Category Archives: Noticias

“Héroe Corriente” se estrena en el cine

11 Oct 17
Alberto Mena
No Comments

“Héroe corriente”, el documental concretado en Mar del Plata por un equipo autogestionado, tendrá estreno comercial el 26 de Octubre en una sala tradicional de esta ciudad.

Este largometraje, que tiene como eje la lucha de posguerra de Julio Aro, un ex soldado combatiente en Malvinas que se propone devolverle la identidad a los caídos que yacen en el cementerio de Darwin como “Soldados solo conocidos por Dios”, llegará a la pantalla del complejo Ambassador luego de un intenso recorrido a nivel nacional de manera independiente. Es el primer documental concretado en Mar del Plata en estrenarse en una sala comercial. Al respecto, su director, Miguel Monforte, manifestó: “Es una verdadera alegría llegar a esta nueva posibilidad de exhibición luego de meses de gestiones. No es fácil para una producción independiente acceder a una pantalla del circuito comercial. El próximo gran desafío es que el público nos acompañe. De nada vale el trabajo de producción y proyección de una película si no es para favorecer el encuentro de la obra con su verdadero destinatario, el espectador”.

La versión que se verá en el cine desde el 26 de Octubre durante una semana todos los días a las 20, está actualizada en cuanto a los avances en el proceso de identificación de los héroes caídos en Malvinas que desde hace 35 años yacen como NN en las islas. Sus familias esperan al día de hoy que esta causa humanitaria llegue a completarse para lograr cerrar sus duelos.

Entradas anticipadas con descuento.

La producción del documental ya está vendiendo entradas anticipadas con descuento para ver este film en el cine. Los interesados deben comunicarse al mail heroecorriente@gmail.com

Compartí

0
Shares

Volvió a Malvinas 26 años después y pelea por la identificación de los cuerpos (2º PARTE)

14 Sep 17
Alberto Mena
No Comments

El impulso para volver a Malvinas en 2008, según relató, fue encontrarse con él mismo. “Necesitaba encontrarme, yo intenté ir a buscar al Julio que había dejado en el 82. Cuando fui a buscar esa parte de Julio yo tenía la espalda bastante encorvada por el peso de la mochila. Yo como profesor te puedo decir la cantidad de huesos que tenemos, la sangre que poseemos, pero no te puedo decir las lágrimas que tenemos, porque no paré de llorar durante toda la semana”.sabe la tierra
Luego, afirmó: “Volver a sentir el frío en la cara, volver a estar con tus compañeros en los campos de batalla, sentir esa sensación de no olvidarte de aquella persona que combatió, con la que compartimos espalda con espalda y que le tocó quedarse en las islas. Esa persona, no por haber muerto tiene que haber perdido su nombre, entonces, no por ser pobre, tienen que perder el nombre, todos tenemos el derecho a la identidad”.El momento en que Aro decidió tomar cartas en el asuntoDespués del viaje a Malvinas en 2008, Aro se contactó con una periodista inglesa que junto a un grupo de veteranos ingleses lo invitó a Londres.”Una invitación para ver si queríamos estar con esos enemigos enfrentados charlando y viendo de qué manera ellos trataban el tema, con qué respeto lo trataban, qué planes de salud tenían, ver las condiciones en las que estaban trabajando”, explicó.

Dijo, entonces, que los ingleses querían que los argentinos contaran qué era lo que más les había molestado en la islas. “Ahí uno dijo que era esa famosa placa que no entendíamos”. A los pocos días, en una reunión los ingleses les sugirieron armar una ONG, y les entregaron un sobre “con un montón de información, con fotos, mapas, nombres, cómo estaban enterrados, pero todo en inglés, no entendíamos nada”.

