Author Archives: Alberto Mena

Nadó en medio del hielo, en las Islas malvinas y en un volcán: Celia, la mujer de 66 años que desafía sus propios límites

15 May 19
Alberto Mena
No Comments


Hace apenas dos años comenzó a nadar en aguas frías. Ahora se prepara para competir en Nápoles

Por Fernanda Jara 12 de mayo de 2019

«Uno tiene que empezar soñando… Y una cosa lleva a la otra y así surgen las oportunidades». Así lo asegura Celia Luna Olmos, la mujer que desde hace dos años se entregó a su pasión: nadar en aguas frías. Y lo afirma desde la seguridad de quien se atrevió a soñar pasadas las seis décadas de vida, cuando socialmente se esperaba que hiciera cualquier cosa menos dedicarse al deporte extremo competitivo.

A Celia, bioquímica de profesión, no le importa la temperatura —ni la de fuera ni la de dentro del agua—: ella se calza la malla, las antiparras, el gorro y allí va, cual sirena que revive cuando su cuerpo atraviesa los mares, ríos, lagos, lagunas y canales a los que respetuosamente reta.

En abril de este año, junto a su equipo Natación en Aguas Frías (NAF), visitó las Islas Malvinas para rendir tributo a los combatientes caídos. Nadó mirando el Cementerio de Darwin y fue alentada por un grupo de Veteranos de Corrientes que conoció mientras homenajeaba a los héroes argentinos. Luego nadó en la laguna interna de un volcán y ahora se prepara para competir en Italia.

«El desafío está en disfrutar lo que se hace»

Villa La Angostura 2017. Después de nadar en aguas frías con un traje de neoprene, el 14 de febrero, Celia buscó un nuevo desafío: sumergirse solo con su malla. Lo logró el 25 de julio. (Celia Olmos)
Villa La Angostura 2017. Después de nadar en aguas frías con un traje de neoprene, el 14 de febrero, Celia buscó un nuevo desafío: sumergirse solo con su malla. Lo logró el 25 de julio. (Celia Olmos)

Celia entró a las aguas frías por primera vez en 2017. Fue el 25 de julio cuando se hundió por completo en una laguna cercana a Villa la Angostura, en Neuquén. La temperatura de las aguas oscila allí entre los 5 y 16 grados, pero en ese caso el termómetro indicaba 0 grado. Se metió en malla.

«Me metí despacio, como me enseñaron. Primero me quedé parada y me fui hundiendo hasta la cintura hasta que hice inmersión», cuenta a Infobae sobre aquella primera vez en que su cuerpo quedó rodeado de hielo.

Nadar es lo suyo. De hecho, comenzó a hacerlo cuando era niña y sabiendo lo «básico» que le enseñó su padre. Nadaba ocasionalmente en piletas olímpicas y en el mar de la costa bonaerense. Hasta que en 1996 sus dolores cervicales y un inicio de artrosis hicieron que el médico le aconsejara practicar natación de manera regular para aliviar sus dolores.

El 14 de febrero de 2017, Celia hizo su primera incursión en aguas frías en el Lago Guitiérrez. “Fue un camino de ida”, dijo. (Gentileza Celia Olmos)
El 14 de febrero de 2017, Celia hizo su primera incursión en aguas frías en el Lago Guitiérrez. “Fue un camino de ida”, dijo. (Gentileza Celia Olmos)

¿Cómo pasa de nadar en una pileta de natación a nadar en temperaturas cercanas al grado bajo cero?

—Sabía nadar lo básico, crol y nada más, pero no tenía la técnica. Siempre nadé, pero debido a mis problemas de columna el traumatólogo me recomendó nadar o hacer yoga de manera regular. Elegí natación porque soy más activa, lo digo sin despreciar las bondades del yoga. Esto pasó en  1996 y ese mismo año en el lugar donde iba se formó el equipo de natación Master, que es para mayores de 25 años. Mi profesor Diego Lunati me invitó a participar y así empecé a competir en pileta y en aguas abiertas, que es lo que siempre me gustó. Desde los 44 años, cuando arranqué, nadé en el Río Paraná, en Mar del Plata, en Villa Gesell, crucé la Laguna de Chascomús y hace dos años a mis compañeros de equipo se les ocurrió participar en una competencia en el Lago Gutiérrez, en Bariloche, pero nos exigían usar traje de neoprene. Nos gustó participar y la experiencia de nadar en medio de esos paisajes y ver los picos de las montañas nevados me entusiasmó. Después de la competencia me quedaron muchas ganas de nadar sin ese traje, en cueros, digamos. Y empecé a buscar grupos en Facebook porque supe que había gente que nadaba como yo quería hacerlo. Así, encontré a los Nadadores de Aguas Frías (NAF) y me contacté con Camilo López¡y me contó que había cruzado el Canal de Beagle en verano! ¡Me pareció una cosa re loca y a la vez alucinante! Vi fotos y videos de ellos, muy asombrada porque parecía que estaban en una fiesta. Así que le pregunté a Camilo: ¿Cómo lo hacen? Y respondió: «¡Cualquiera puede hacerlo!» ¡Para qué! ¡Me prendió la mecha!

