a incendiarse. Estaba repleto de material explosivo. La evacuación debía ser rápida. El gendarme Gumersindo Acosta logró sacar a tres compañeros que habían quedado atrapados entre las llamas, antes de que la nave explotara.

Murieron el 1er alférez Ricardo Julio Sánchez, el subalférez Guillermo Nasif, el cabo primero Marciano Verón, el cabo primero Víctor Samuel Guerrero, el cabo Carlos Misael Pereyra y el gendarme Juan Carlos Treppo. Tres meses después de la finalización de la guerra, el coronel británico Cardoso recogió los restos humanos alrededor del helicóptero caído que, según creyó en ese momento, correspondían a cuatro soldados, entre los cuales sólo pudo identificar por su placa al 1er Alférez Ricardo Sánchez, y los enterró en una tumba común en Darwin, la denominada actualmente C.1.10.

“Nosotros íbamos a cubrir una línea más allá de los cerros Dos Hermanas tras un objetivo: sobrepasar las líneas inglesas y luego atacarlas por atrás. Todos sabíamos que la situación era muy comprometida. Era nuestra primera acción de guerra real”, narró el sargento ayudante Miguel Víctor Pepe, cuando ya habían pasado décadas desde el fin de la guerra.

Salieron a las ocho de la mañana, tarde: los ataques ingleses los habían retrasado. “Llevábamos a bordo gran cantidad de explosivos, artefactos que habíamos preparado para batir al enemigo en retaguardia. Teníamos plena conciencia del peligro y sabíamos que muchos de nosotros íbamos a morir. Pero en ese momento no pensábamos en la muerte, pensábamos en el combate, en demostrar que estábamos preparados”, relató.

“Cuando dejamos atrás las primeras líneas argentinas, algunos iban en silencio, tal vez pensando en su familia o simplemente en el glorioso significado de combatir por la Patria. Otros comentaban las trampas, los explosivos, la sorpresa que se iban a llevar los ingleses… Media hora después, el Puma se aproximaba al lugar indicado”.

El camposanto argentino de las islas se exhumaron 121 tumbas sin nombre, se tomaron muestras de 122 cuerpos y, finalmente, el trabajó permitió identificar 115 soldados caídos (EFE/Sergio Quinteros/Télam)
El camposanto argentino de las islas se exhumaron 121 tumbas sin nombre, se tomaron muestras de 122 cuerpos y, finalmente, el trabajó permitió identificar 115 soldados caídos (EFE/Sergio Quinteros/Télam)

De pronto sentimos un impacto tremendo en la parte de atrás del helicóptero. Hubo gritos, sorpresa y la máquina comenzó a sacudirse. Nos había dado un misil inglés. Nos caíamos. El piloto logró retardar la caída, y es ahí cuando Acosta se tira por una de las ventanas antes de chocar contra el suelo. El gendarme se lastimó en la caída, pero no dijo nada. No se quejó. Pero vimos que se doblaba del dolor. Sentí el brutal golpe que me dejó muy mal. Vi que mis camaradas trataban de salir. El gran peligro eran los explosivos que llevábamos”.

Vi llamas y mucho humo denso, negro, espeso. Pensé que estaba entregado, vencido. Vi la muerte. Pero de pronto algo pasó y me di cuenta que tenía que moverme porque todo estallaría en un instante. Fui hacia la cabina. Llegué y golpeé los vidrios… ¿Cómo hago para salir de aquí? Me pareció que una luz venía de un costado: era el sol que entraba por el techo de la cabina, era la salida, era la vida. Entonces, vi a Acosta que se asomaba y me hacía señas desesperado para que saliera. Me ayudó a escapar de ese infierno y nos abrazamos”.

“Le conté que había más compañeros atrapados. Y Acosta me dice, ‘¡vamos!’. Vemos una mano que asoma detrás de un humo negro. Acosta se prende de esa mano. ‘Algo tengo que traer’, dijo. Y logra sacar al subalférez Aranda. Todo en una fracción de segundos”.

“Doy la vuelta y veo al sargento primero Justo Rufino Guerrero, boca abajo, sobre el suelo. Me dice: ‘Hermano, sácame de acá’. Le dije: ‘Tranquilo, tranquilo. No quiero hacer más daño’. Tenía las piernas destrozadas, como si se las hubieran cortado con un machete”.

“Había que sacarlo antes de que explotara todo. Y ahí llegó otra vez Acosta. Se suman el comandante San Emeterio y Aranda. Logramos sacarlo con cuidado, pero rápido. Allí estaban todos los explosivos. Lo llevamos a unos 25 metros. Acosta dijo: ‘Uno más, un poco más’. Temía por el estallido. La idea era dejarlo a salvo y volver. Pero de pronto ocurrió lo peor: el helicóptero explotó en mil pedazos”.