Quien les entregó el sobre fue Geoffrey Cardozo, un militar inglés que se encargó de la ingrata tarea de enterrar los cuerpos. Cuando llegaron a la Argentina e hicieron traducir la información, Aro, oriundo de Mar del Plata, se fue a una escollera a leerlo. “Me dio mucha bronca e impotencia todo lo que decía (…) realmente un informe que no podíamos creer (…) ese informe dice que antes de hacer el entierro habían pedido que fuera un grupo de argentinos a identificar a sus muertos. Si hubiera ido uno, hoy no existiría esa famosa placa de ‘soldado argentino solo conocido por Dios’. Y no fue nadie, esa es la impotencia y la bronca que te da”. Entonces, se contactó con las familias para consultarles si les interesaba saber en cuál de esas cruces estaba su hijo y así nació No me olvides.

Ahora los cuerpos fueron exhumados y están en proceso de identificación. “Mejor acto de soberanía que identificar a los cuerpos no debe existir”, concluyó Aro.
FUENTE: www.lanacion.con.ar

Compartí

0
Shares

Volvió a Malvinas 26 años después y pelea por la identificación de los cuerpos

14 Sep 17
Alberto Mena
No Comments

El veterano Julio Aro viajó a las islas en 2008; ver las placas ‘soldado argentino solo conocido por Dios’ lo incentivó a crear No Me olvides, donde impulsa la investigación y realización de exámenes de ADN para identificar a los caídos argentinos

Julio Aro, fundador de No me olvides, la fundación que a través del proyecto ADN impulsa la investigación y realización de exámenes para identificar a los caídos argentinos sepultados en el cementerio de Darwin, en Malvinas , estuvo en Terapia de Noticias y contó, entre otras cosas, cómo fue el traumático momento en que vio por primera vez, más de 20 años después, las placas que rezan: ‘soldado argentino solo conocido por Dios’.

“Mi primera sensación al ver las cruces fue decirles que no me olvidé de ellos, por eso la fundación se llama No me olvides.”, dijo. “Recorrer las 230 cruces y encontrar 123 placas que dicen ‘soldado argentino solo conocido por Dios’…, no entendí nada, la verdad fue lo peor que me pudo haber pasado porque no entendí qué había debajo de esa placa, creía que no había nada sinceramente, fue una incertidumbre muy grande, no paré de llorar, pero a medida que lloraba me sentía mejor”, agregó. Fue entonces cuando pensó cómo podía hacer para devolverles a los soldados caídos “esa identidad”. Un tiempo después, nació su fundación.

Su relato se relaciona con las tareas de exhumación que la Cruz Roja realizó en el lugar en agosto pasado, y de la que ayer se supo que entre los cuerpos sin identificar no había 123 personas sino 121. Aro fue clave para que el trabajo se realizara.

FUENTE: www.lanacion.com.ar

Compartí

0
Shares

Cuando todos los caídos en Malvinas rencuentren sus nombres

14 Sep 17
Alberto Mena
No Comments

BUENOS AIRES — Cada mañana durante estos últimos dos meses, lo primero que hacía Sonia Ortega al despertar era consultar cómo iba a estar el clima de ese día. Sabía que estaba más cerca el momento de rencontrarse con su hijo José Honorio Ortega, quien cayó en la Batalla de Pradera del Ganso durante la Guerra de las Malvinas, en 1982. El cuerpo de Ortega yace en una de las 121 tumbas sin identificar que han sido recientemente exhumadas por el equipo forense de la Cruz Roja Internacional en el Cementerio de Darwin, en el marco del Plan de Proyecto Humanitario, tras un acuerdo histórico firmado entre Argentina e Inglaterra en 2016.

Para un país que aún sufre las heridas de la desaparición y la muerte de miles de ciudadanos durante los años setenta, una cosa es clara: este paso tiene un valor de redención y justicia. El reclamo por la soberanía de las islas Malvinas se inició en 1833, cuando los ingleses las invadieron, y ha durado casi dos siglos sin éxito. La derrota y la inevitable asociación de la Guerra de las Malvinas con la Junta Militar que gobernó Argentina de 1976 a 1983, les había negado a los excombatientes el merecido reconocimiento.