Celia se ríe mientras comparte el recuerdo. Su risa pícara, que se asemeja al de una niña que descubrió cómo hacer una travesura, traspasa el tubo del teléfono. «Yo no sabía si lo iba a poder hacer, pero pensé que con toda la experiencia que había hecho en aguas abiertas podría. Pensé: ‘Sé cómo orientarme, no perder el rumbo, sé vencer problemas como cuando me atacó una sudestada nadando en el mar…’. Sabía que iba a poder, así que en marzo de 2017 empecé a ir a Pilar para entrenar en Lagos del Rocío», recuerda.

Hasta allí llega Celia los domingos a las 8 de la mañana. «La primera vez que nadé ahí el agua estaba a 22° y me pareció helada porque estaba acostumbrada a nadar en pileta con agua a 28 grados», dice.

Con los pulgares en alto y sonrisa amplia, así entrena y compite Celia a sus jóvenes 66 años.
Con los pulgares en alto y sonrisa amplia, así entrena y compite Celia a sus jóvenes 66 años.

¿Cómo hace para vencer esa sensación cuando el frío arremete?

—Me enseñaron cómo hacer para entrar en las aguas frías. Hay una técnica de concentración y para controlar la temperatura. Frío siento, al igual que cualquiera, pero es tanto el entusiasmo y ganas de hacerlo que parece que no lo sintiera. Pero todo pasa también por la cabeza, por pensar y ponerse en positivo para lograrlo. Son varias cosas además de atender a la respiración, porque empiezan las palpitaciones porque el organismo da avisos. Te dice: «¡Eh, este lugar que elegiste no es muy confortable!» —se ríe—. Y eso se va controlando: entrás de a poco, es una cosa progresiva. Me mojo primero las manos y cuando el agua me llega a la cintura o al pecho lentamente me hundo o sumerjo y empiezo a nadar y no paro hasta que salgo.

Celia cuenta que hay nadadores que, debido a la competencia que realizan, no tienen ese tiempo de adaptación a la temperatura del agua y que se tiran directamente y «salen nadando». «Eso no me ha pasado y tal vez no lo haría porque soy una persona grande y no sé si ese golpe sería bueno, a los que lo hacen no les pasa nada, pero lo evito», afirma.

¿Cuánto fue el tiempo máximo que nadó en aguas frías?

Fueron 25 minutos, en el Canal de Beagle y con 5 grados. Al igual que todo el equipo, nadé en malla, pero con doble gorra de silicona, las comunes que se usan para nadar; y con tapones en los oídos porque por la cabeza es donde más calor se pierde, entonces la preservamos.

Después de esas competencias, los dolores en su cadera la dejaron sin actividad varios meses. «En septiembre del año pasado me hicieron un reemplazo total de cadera porque tenía una artritis avanzada. En agosto, mi entrenador me avisa que quería que fuera parte del equipo que haría un homenaje a los chicos caídos en las Islas Malvinas, así que venciendo miedos por la cirugía, me apuré y me operaron. Me dolía tanto que ya no podía caminar y pensé: ‘Si no te operás, te quedás en sillas de ruedas'», cuenta entre risas.

Tras meses de rehabilitación, en abril de este año Celia y todo el equipo viajaron para rendirles en el Cementerio de Darwin.

Una experiencia conmovedora

El equipo de NAF del que Celia es parte en el Cementerio de Darwin mezclados con los veteranos de Corrientes. (Gentileza Celia Olmos)
El equipo de NAF del que Celia es parte en el Cementerio de Darwin mezclados con los veteranos de Corrientes. (Gentileza Celia Olmos)

El Tercer Desafío del Atlántico Sur estaba en marcha. Entre el 13 y 20 de abril de este año, el grupo NAF comandads por los entrenadores Claudio Plit y Julio Aro, viajaron para realizar un nado en aguas frías en las aguas de las Islas Malvinas y en la Laguna Azul, en Río Gallegos.

El clima de las Islas es muy cambiante y Celia una vez más venció sus propias limitaciones.

“ABRACUA en este caso no es abrazo acuático sino terrestre, antes del encuentro en homenaje a los héroes de Malvinas en Moody Brook”, contó Celia a Infobae. (Gentileza NAF Argentina)
“ABRACUA en este caso no es abrazo acuático sino terrestre, antes del encuentro en homenaje a los héroes de Malvinas en Moody Brook”, contó Celia a Infobae. (Gentileza NAF Argentina)

¿Cómo fue el nado que realizaron en las Islas Malvinas?