FUENTE: infobae.com

Compartí

0
Shares

Superar las adversidades: tuvo un accidente tras el que le dieron minutos de vida, pero sobrevivió y cruzó fronteras

31 Ago 21
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

28 de agosto de 2021 – 13:03

Santiago Gutiérrez nació en Villa Carlos Paz en 1976. Es nadador, triatlonista y amante del deporte. En 2012 sufrió un accidente automovilístico, tras el que le dieron minutos de vida. El siniestro vial lo dejó sin poder caminar. Pero, pese a las adversidades, Santiago pudo volver a a nadar. Porque no solo sobrevivió a esa fatalidad, sino que redobló la apuesta y logró lo impensado: decenas de travesías a nado, que incluyen cruces de ríos, como el Bermejo y el Paraná Guazú y el lago Titicaca; y otras tantas en handbike (bicicleta a mano). Ahora va por más y quiere atravesar tres fronteras en bici. Sin embargo, necesita ayuda y apela a la solidaridad para concretarlo.

Santiago, que es martillero público y se desempeñó como guardavida de los 17 a los 36 años, tiene un sinfín de historias de superación y aprendizaje para contar. En diálogo con Rosario Nuestro relata su experiencia con la muerte. Dice que vio «los demonios», esos negros que aparecen en las películas, empecinados en llevarlo. «Los médicos les decían a mis familiares ‘ustedes lo ven ahora reírse y hablar pero esta cuestión de minutos'», escuchó ese día de noviembre. Esos minutos se convirtieron en años, algunos más difíciles que otros, y perduran hasta hoy.

 

Después de que los médicos le dijeran que no podría volver a caminar, se aferró a su fe y decidió que nada estaba terminado para él. Quería volver a nadar y hacer deporte. Y a fuerza de perseverancia y positividad así lo hizo. En 2015 falleció su madre, a quien define como su «gran apoyo y un ángel» que siempre lo cuidó. Antes de partir, su mamá le pidió que siga adelante en su camino, «que lo haga bien».

En 2017 cruzó a nado el canal Beagle, uniendo Chile con Argentina sin usar protección térmica.

Más adelante, nadó 5 kilómetros en el río Paraná Guazú, entre Paraguay y Argentina. En es travesía transitó una tormenta, que, otra vez, puso a prueba su entereza mental.

También hizo lo propio en el Bermejo, linkeando Bolivia con Argentina en 500 metros. Luego, en septiembre, cruzó el río Uruguay entre Argentina y Brasil. El 2018 lo cerró con dos hitos en su trayectoria, siempre rompiendo límites: atravesó el estrecho de Tiquina entre San Pedro y San Pablo, lago Titicaca, Bolivia y, en otra aventura, la bahía Yunguyo, unificando Perú con Bolivia en el lago Titicaca.

En febrero de 2020 de se subió a su handbike y cruzó la Cordillera de los Andes, uniendo Argentina con Chile por el paso del Cristo Redentor. Pero nada es suficiente para este cordobés. Gutiérrez busca atravesar tres fronteras en una bici especial que les están construyendo. Al plan lo bautizó «La Ruta Nos Une» y necesita un empujoncito económico para que se haga realidad.

Proyecto La Ruta Nos Une

La iniciativa toma como punto de partida la ciudad de Villazón en Bolivia, entrando a Argentina por La Quiaca para desde allí desandar la Ruta Nacional 40 hasta el kilómetro 0, todo en bici. «Pasando por todas las provincias en el total del trazado, son 11, más un tramo de la ruta 255 y otro de 257 de Chile, volviendo a la Ruta Nacional 3 para llegar a Ushuaia esta última en la provincia 12 del recorrido. Pasando además por más de 20 parques nacionales, tres ecorregiones Puna, Cuyo y Patagonia, el paso de montaña en ruta nacional más alto del mundo el Abra del Acay», explica Santiago en un texto que viralizó acerca del recorrido.

En la actualidad gestiona con la Cancillería Argentina los permisos deportivos correspondientes, y la declaración de Interés Regional, dado que el proyecto incluye a tres países limítrofes. Para eso cuenta con el apoyo de la Fundación No me Olvides, dirigida por Julio Aro, veterano de Malvinas, encargado de iniciar el proceso de reconocimiento de los caídos en la guerra.

De ahí que busca fondos para conseguir con éxito la travesía. Es indispensable para hacerlo contar con una camioneta de apoyo, además de dinero para afrontar gastos muy básicos pero importantes, como combustible, alojamientos y viáticos; repuestos, tanto para la bicicleta normal como también para la adaptada, cubiertas, etcétera.