Quienes pertenecemos a la generación de José, así como a generaciones anteriores, fuimos educados con manuales de historia que nos enseñaban un pasado glorioso, con un Libertador de tres países de América, José de San Martín, entre nuestros próceres. Eso nos causaba un orgullo histórico que la dictadura argentina supo manipular. Solo así se podría entender el apoyo que le dio todo el país a esa guerra. Hubo cerca de 200 mil voluntarios civiles. Luchar por Malvinas era ser protagonista de una reivindicación muy esperada y eso no dejó vislumbrar el infierno que nos esperaba.

El Estado hizo muy poco por los que murieron allá y por los sobrevivientes. Al regresar, los excombatientes no tuvieron apoyo psicológico ni económico, solo sus familias los esperaron y les dieron el auxilio que necesitaban. Para numerosos sobrevivientes, eso no fue suficiente. El olvido de la sociedad y el trauma de la guerra llevó al suicidio a un número de exsoldados cercano a los 649 caídos en combate.

También para Gran Bretaña las tareas de exhumación en el Cementerio de Darwin marcaron un giro político muy novedoso. Cada año, ante la ONU, se le cuestionaba al gobierno británico negarse al diálogo por el tema Malvinas, en contraste con la actitud de respeto que habían tenido con los prisioneros y muertos argentinos al finalizar la guerra. Fue un militar inglés, Geoffrey Cardozo, quien se encargó de levantar el Cementerio de Darwin para sepultar a los 237 soldados argentinos —entre los cuales había 121 sin identificar— que encontró en los campos de batalla y que la dictadura se había negado a repatriar. “Ya están en su patria”, le contestó el dictador Leopoldo Galtieri, a horas de renunciar.

Cuando los excombatientes Julio Aro, José Rascchia y José Luis Capurro viajaron a Londres en 2008, invitados por veteranos ingleses, se encontraron con Cardozo, ahora retirado, quien les entregó un sobre diciéndoles: “Ustedes sabrán qué hacer con esto”. Contenía un informe con una minuciosa descripción de cada uno de los cuerpos que había enterrado en el Cementerio de Darwin, en febrero 1983, a meses de terminada la guerra. Al llegar a Buenos Aires, los tres excombatientes crearon la fundación Nomeolvides con la misión de devolverle la identidad y la memoria a los 121 soldados no identificados.

“Malvinas es una causa humanitaria para mí. Cubrí la guerra y vi morir a muchos amigos queridos. En aquel momento, hice la promesa de dedicar mi vida a honrar la memoria de todos los que estuvieron allí”, me dijo la periodista Gabriela Cociffi, quien acompaña a la fundación Nomeolvides desde el primer momento. Su compromiso ayudó a contrarrestar la falta de dedicación del Estado. Hacía muchos años que Cociffi reclamaba un listado oficial de familiares de los caídos, para poder obtener de ellos una muestra de ADN con el fin de identificarlos. “¿Por qué te interesa tanto esta causa, tenés un muerto ahí?”, le preguntó a Cociffi un funcionario muy cercano a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. “Yo tengo 649 muertos. ¿Vos, no?”, le respondió.

Coccifi también consiguió que otro inglés, el músico Roger Waters, fundador de Pink Floyd, se involucrara en el tema Malvinas y pidiera personalmente a la expresidenta Cristina Fernández que hiciera el reclamo ante la Cruz Roja Internacional. El gobierno argentino finalmente hizo el pedido formal correspondiente y se presentó ante el Comité de Descolonización de Naciones Unidas para solicitar, nuevamente, el inicio de un diálogo con Inglaterra. La comitiva presidencial incluía a madres y políticos de todos los partidos.

¿Por qué tardó tanto el Estado en tratar de devolverle la identidad a sus combatientes? Porque la sociedad no supo separar a los responsables de los crímenes de la dictadura de aquellos que fueron a dar su vida por una causa que creían justa. “Nadie murió con un tiro en la espalda”, sostenían los excombatientes. Sin embargo, el reconocimiento tardó décadas en llegar.