—Allí no competimos sino que hicimos nados en homenaje y el abrazo acuático, que hacemos en todas las aguas, pero esta vez fue en tierra. Tuvimos que nadar hasta una boya que estaba cerca de un velero, a 650 metros, y se hizo un sonido de largada. Al llegar debimos volver a la costa.

¿A qué temperatura estaba el agua?

—¡A cero grados! Ese día, cuando desayunamos a las 9 de la mañana llovió, después granizó, después salió el sol, después nevó así que la sensación térmica era bajo cero y seguro que la temperatura también. Pero, en el momento que nadamos harían unos 2 grados afuera y el agua estaba a unos 7 grados.

El diploma que Celia guarda con orgullo. (Gentileza Celia Olmos)
El diploma que Celia guarda con orgullo. (Gentileza Celia Olmos)

Antes de ese nado, Celia y sus amigos compartieron una experiencia que quedará para siempre en sus corazones: el abrazo acuático en el Cementerio de Darwin, donde descansan los restos de los soldados caídos en combate.

¿Qué sensaciones tiene de ese momento?

—¡Emoción! La experiencia fue linda, pero muy dura. La parte de nado fue hermosisima, pero la experiencia de ir a Malvinas fue shockeante, muy movilizante. Llegamos un sábado a las Islas y el domingo fuimos al cementerio para hacer el homenaje a los héroes caídos, por ese motivo fuimos. Y allí nos encontramos con un grupo de unos 20 veteranos de Corrientes. Un compañero poeta de Mar del Plata, que escribió un poema a los chicos caídos y que lo dejó escrito el año pasado cuando fue por primera vez, lo leyó. Después, nosotros hicimos el abrazo acuático, que es que hacemos cada vez que nadamos. Es así: adentro del agua nos abrazamos y tiramos para atrás, quedando boca arriba y con los pies extendidos, pero como estábamos en tierra lo hicimos parados. Cuando nos abrazamos, emocionados por la situación mientras leían el poema, los correntinos se empezaron a entremezclar entre nosotros… —se emociona—. Cuando terminó la lectura nos abrazamos llorando entre todos. ¡Fue muy fuerte y muy lindo a la vez!

El grupo de nadadores y veteranos —los para siempre «Chicos de Malvinas»— compartían hotel, por lo que pudieron vivir más que la experiencia en Darwin. «Hablamos mucho con ellos en el hotel. Y cuando recorrimos los lugares donde fue la guerra, reconocían sus posiciones, miraban todo, algunos lloraban… ¡Eso fue muy fuerte!», recuerda Celia.

(NAF)
(NAF)

Dolida por el recuerdo, Celia cuenta a Infobae que los hombres correntinos compartieron con ellos lo que vivieron allí cuando tenían 18, 19 años, mientras duró la guerra que aún les duele.

«Me contaron un montón de cosas que vivieron como, por ejemplo, que habían entrado en febrero al Servicio Militar ¡y que en abril ya estaban peleando, sin instrucción, sin saber manejar un fusil! Contaron que cuando los ingleses los llevaron como prisioneros fue el mejor momento porque les daban ropas de abrigo y la comida que les faltó. ¡Ellos sentían que los ingleses los miraban sin poder creer que eran tan chicos y que les ofrecían resistencia!», casi quebraba por lo que vuelve a su mente y lo que calla, Celia sigue: «Me quedó el lindo recuerdo de saber que quedaron muy contentos por el homenaje que les hicimos. Y por todo lo compartido. Nunca antes había escuchado a un veterano contar en primera persona lo que vivió», relata.

El desafío que viene

El próximo destino será Italia. El 4 de julio, Celia emprenderá camino a Nápoles para hacer la carrera Capri Nápoles. «Iremos un equipo de seis atletas y haremos competencia por postas. En total son 32 kilómetros», detalla.

«Mi hija, que es cardióloga me ayuda mucho para prepararme para cada competencia», confiesa sobre la tarea de María Soledad Antonioli. «Ella me apoya incondicionalmente en lo que hago, lo mismo que Tomás y Jazmín mis otros dos hijos».

Finalmente, reflexiona:»Soy bioquímica de hospital público, mis ingresos no son importantes y a todo lo hago con un sacrificio tremendo, pero es lo que me gusta hacer. Cuando uno tiene ganas, y pone empeño, puede conseguir lo que desea. Sea nadar, patinar, sea escribir, sea pintar… Cuando decidí nadar en aguas frías tenía 64 años, por eso creo que tener desafíos, metas o querer lograr algo es fundamental en la vida. Uno tiene que empezar soñando y yo estoy soñando con nadar en Nápoles. ¡El desafío es disfrutar de lo que se hace!».