Los interesados en colaborar pueden hacerlo a través de transferencia a la cuenta caja de ahorro 5521070514. CBU: 0110552030055210705147.

0000003100005766940322 Mercado Pago. santinumerouno (alias de Mercado Pago).

Más info en @santinumerouno en Instagram.

FUENTE: rosarionuestro.com

Compartí

0
Shares

Julio Aro: “El sueño es entrar y ver que todas las placas tienen nombre y apellido”

26 Ago 21
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

Mientras aguarda por los resultados de los estudios realizados en Córdoba a cinco compañeros caídos en Malvinas, Julio Aro pasó por Brisas Segunda Edición y declaró que “es muy lindo poder buscar a tus compañeros, encontrarlos y reencontrarlos con sus familias. Tal vez uno es la cara visible, pero hay mucha gente trabajando detrás. Hay un equipo que se transformó en familia”.

Además, dijo que todavía “nos están faltando algunos compañeros que no los podemos encontrar. Hasta el último día que respire, voy a seguir buscando. No queremos bajar los brazos nunca. Es muy lindo devolverle la identidad a alguien y mirar a los ojos a los padres”.

Luego, el marplatense contó que los compañeros de los que se espera el resultado son los que estaban en la tumba C1 10, que estaba mal nombrada. “Tenemos una idea de quienes pueden llegar a ser, muchas familias ya dieron sus muestras”, destacó.

Sobre el proceso que lleva adelante, Aro describió que “en el primer plan eran 122 placas que decían Soldado Argentino Solo Conocido por Dios. Se identificaron 115 y restan 7, tenemos las muestras, pero no tenemos con qué cotejarlas. De la segunda tenemos a estos cinco”.

Consultado sobre la sensación al entrar al cementerio de Darwin, Aro relató que “es hermoso, y cuando pasás la tranquerita de madera, mires para donde mires encontrás nombres, apellidos e historias. No por haber perdido la vida, tenés que perder el nombre. La paz que transmite ese cementerio es única. El sueño es entrar y ver que todas las placas tienen nombre y apellido”.

Utiliza las teclas de flecha arriba/abajo para aumentar o disminuir el volumen.

Compartí

0
Shares

Malvinas: hallaron restos de 5 soldados en la tumba común de Darwin y mañana comenzará la excavación en Caleta Trullo

26 Ago 21
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

En el marco del Plan Proyecto Humanitario 2 que se realiza sobre la tumba C.1.10, los antropólogos de la Cruz Roja Internacional informaron que se encontraron restos que podrían ser los gendarmes caídos en Monte Kent. El martes 26 se hará un vuelo directo desde las islas a Córdoba para llevar las muestras al laboratorio del EAAF. Desde este viernes buscarán la “tumba de guerra” denunciada por un inglés

Desde las islas Malvinas, los expertos de la Cruz Roja Internacional informaron hoy los primeros resultados del Plan Proyecto Humanitario 2, que comenzó el martes pasado, luego de una semana de aislamiento por el COVID-19.

Los antropólogos trabajaron durante tres días en la exhumación de los restos ubicados en una tumba colectiva denominada C.1.10, emplazada también en el Cementerio de Darwin, y mañana partirán a Caleta Trullo, a 60 kilómetros de Puerto Argentino, para investigar si allí existe una “tumba de guerra” de soldados argentinos, según la reciente denuncia de un veterano inglés.

El equipo está compuesto por seis personas, cinco de ellos son especialistas forenses y cuatro ya habían participado en las islas en los trabajos de 2017. Son Luis Fondebrider, fundador y ex director del Equipo Argentino de Antropología Forense y actual titular de la Dirección de la Unidad Forense de la Cruz Roja Internacional con sede en Ginebra, Mercedes Salado Puerto, del EAAF y propuesta por el Gobierno argentino, el inglés John Clark, propuesto por el Reino Unido, Laurent Corbaz, coordinador de el PPH 2 y dos especialistas, uno de Estados Unidos y otro de Australia.

En la conferencia, Laurent Corbaz, y Luis Fondebrider hablaron de los trabajos realizados hasta hoy y de los pasos a seguir luego de la exhumación. Participaron también el jefe de la Delegación Regional del CICR para Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, Alexandre Formisano, y el representante del CICR para Argentina, Gabriel Valladares.