Soldados argentinos capturados y vigilados por combatientes de la Marina Real británica en el área de Goose Green, en las Malvinas, el 2 de junio de 1982 CreditMartin Cleaver/AP Photo

“Una foto de aquel momento mostraba el cuerpo de mi hijo junto al de otros soldados, apilado en una fosa llena de agua, directamente en la tierra. Esa imagen me acompañó todos estos años silenciosamente. Así lo soñaba. Por eso, cuando conocí a Geoffrey Cardozo y me enteré de la forma respetuosa en la que lo había enterrado, sentí mucho alivio”, recuerda Sonia Ortega, mientras espera los resultados del análisis forense para identificar los restos. Actualmente, las muestras de ADN de los 121 cuerpos exhumados se están analizando en los laboratorios del Equipo Argentino de Antropología Forense y el gobierno argentino dará a conocer los resultados en diciembre de este año.

La Cruz Roja Internacional terminará en ese momento la labor humanitaria de devolverle la identidad a cada uno de los cuerpos enterrados, sin nombre y sin historia. Se las devolverá a ellos y a una sociedad que también necesita cerrar estas heridas. Mientras tanto, brinda su asesoramiento y experiencia a funcionarios del gobierno para enfrentar el momento de entregar los resultados a las familias y organizar el viaje a las Malvinas. Madres como Sonia Ortega podrán finalmente viajar a las islas para sentarse junto a la tumba de sus hijos.

De ahí en adelante, la cuestión de las Malvinas volverá al punto muerto donde ha estado durante más de tres décadas de democracia, en las cuales Argentina ha intentado restablecer diplomáticamente, sin lograrlo, el diálogo con Inglaterra. (El gobierno inglés mantiene cerradas las puertas del diálogo argumentando que los malvinenses se consideran parte de Gran Bretaña, aunque desde la posguerra la administración de las islas sea económicamente poco eficiente).

La historia argentina seguirá entonces marcada por las secuelas de esta guerra, aunque, al menos, los muertos habrán recuperado su nombre. Sin embargo, ambos gobiernos deberían ver en el gesto fraternal y sin pretenciones de Geoffrey Cardozo un modelo de inspiración. Más allá de las banderas en conflicto, Cardozo cumplió con el mandato ancestral de enterrar a los soldados que yacían sin nombre y sin ley, con la seguridad de que sus padres vendrían a buscarlos algún día. Ese día por fin llegó.

FUENTE: The New York Times (ES)

Compartí

0
Shares

Aro confirmó que “debajo de cada tumba encontramos un cuerpo”

07 Sep 17
Alberto Mena
No Comments

Jueves 7 de Septiembre de 2017

El equipo forense del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) que trabajó en las islas Malvinas informó que finalmente fueron exhumadas 121 tumbas no identificadas en el cementerio de Darwin, y no 123 como se había informado en un principio, remarcó las “buenas condiciones” de las muestras tomadas e informó que la mitad de ellas ya fueron analizadas en el laboratorio del Equipo de Antropología Forense (EAF) en Córdoba.

El presidente de la Fundación No Me Olvides, y ex combatiente en Malvinas, Julio Aro, explicó en Radio Brisas que “estamos muy contentos con el trabajo de la Cruz Roja en las islas”.

“Debajo de cada tumba, y cada cruz, encontramos un cuerpo y le vamos a poder decir a las familias, por fin, quiénes son los que están enterrados allí. Los resultados se les van a entregar en mano al secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj”, explicó el referente de la fundación.

Si bien en un principio se había informado que la Cruz Roja exhumaría 123 tumbas con la placa “Soldado argentino solo conocido por Dios”, Corbaz precisó que las que tenían esa leyenda eran sólo 121 y que “no se tocó el contenido de las demás” que se encuentran en el cementerio, un total de 230.

El proceso de exhumación, análisis, documentación y reinhumación de los restos de soldados argentinos muertos en la guerra de Malvinas y sepultados en 121 tumbas como NN, fue concluido “exitosamente” el pasado 7 de agosto en Darwin luego de las 7 semanas que duró el proceso.