FUENTE: www.infobae.com

Compartí

0
Shares

RECONOCIMIENTO A JULIO ARO EN BALCARCE

15 May 19
Alberto Mena
No Comments

El pasado domingo 12 de mayo se llevó a cabo en la ciudad de Balcarce la competencia de aventura Vertikal Race, evento atlético que tiene como escenario la Sierra La Barrosa y que este año en su quinta edición tenía como objetivo colaborar con los bomberos voluntarios de esa localidad. En el 2018 la Fundación No Me Olvides tuvo activa participación en dicho evento ya que lo recaudado se destinó a costear parte del viaje de un grupo de alumnos secundarios balcarceños a las Islas Malvinas dentro del programa «Tu huella en Malvinas».

El presidente de la Fundación, Julio Aro, fue invitado nuevamente a estar presente en la competencia y allí recibió la grata sorpresa de ser declarado Huesped de Honor por el Municipio de Balcarce a través de un decreto firmado por el intendente Esteban Reino.

En el sector de la premiación fue exhibida una de las placas que se retiraron del Cementerio de Darwin con la leyenda «Soldado Argentino Solo Conocido por Dios».

Compartí

0
Shares

Facundo Duarte nadó en las Islas Malvinas. Próximo desafío: La Antártida?!

06 May 19
Alberto Mena
No Comments

El deportista extremo sampedrino unió, a nado, las Islas Gran Malvina y Soledad en sistema de postas, junto a otros 6 nadadores, en lo que fue el 3º Desafío del Atlántico Sur, entreent 13 al 20 de Abril. Además, se nadó en la Bahía de la Gran Malvina y en la zona cercana al cementerio de Darwin. El próximo gran desafío sería nadar en la Antartida en el 2021.COMPARTE: 

Facundo Duarte y la geografía de la Islas Malvinas como escenario

Facundo Duarte y la geografía de la Islas Malvinas como escenario

Facundo Duarte sigue cumpliendo sueños y desafíos personales. Esta vez, el sampedrino, junto a 6 nadadores y nadadoras, unió las Islas Gran Malvina e Isla Soledad a través del estrecho de San Carlos, emblemático lugar para los argentinos, por que fue allí donde desembarcó la Expedición Británica en la Guerra de Malvinas.

Reconocimientos: Diploma, Medalla del evento y medalla realizada por uno de los nadadores en madera - Foto Visión Regional

Reconocimientos: Diploma, Medalla del evento y medalla realizada por uno de los nadadores en madera – Foto Visión Regional

Fueron 7 días de una experiencia increíble, por que, como comentó Facundo: «el viaje lo divido en varias etapas». Compartió el viaje, además de sus compañeros y compañeras de aventuras reclutados por Claudio Split, de NAF (Nadadores de Aguas Frías)  y Julio Aro, de la Fundación de ex combatientes «No me olvides», con 25 ex combatientes Correntinos, visitaron el Cementerio de Darwin y varios puntos de las islas, tristemente recordados, por ser escenario de batallas trascendentes en el confilcto del Atlántico Sur; Monte Longdon y Tumbledown entre otros. Además, luego del desafío acuático, tuvieron 3 días de turismo puro, donde recorrieron Puerto Argentino (Port Stanley) y realizaron diferentes actividades. 

La parte deportiva en si, consistió y bajo propuesta original, de unir las dos grandes islas que conforman el archipielago de las Malvinas, es decir la Isla Soledad e Isla Gran Malvina, a través del estrecho de San Carlos en sistema de postas. Fueron 7 nadadores y nadadoras que hicieron el recorrido de 6,5 kilómetros en 2 horas 5 minutos, con una temperatura del agua de entre 6 y 7 grados y una temperatura ambiente de 2 o 3 grados. Aunque originalmente iban a ser 4 kilómetros en 1 hora, el recorrido se alargó a esa distancia debido a la dureza de la corriente y las condiciones del mar.

Para el desafío, los organizadores contrataron un Velero, el Ypaqué 2, que fue su hogar durante los siete días que duró el viaje. Vivir en el velero, trajo los problemas comunes a las personas no acostumbrados al bamboleo de las embaraciones, además sumado a la dureza de las condiciones climáticas de la zona, mucho viento y fuerte oleaje, produjo complicaciones físicas para algunos deportistas que debieron recorrer menos distancia en la travesía. La idea de muchos de los nadadores fue la de completar el recorrido en forma personal, pero los problemas que trajo el azote del clima en el velero impidió a algunos deportistas hidratarse o alimetarse correspondientemente, así que no les quedó otra alternativa que hacerlo en postas. Facundo nadó durante 30 minutos, aproximadamente, de las dos horas que duró el recorrido, con la posibilidad de volver a tirarse si no se completaba el cruce.