Los antropólogos y el sacerdote que bendijo la misión humantiariaLos antropólogos y el sacerdote que bendijo la misión humantiaria

Corbaz fue quien inició la charla para recordar que durante la primera etapa del Plan Proyecto Humanitario se recuperaron 122 cuerpos en 121 sepulturas no identificadas, de los cuales pudieron ser identificados 115. “El martes 17, a pesar de las condiciones climáticas adversas, hemos estado en condiciones de exhumar la tumba C.1.10. Primero hemos llamado un sacerdote, quien bendijo la operación, y luego se ha procedido a rescatar los restos. Hemos detectado huesos, restos, pero no cuerpos enteros. El estado de preservación es bastante bueno, lo que nos va a permitir hacer el examen de ADN con las muestras recogidas ya a los familiares. Estamos seguros que al menos son 5 personas las que están en esa tumba”, informó.

Este dato es nuevo, ya que en febrero de1983, cuando el coronel Geoffrey Cardozo -hombre fundamental en el histórico proyecto humanitario junto al veterano argentino Julio Aro– culminó con la difícil tarea de recoger los cuerpos de los caídos argentinos de los campos de batalla para darles honorífica sepultura, la placa de la tumba decía: “Cuatro soldados argentinos solo conocidos por Dios, incluyendo al 1er alférez Ricardo Sánchez”. Pero luego algo cambió.

Cinco años después, en 2004 cuando la Comisión de Familiares realizó la reforma del cementerio de Darwin, donde se cambiaron las cruces y placas y se inauguró el enorme cenotafio con los nombres de los 649 caídos, tres nuevos nombres acompañaron al del gendarme Sánchez. En la nueva placa de granito negro se leía: “Héctor Walter Aguirre- Mario Ramón Luna-Julio Ricardo Sánchez-Luis Guillermo Sevilla”.

Tres de esos soldados fueron hallados en otras tumbas con el Plan Proyecto Humanitario 1. La duda de quiénes estaban en la tumba común fue promovida por los familiares de los gendarmes caídos en Monte Kent -y la historiadora Alicia Panero- ya que Sánchez pertenecía al Grupo Alacrán y murió el 30 de mayo cuando el helicóptero en el que viajaban fue derribado por el misil de un Sea Harrier. Los nuevos nombres que se habían sumado a la tumba del alférez pertenecían a tres soldados de la Fuerza Aérea, muertos el 28 de mayo en la base aérea Cóndor de Goose Green, a casi 90 kilómetros de distancia.

La tumba C.1:10 que fue exhumadaLa tumba C.1:10 que fue exhumada

Durante la charla con periodistas, Luis Fondebrider aclaró: “En el caso de la sepultura C.1.10 es un evento específico. Sabemos que se trata de la caída de un helicóptero PUMA de Gendarmería, que llevaba muchos explosivos y se incendió. Para realizar este trabajo se entrevistó a todas las familias que dieron su consentimiento. Por lo tanto lo que haremos será llevar el martes 26 las muestras que hemos tomado en un vuelo privado, directo desde Mount Pleasent al laboratorio de Córdoba del EAAF donde se harán las comparaciones con las muestras que han entregado sus familiares”.

“Esta segunda tapa surge porque las familias de los caídos en esa tumba expresaron sus dudas sobre cómo habían aparecido esos nombres. Dieron sus muestras durante el PPH1 y aparecieron coincidencias en tres casos de soldados que estaban enterrados en tumbas hasta ese entonces no identificadas”, subrayó.

Las muestran serán llevadas directamente desde las islas en el vuelo privado que ofreció el empresario Eduardo Eurnekian de Aeropuertos Argentina 2000 y quien hizo posible los dos viajes de los familiares de soldados recientemente identificados a Darwin, tanto en 2018 como en 2019. “Si el clima nos permite, ya que los vientos son muy fuertes y en temporada invernal es muy complejo, partiremos el martes con las muestras y allí, en dos o tres semanas, se tendrán los resultados de los estudios”, informó Corbaz.

“El trabajo nos permite certificar que hay al menos cinco cuerpos y no cuatro como se había señalado en 1983, lo que no desacredita el extraordinario trabajo que llevó adelante el coronel Cardozo, ya que hace 39 años fue realizado por personal militar y no por científicos y luego de tres meses, tiempo durante el cual los cuerpos permanecieron a la intemperie”, señaló Fondebrider.

“Nuestra labor tiene dos objetivos: por un lado lograr individualizar los fragmentos que comprenden a cada persona para resguardarlos en su bolsa correspondiente y luego se tardarán otros diez días para poder realizar el informe final”, dijo el experto.

El PPH 2 incluye también una exploración en Caleta Trullo, a casi 60 kilómetros de Puerto Argentino y poco más de 84 de Darwin, donde en 1982 los británicos instalaron un hospital de campaña y donde podría existir una fosa común de soldados argentinos hasta ahora desconocida.