FUENTE: www.infobrisas.com

Compartí

0
Shares

La Cruz Roja informó que exhumó 121 tumbas en Malvinas

07 Sep 17
Alberto Mena
No Comments

Martes 5 de septiembre de 2017

El equipo forense del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) que trabajó en las islas Malvinas informó que finalmente fueron exhumadas 121 tumbas no identificadas en el cementerio de Darwin, y no 123 como se había informado en un principio, remarcó las “buenas condiciones” de las muestras tomadas e informó que la mitad de ellas ya fueron analizadas en el laboratorio del Equipo de Antropología Forense (EAF) en Córdoba.

“Somos optimistas en el resultado porque todo el proceso se desarrolló según lo previsto, lo cual no significa que lleguemos a un resultado positivo en el 100 por ciento de las muestras”, sostuvo este martes en rueda de prensa el coordinador operacional para el proyecto en el CICR, Laurenz Corbaz.

Si bien en un principio se había informado que la Cruz Roja exhumaría 123 tumbas con la placa “Soldado argentino solo conocido por Dios”, Corbaz precisó que las que tenían esa leyenda eran sólo 121 y que “no se tocó el contenido de las demás” que se encuentran en el cementerio, un total de 230.

El proceso de exhumación, análisis, documentación y reinhumación de los restos de soldados argentinos muertos en la guerra de Malvinas y sepultados en 121 tumbas como NN, fue concluido “exitosamente” el pasado 7 de agosto en Darwin luego de las 7 semanas que duró el proceso.

FUENTE: www.infobrisas.com

Compartí

0
Shares

Islas Falkland/Malvinas: finalizó la etapa de trabajo en el terreno para la identificación de los restos mortales de soldados argentinos

13 Ago 17
Alberto Mena
No Comments

Islas Falkland/Malvinas: finalizó la etapa de trabajo en el terreno para la identificación de los restos mortales de soldados argentinos

Comunicado de Prensa de la Cruz Roja Internacional

Ginebra (CICR) – El trabajo del equipo forense del CICR para identificar a los soldados argentinos sepultados en el cementerio de Darwin finalizó el 7 de agosto con una sencilla ceremonia religiosa.

A lo largo de siete semanas de intensas labores iniciada el 20 de junio, un equipo de catorce especialistas forenses, procedentes de Argentina, Australia, Chile, España, México y el Reino Unido, procedió a exhumar, analizar, obtener muestras y documentar cada uno de los restos mortales sin identificar. Tras su cuidadoso análisis llevado a cabo en una morgue temporal, equipada con alta tecnología e instalada en el lugar para este proyecto cada uno de los cuerpos exhumados fue colocado en un nuevo féretro y sepultado en su tumba original el mismo día de su exhumación. En las próximas semanas, conforme a lo que fue anunciado, se procederá a la restauración del cementerio a su estado original.

“Me complace informar que ha culminado exitosamente la crucial etapa de exhumación, análisis, documentación y reinhumación de cada uno de los soldados enterrados bajo una lápida que reza “Soldado argentino solo conocido por Dios”. Nuestro equipo forense se ha esforzado por garantizar la más alta calidad científica y técnica en su trabajo, a pesar de los desafíos logísticos de la misión, lo que ha sido posible gracias a la gran experiencia de los integrantes en este tipo de operaciones, como así también a su alto compromiso humanitario”, afirmó el jefe forense del proyecto del CICR, Morris Tidball-Binz.

“Hemos tratado los restos mortales con el máximo respeto y esperamos, con nuestra labor, devolverles la identidad a los fallecidos y brindar con ello respuestas a las familias que aguardan hace más de tres décadas la identificación de los restos de sus seres queridos”, añadió Tidball-Binz.

El segundo y último lote de muestras para análisis genético será entregado próximamente al laboratorio forense del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) en Córdoba. Allí están las muestras de referencia de los familiares. En paralelo, otros dos laboratorios en Reino Unido y España se encargan del control y el aseguramiento de la calidad del análisis de ADN.