Facundo en acción, detrás se aprecia el acantatilado del Estrecho San Carlos - Foto Facundo Duarte

Facundo en acción, detrás se aprecia el acantatilado del Estrecho San Carlos – Foto Facundo Duarte

Los deportistas arribaron el sábado, el domingo hicieron algunas pasadas de aclimatación en la zona cercana al Cementerio de Darwin, y el lunes se realizó el cruce. Dentro de la enorme cantidad de anécdotas, Facundo cuenta: «Fuí el primero en largar, me dejaron en la Isla Gran Malvina, cuando me comienzo a meter en el agua aparece un lobo marino, una y otra vez, me entró un poco de incertidumbre, yo no era del lugar, el sí, pero luego, se acerca el gomón y se vé, que por el ruido del motor, se alejó». Otro hecho que destaca es el acompañamiento permanente de dos toninas. «Una de las chicas que venía nadando después de mi, vio que algo se acercaba desde el fondo y llega a tocarla, pegó un grito, y el organizador le transmitió tranquilidad, por que el animal estaba reconociendo que era lo que nadaba por ese lugar. A partir de ahí, las toninas nos acompañaron todo el tiempo». 

En los primeros metros del recorrido tuvo que atravesar un colchón de algas que alcanzan un densidad importante - Foto Facundo Duarte

En los primeros metros del recorrido tuvo que atravesar un colchón de algas que alcanzan un densidad importante – Foto Facundo Duarte

Posteriormente, sumados a otro grupo que viajó de nadadores/as reclutados por los organizadores pero alojados en un hotel, se nadó en la Bahía de Puerto Argentino en conjunto entre los dos grupos, donde el grupo de ex combatientes pudo observar la actividad. Allí recuerda Facundo lo que sintió en ese momento: «nos olvidamos del frío, uno mientras nadaba observaba los montes y desniveles y no podía dejar de pensar que allí se habían vivido los horrores de la guerra».

Otro emotivo momento lo vivieron junto a los ex combatientes, coincidiendo en el Cementerio de Darwin, donde pudieron visitar a su compañeros que descansan en Malvinas. Facundo pudo visitar la tumba del sampedrino Mateo Sbert. Además, gracias al duro trabajo realizado por Julio Aro y Geoffrey Cardozo, un ex militar británico, se pudieron reconocer la identidad de cada tumba, donde solo quedan pocos cuerpos sin reconocer. Ya casi no rezará más, el trístemente recordado: «Soldado Argentino solo conocido por Dios». Los ex combatientes, el marplantense Aro y el británico Cardozo, fueron nominados para al Premio Nobel de la Paz por este trabajo.

Con la delegación completa del 3° desafío del Atlántico Sur - Foto Facundo Duarte

Con la delegación completa del 3° desafío del Atlántico Sur – Foto Facundo Duarte

El próximo desafío, y gracias a la excelente relación lograda con el dueño del Ypaqué 2, salió la posibilidad de nadar, nada más y nada menos, que en la Antartida, donde ya hay experiencia anterior, por lo que si todo va por lo carriles normales, dentro de lo normal que pude ser este tipo de desafíos, Facundo Duarte estará cumpliendo un nuevo logro en el 2021. Además, este año, se fijó un calendario nacional de invierno de la flamante NAF que tendrá seis fechas; Monte Hermoso, Lago del Rocío de Pilar, Las Grutas y Viedma son algunos de los lugares que serán sede de estos desafíos. Otro deseo de Facundo, es armar una fecha en el invierno sampedrino donde muchos deportistas locales puedan unirse a la acción que propone esta actividad. Nada parece imposible para Facu, todo parece simple, como su persona…, gran persona.

FUENTE: www.visionregional.com.ar

Compartí

0
Shares

Quieren señalizar casas donde vivieron héroes de Malvinas

06 May 19
Alberto Mena
No Comments

Un proyecto de ordenanza asoma en el Concejo Deliberante de Viedma que tiene por objetivo ho­menajear a los ex combatientes de
Malvinas que nacieron y/o vivieron en la ciudad capital de los rionegri­nos.

La iniciativa es compartida por varios de los ediles, y se basa en proy­ectos que ya han tenido luz en otras localidades del país.

El objetivo es que en aquellas viviendas cuyos propietarios puedan demostrar que nacieron o vivieron ciudadanos que acudieron en 1982 al conflicto bélico en las Islas Malvinas, se coloque una placa con la inscripción “Aquí nació un héroe de Malvinas”, o “Aquí vivió un héroe de Malvinas”.

Viedma no reporta soldados caídos, aunque sí varios ex comba­tientes que en la actualidad, y de manera organizada, mantienen firme la gesta de Malvinas con acciones constantes, como por ejemplo, la de acudir a las escuelas para transmitir sus vivencias y pensamientos a las nuevas generaciones.

Colocar placas en las casas de es­tos ex combatientes refleja el objetivo no solo de homenajear al soldado, sino también a su familia: a aquella madre, esposa, y/o hermanos que lo esperaron.