El hecho se conoció el 6 de mayo de este año, cuando el gobierno kelper de las Islas Malvinas abrió formalmente una investigación para determinar si existían restos de soldados argentinos no identificados enterrados en la zona de Caleta Trullo (Teal Inlet, según su nombre británico) al este de la isla Soledad.

La historia comenzó en julio de 2020 cuando un veterano inglés se comunicó con el gobernador de las Islas para denunciar la existencia de “una tumba de guerra” que no había sido relevada en ningún informe posterior al conflicto armado de 1982. El soldado dijo que, en medio del caos de la guerra, se había perdido la información sobre la existencia de esa fosa temporaria con restos de varios soldados argentinos.

La policía de las islas hizo una serie de investigaciones a partir de registros militares, entrevistas con veteranos y material de archivo. Los encargados de las pesquisas se comunicaron con el coronel Cardozo para que colaborara en esta nueva etapa.

Consultado por Infobae, el militar británico detalló lo ocurrido en 1982: “Allí había funcionado un hospital de campaña así que envié a un pequeño grupo de los hombres a explorar la zona. El 29 de enero de 1983, encontraron el cuerpo de un soldado argentino que se logró identificar como Ramón Quintana”, dijo Cardozo a este medio.

“Hasta ahora solo tenemos un alegato del veterano británico, hecho que surgió luego de aprobado el protocolo inicial del PPH2 para la tumba C.1.10 de Darwin. Pero se ha aprobado que trabajemos allí también, cosa que haremos desde el viernes 20″, informó Corbaz.

En referencia a la posible “tumba de guerra” en Caleta Trullo, Fondebrider señaló: “La información que tenemos es parcial, hay hipótesis y versiones, pero por ahora solo sabemos que hay una depresión de unos 15 metros de largo por tres de ancho, que podría ser geológica o porque en algún momento allí hubo un trabajo humano. Vamos a iniciar la excavación, vamos a ver como están las capas geológicas, vamos a ver si el suelo está virgen o no y allí haremos los informes. Obviamente si hay restos compatibles serán analizados. Vale recordar que detrás de cada uno de estos procedimientos están las esperanzas de muchas familias, así que hay que ser muy cuidadoso para no producir aun mayor dolor en aquellos que han perdido a un ser querido en la guerra”

Compartí

0
Shares

Julio Aro: “Este trabajo le dio la identidad y el rostro a 115 compañeros”

26 Ago 21
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

En diálogo con “Ladran Sánchez”, Julio Aro habló sobre su ONG para reconocer caídos en Malvinas que no habían sido identificados.

10 agosto 2021 00:11
 
En la noche de Radio Mitre, Ladran Sánchez dialogó con Julio Aro, ex combatiente de Malvinas y presidente de la ONG No Me Olvides que impulsa el reconocimiento a los caídos no identificados.
 
Julio Aro habló sobre su proyecto y la importancia que tuvo para muchas familias que no habían podido identificar y darle un adiós a los fallecidos. “Sentir lo que le pasa el otro y ponerme en el lugar del otro. Pensar lo que pensaba mi madre cuando regresé después de mucho tiempo a buscar ese Julio que había dejado allá”, comentó sobre los inicios del proyecto.
 
En ese sentido, Aro destacó la importancia y las intenciones que tiene la ONG con respecto a esta situación: “Ahí empieza nuestro deseo de ver cómo podemos devolver la identidad a cada uno de ellos, porque no por haber muerto tiene que perder su nombre, apellido y rostro”.
“Tampoco es trabajo, porque se hace con mucho placer y con mucho amor”, destacó al hablar sobre la labor que lleva adelante con la ONG. Con respecto a esto, expresó la importancia que tiene para las familias: “Es algo muy duro, pero lindo. Muchas de las personas estuvieron 35 años esperándolos que bajaran del micro y que tocaran el timbre. Esas personas fueron las que no dieron aliento para seguir”.
“Muy contento porque este trabajo le dio el nombre, el rostro y la identidad hasta el día de hoy a 115 compañeros”, afirmó Julio Aro con respecto a las cifras de caídos identificados que se registró hasta el momento.
Aro también contó que el último viaje a las Malvinas fue el 5 de marzo de 2020, antes de que estallara la pandemia en esta región del planeta. Recordando esa ocasión, relató cómo fue la logística para ir a buscar y llevar a una mujer correntina que perdió ambas piernas a la tumba de su hijo.
 

Compartí

0
Shares

Gracias por el apoyo:

Recibí toda la info por Whatsapp