Los informes de identificación serán finalizados a fin de año y entregados a ambos Gobiernos. Las autoridades argentinas informarán los resultados de manera bilateral y confidencial a las familias que han solicitado la identificación de sus seres queridos sepultados en el cementerio argentino de Darwin.

En diciembre de 2016, los Gobiernos de Argentina y el Reino Unido acordaron hacer todo lo posible para identificar los restos mortales de los soldados caídos durante el conflicto que tuvo lugar en 1982, en cumplimiento de la obligación que les corresponde según el derecho internacional humanitario (DIH) de identificar a los muertos en el campo de batalla. De ese acuerdo surgió el Plan del Proyecto Humanitario (PPH), por el cual se ha encomendado al CICR la tarea de identificar los restos de los soldados.

El CICR asumió esta labor en cumplimiento de su cometido humanitario, para responder a las necesidades y los intereses de las familias y para ayudar al cumplimiento de las obligaciones de las partes sobre la base de su vasta experiencia en el ámbito forense en relación con conflictos armados.

Las denominaciones empleadas en este documento no implican un respaldo oficial ni la expresión de ninguna opinión del CICR sobre la condición jurídica de ningún territorio, así como tampoco sobre la delimitación de sus fronteras o límites. Cuando a un territorio en disputa las partes interesadas asignan nombres diferentes, el CICR emplea esos nombres juntos, en orden alfabético francés.

Para más información:

Elodie Schindler, CICR, Ginebra, tel.: +41 79 536 92 48 (francés/español/inglés)
Sandra Lefcovich, CICR, Brasilia, tel.: +55 619 81 75 15 99 (español/portugués)
Matthew Morris, CICR, Londres, tel.: +44 7753 809 471 (inglés)

Compartí

0
Shares

Graves inconsistencias en el cementerio argentino en Malvinas

13 Ago 17
Alberto Mena
No Comments

El Centro de Ex Combatientes Islas Malvinas CECIM La Plata, solicitó al Canciller, Jorge Faurie, al ministro de Justicia, Germán Garavano, y al secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, que investiguen las graves inconsistencias detectadas en el cementerio argentino en Darwin Islas Malvinas donde habría tumbas con nombres apócrifos. Los responsables serían los integrantes de la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas que tomó la administración del cementerio en 1999. Se los acusa de haber intercambiado lápidas, lo que ahora perjudica el proceso de identificación de los soldados NN que está llevando a cabo la Cruz Roja.

por Martín Mazzoleni @martínmazzoleni

03/08/2017

Cementerio

En diálogo con Info BLANCO SOBRE NEGRO, el secretario de Relaciones Institucionales del CECIM La Plata, Ernesto Alonso, explicó: “Son varias las inconsistencias en el cementerio de Darwin. Nosotros ya lo sospechábamos pero estábamos esperando que se termine el proceso de exhumación que lleva a cabo la Cruz Roja para confirmarlo, pero todo se adelantó a partir de una investigación periodística. El Estado debe investigar lo que pasó, evidentemente vamos camino a una nueva judicialización”.

Las serias incongruencias respecto a las ubicaciones de los soldados caídos se pueden verificar al comparar los documentos que registran en forma detallada el armado de la necrópolis militar en 1983 por el coronel británico Geoffrey Cardozo y lo que aparece posteriormente en la superficie del nuevo cementerio administrado por la Comisión de Familiares de Caídos, que fue construido en 2004 con el aporte económico del empresario Eduardo Eurnekian.

“Los únicos que tomaron contacto físico fueron los británicos en 1983, levantaron los cuerpos que habían quedado diseminados y los enterrados en distintos lugares, y los depositaron en el cementerio argentino en Darwin. Aquellos que tenían algún documento o la chapa identificatoria fueron sepultados con nombre y los demás como NN. Pero también marcaron la trazabilidad de los cuerpos y detallaron en un mapa dónde fueron encontrados y en que tumba se enterraron”, contó Alonso.