“Desde el Concejo Deliberante de Viedma, queremos hacer propias estas metas, para homenajear a los héroes y permitir que la causa Mal­vinas persista en las siguientes generaciones; y sumar así a la enorme
acción que los veteranos de guerra de Río Negro vienen desarrollando para alcanzar este noble objetivo”, sostuvo la concejal Genoveva Moli­nari, quien comparte la iniciativa junto a los ediles Leandro Massac­cesi y Evelyn Rousiot.

Julio Aro

Julio Aro es un ex combatiente, quien reunió a varios camaradas para conformar una fundación que tiene como principal meta lograr identificar los cuerpos de los soldados caídos en combate.

A la fecha, son más de 100 los res­tos identificados, que ya tienen una placa que los honra y recuerda.

Hace pocos días, en el marco de las celebraciones por el aniversario
de la Comarca, Aro estuvo presente, y fue declarado ‘Huésped de Ho­nor‘ en la sesión conjunta que el Concejo Deliberante de Viedma y el Honorable Concejo Deliberante Patagones realizaron el pasado 22 de abril.

En la oportunidad, se conocieron detalles de la iniciativa por la cual, los restos de decenas de caídos lo­graron ser hallados e identificados en la usurpada tierra argentina; y del proyecto que pretende señalizar las casas donde nacieron y vivieron los soldados que lucharon en la guerra del 82’.

FUENTE: www.noticiasnet.com.ar

Compartí

0
Shares

Homenaje al Crucero Belgrano en el Club Social y Deportivo «2 de Mayo»

06 May 19
Alberto Mena
No Comments


El Club Social y Deportivo “2 de Mayo” de Mar del Plata homenajeó a los 323 héroes fallecidos en el hundimiento del Crucero General Belgrano en la Guerra de Malvinas.

El Club “2 de Mayo” tiene más de 150 chicos y chicas que realizan diferentes prácticas deportivas: fútbol mixto en sus inferiores, fútbol de primera masculino y femenino, escuelita de básquet, apoyo escolar y próximamente Murga Infantil. Todos los profesores que tiene la institución son voluntarios y brindan sus tareas desinteresadamente.

“Este 2 de Mayo rememoramos la guerra absurda que nos envió la dictadura militar y compartimos una jornada de reflexión junto a Julio Aro, exsoldado combatiente y presidente de la Fundación No Me Olvides.

De forma pacífica reclamamos la soberanía de las Islas Malvinas”, dice el mensaje que impartieron desde este joven club marplatense.

La charla con Julio Aro se desarrolló luego que los niños y jóvenes vieran el cortometraje de animación Campaña por la Paz, producido por Canal Universidad, escrito y dirigido por el realizador Miguel Monforte, también miembro de la Fundación No me olvides.

Compartí

0
Shares

Emotivo homenaje a 37 años del hundimiento del Crucero Belgrano

06 May 19
Alberto Mena
No Comments

2 de Mayo de 2019
Recordaron a las víctimas y sobrevivientes de la tragedia del navío argentino torpedeado por Gran Bretaña durante la Guerra de Malvinas. Además, se impuso el nombre de un ex combatiente fallecido a la avenida que va desde el muelle de pescadores hasta el ingreso al vivero dunícola.

A 37 años del hundimiento del Crucero Ara General Belgrano, sobre la plaza que lleva su nombre en avenida 37 y Costanera de Miramar, se llevó a cabo este jueves un emotivo acto para homenajear a aquellos soldados que perdieron la vida en ese ataque cobarde de las fuerzas de Gran Bretaña y también a quienes sobrevivieron a esa tragedia en medio de la Guerra de Malvinas.

En ese contexto, autoridades del Centro de Ex Combatientes de General Alvarado, entre ellos, su presidente Marcelo Bernardi, junto a funcionarios municipales y representantes de entidades intermedias, se reunieron para recordar a aquellos que ya no están y también quienes vivieron para contar ese episodio, como Enrique Failla, radicado por muchos años en esta ciudad, quien logró salvarse tras poder subir a una balsa, quien en esta oportunidad no estuvo presente.

Dentro de las actividades, hubo colocación de ofrendas florales y también se dirigió al público, Luis Cisneros, creador del museo itinerante “Crucero Ara general Belgrano Vive”, quien expuso una réplica a escala del histórico buque argentino.

“Tengo dos primos que se fueron con el barco y muchos amigos, así que dediqué parte de mi vida a recordarlos siempre que pueda. Estamos hace 6 años con la muestra y veo que acá en Miramar existe la memoria, hay un lugar muy lindo y cuidado (por la plaza). El museo busca también mantener presente a las familias, siempre es un placer venir”, dijo Cisneros.

Por su parte, el ex combatiente, Julio Aro, también dijo presente en esta jornada. Vale recordar, que el presidente de la Fundación “No me Olvides” es precursor del Proyecto Humanitario Malvinas, que tiene como objetivo identificar a todos los soldados enterrados en el cementerio Darwin tras el conflicto bélico. Hasta el momento se pudieron reconocer 106 hombres.

“Lo que mata y destruye sobre todo es el olvido, no puede pasar eso. Si algunos se acuerdan de lo que pasó en Malvinas, nunca mis compañeros van a estar muertos, por eso les pido a cada uno que lleven presente en su corazón a cada uno de los caídos”.

Por último, también hubo tiempo para imponer el nombre de “Avenida Héroe de Malvinas Alberto Martín Jonás” al paseo que integra por la Costanera, el muelle del pescadores y el acceso al vivero dunícola “Florentino Ameghino”.

FUENTE: www.lacapitalmdp.com

Compartí

0
Shares

ABRAZO ACUATICO EN HOMENAJE A LOS HEROES DEL BELGRANO

06 May 19
Alberto Mena
No Comments

El jueves 2 de mayo se cumplieron 37 años del hundimiento del crucero “ARA General Belgrano” y con motivo de recordar y rendir homenaje a sus 323 tripulantes que dejaron la vida durante el conflicto en la guerra de Malvinas, distintas instituciones de Mar del Plata se sumaron a un emotivo abrazo solidario dentro del mar.

La convocatoria se realizó en horas de la tarde frente al Torreón del Monje e incluyó una colecta de alimentos no perecederos para ayudar a algunos comedores de la ciudad, como así también palabras alusivas al recuerdo del único barco hundido por un submarino nuclear en tiempos de guerra.

Pasadas las 16, excombatientes, nadadores que integran el equipo que participó del desafío del Atlántico Sur realizado en marzo del 2017 en las islas Malvinas, junto a la ONG Travesía por Mogotes, la Fundación Malvinas Argentinas, el Sindicato de Guardavidas y Afines de General Pueyrredón, el grupo de atletismo K10, la Asociación de Veteranos de Malvinas y el Centro de Ex Soldados Combatientes en Malvinas, además de personas autoconvocadas, se metieron al mar y realizaron un emotivo abrazo solidario ( denominado «abracua» ) para recordar a los caídos en el histórico hundimiento.

Este emotivo acto fue declarado de interés por el Honorable Concejo Deliberante de General Pueyrredón.

Compartí

0
Shares

Nadadores marplatenses cruzaron el río Negro en memoria de los caídos en Malvinas

06 May 19
Alberto Mena
No Comments


2 de mayo de 2019

El grupo «Nadar para no Olvidar» realizó un homenaje en el sur del país a 37° años del hundimiento del crucero ARA General Belgrano.

Un grupo de 25 nadadores de Mar del Plata integrantes del proyecto “Nadar para no Olvidar” cruzaron este jueves por la mañana las aguas del río Negro en Viedma, en homenaje a los ex combatientes de la Guerra de Malvinas al cumplirse un nuevo aniversario del hundimiento del crucero ARA General Belgrano.

Los deportistas partieron desde la zona del Parque Jorge Ferreira, ubicado en la costanera de la capital rionegrina, y cubrieron una distancia de 3,5 kilómetros hasta llegar a la Escuela Náutica de Viedma, donde se realizó un acto y se leyeron palabras alusivas a la fecha.

nadar01

“La idea principal de la iniciativa es darle difusión, mantener vivo el recuerdo de esa desigual guerra y conservar viva la memoria de aquellos ex combatientes”, explicó Bernardo Boucho, un integrante del grupo de nadadores.

La iniciativa nació en 2016 como una continuidad de lo que antes se llamaba “Cruce por la Identidad”, que incluyó otras travesías en Malvinas, Río Grande y Ushuaia para apoyar y darle difusión al proyecto que buscaba identificar los cuerpos no reconocidos de soldados enterrados en el cementerio de Darwin.

“En total somos 25 nadadores, 24 hombres y una mujer. Somos nadadores amateurs cada uno con sus profesiones y obligaciones”, precisó Boucho, quién indicó que cada uno paga sus viajes y que “con esto buscamos contagiar Malvinas a las nuevas generaciones”.

nadar03

Por su parte, el director de Veteranos de Guerra de Río Negro, Rubén Pablos, sostuvo que “no levantamos la bandera de la guerra, pero a 37 años seguimos luchando por el tema soberanía, que Malvinas tiene una historia de 500 años y hay un enemigo usurpador que es el imperio británico”.

“Lo que más nos toca de cerca en estos días son aquellos argentinos que dieron la vida por la patria, nuestros compañeros, 323 camaradas que perdieron la vida en el hundimiento del Belgrano”, remarcó.

nadar07

Al salir del agua, los nadadores fueron recibidos por integrantes del centro de ex combatientes de Viedma, funcionarios provinciales, familiares y vecinos. Luego realizaron un homenaje por los 37 años del hundimiento del crucero ARA General Belgrano y el 3° aniversario del Memorial de Malvinas, ubicado en el balneario El Cóndor, a unos 30 kilómetros de Viedma.

El hundimiento del ARA General Belgrano ocurrió el 2 de mayo de 1982 como consecuencia del ataque del submarino nuclear británico HMS Conqueror (S48). Su destrucción permitió a los británicos la superioridad naval en la zona, tras este ataque que causó la muerte de 323 argentinos, prácticamente la mitad de las bajas de ese país en todo el conflicto.

Integran el grupo “Nadar para no olvidar”: Pablo Bruno Millán, María Julieta Rosso, Carlos Adrián Echavarría, Christian Chalde, Pablo Alcides Cano, Guillermo Carlos Marelli, Fernando Enrique Cejas, Fabián Gustavo Raimo, Rosso Andrés, Bernardo Boucho, Fabian Ariel Parada, Jeremías Marcelo Fiocchi, Guterme Ariel Suarez, Plana Guillermo Antonio, Dominguez Jesus Martin, Jimenez Emiliano Oscar, Falliabollita Mauro, Gonzalez Juan Pablo, Centurión Federico Angel, Hoffmann Jorge, Inti Yanasu, Artero Ituarte, Cesar Augusto Rosso, Guido Ganim, Germán Lagrasta y Adrián Echagüe.

FUENTE: www.lacapitalmdp.com

Compartí

0
Shares

Importante donación de la Fundacion No Me Olvides y Smata a la cárcel de Junín

26 Abr 19
Alberto Mena
No Comments

Junín, 25/04/19.- Se inició en la Unidad 13 un Taller de Muñequería, a cargo de la acompañante terapéutica Patricia Chort y personal de Unidad, bajo la coordinación y el acompañamiento de Dirección de Asistencia y Tratamiento.

El proyecto de Muñequería ya tiene su espacio en Unidad trece. Allí internos de diversos pabellones pueden concurrir al taller anualmente, y para darle mayor relevancia e ímpetu se incorporó al mismo, el taller de costura. El aprendizaje permite capacitarse en un nuevo enfoque a nivel personal y empresarial, dado a su alto nivel educativo.

Se busca además que los alumnos produzcan, aprendan, y ocupen su mente en actividades positivas y creativas, implementando nuevos diseños, que van desde costuras a prendas propias y hasta muñecas de tela, almohadones, cortinas, mochilas, etc., actividades que realizan en el taller de Muñequería y costura industrial.

Desde la Fundación “No Me Olvides”, a cargo de Julio Aro (Ex Combatiente de Malvinas nominado para el Premio Nobel de la Paz), y el Sindicato de Transporte S.M.A.T.A. (Secretaría Junín B.), a cargo de Carlos Rodríguez, se recibieron tres máquinas de coser industriales, sumándose de esta manera a la capacitación cultural/educativa de los internos con el único fin de aportar a la reinserción.

El taller se dicta semanalmente y su duración es anual, lo que permite realizarse en grupos reducidos y alternados, con la posibilidad de ir incorporando grupos en el trascurso del año, ya que es una herramienta de imperiosa necesidad para lo cotidiano, explica la tallerísta.

Desde la Jefatura de Unidad, a cargo de Víctor Martínez y los Sub Directores Argentino GerliJorge Fermanelli y Osvaldo Leguizamón, se agradece a las Instituciones por sumarse a las tareas de tratamiento en pos de la  reinserción de los detenidos, haciendo extensivo el agradecimiento al personal de Asistencia y Tratamiento, quienes coordinan las diversas actividades allí llevadas a cabo.

SdlS/Prensa U13





Compartí

0
Shares

Julio Aro brindó una emotiva charla a estudiantes de Patagones

24 Abr 19
Alberto Mena
No Comments

Carmen de Patagones, miércoles 24 de abril de 2019

En el marco de su visita a Carmen de Patagones, el ex combatiente y actual presidente de la fundación «No me olvides», Julio Aro, brindó una emotiva charla a estudiantes de 5º y 6º año de las escuelas secundarias de Carmen de Patagones.  

En las instalaciones del Club Deportivo Patagones, y ante la atenta mirada de cientos de alumnos, relató sus vivencias como presidente de la mencionada fundación en el proceso de exhumación de unas más de cien tumbas, junto a personal de la Cruz Roja, con el objetivo devolverles la identidad a los soldados caídos en la guerra de Malvinas, que se encontraban enterrados como NN en el cementerio de Darwin.

La actividad se realizó en ocasión de la visita de Aro a la Comarca, oportunidad en la que también fue declarado huésped de honor, en la sesión conjunta que desarrollaron concejales de Patagones y Viedma, el pasado 22 de abril. 
Dirección de Comunicación Institucional
MUNICIPALIDAD DE PATAGONES


Compartí

0
Shares