Y agregó: “Esa tarea no coincide con lo que aparece posteriormente en la superficie del cementerio que fue remodelado en 2004”. A partir de un acuerdo bilateral firmado en 1999, el mantenimiento del cementerio argentino quedó a cargo de la Comisión de Familiares de los Caídos, organismo creado a instancias de la dictadura militar que durante 28 años tuvo como presidente a Héctor Cisneros, integrante del Batallón de Inteligencia 601.

“Ahí empiezan a aparecer las inconsistencias, en tumbas que figuraban vacías aparecen nombres y en otros con una determinada procedencia figuran lápidas de NN”, explicó el integrante del CECIM. *Según un informe se han relevado 17 inconsistencias entre el mapa original del cementerio y lo que se ve actualmente en la superficie. *

“Siempre se opusieron a la identificación en contra de la gran mayoría de los familiares que necesitan saber el destino final de sus seres queridos. Sabían que cuando se empezara el proceso para restablecer la identidad se iban a destapar todas las barbaridades que hicieron”, expresó Alonso.

Desde el CECIM señalaron que en caso de constatarse las irregularidades, quedaría en riesgo el Derecho Humano a la Verdad, reconocido en la sentencia del Juez Ercolini ya que la tarea de reconocimiento de los 123 soldados no identificados que está llevando adelante actualmente la Cruz Roja se estaría desplegando en base a información errónea.

Ante esta situación, solicitaron al Ministerio de Relaciones Exteriores y al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos que “arbitren todos los medios a su alcance a fin de aclarar los mismos y, consecuentemente, que se adopten medidas relativas a la organización y las personas que se encargan de administrar el Cementerio de Darwin, Isla Soledad”.

“La última operación que hicieron para intentar frenar el proceso de identificación fue publicar fotos del trabajo de Cruz Roja para tratar de invalidarlo. Estos son los mismos que nos escracharon a nosotros”, aseguró el ex combatiente platense y continuó: “Ahora hay que esperar los resultados que arroja el trabajo de la Cruz Roja, pero queda claro que esta gente no puede seguir administrando el cementerio. Ahora, le están echando la culpa a Cardozo y a la Cruz Roja porque se les viene la noche, saben que todo lo que hicieron se va a saber”.

Un ejemplo de las inconsistencias se da en una tumba donde figuran cinco nombres de los tripulantes de un avión que fue tirado en la isla borbón, pero el coronel británico que armó el cementerio argentino había señalado que ahí se había sepultado a dos tripulantes de un avión que cayó en la isla Pebble.

“Ahora las únicas tumbas que se están exhumando son las que figuran como no identificadas por lo que el porcentual de no encontrados terminará siendo aún mayor porque el ADN de los cuerpos será comparado únicamente con las muestras de los familiares de los 123 NN”, aseguró Alonso.

“Esta comisión fue creada para que los familiares no se vayan con los organismos de Derechos Humanos pidiendo saber qué pasó con sus hijos. Todo esto tiene responsables, por qué no fueron identificados todos los caídos como exige todo protocolo básico de en un ejército regular. Hay soldados enterrados antes del 14 de junio cuando terminó la guerra que fueron sepultados como no identificados. Hay caídos que fueron entregados con nombre y apellido en la morgue argentina y que ahora no están identificados”, criticó el ex combatiente y sentenció: “Hubo una total impunidad en el manejo de la parte necrológica por parte de las propias Fuerzas Armadas”.

“Van a tener que dar explicaciones, es gravísimo lo que han hecho. Todo para continuar con la política de encubrimiento. También hay una responsabilidad del Estado que no cruzó la información para que el proceso de identificación sea exitoso. Esto lamentablemente va a quedar inconcluso”, concluyó Alonso.

FUENTE: Agencia de Noticias BLANCO SOBRE NEGRO

 

Compartí

0
Shares

Entrega de material didáctico a Jardines de Infantes

13 Ago 17
Alberto Mena
No Comments

Gracias a una importante donación de la empresa EUREKA, la Fundación NO ME OLVIDES entregó material para ser utilizado en actividades plásticas en los distintos establecimientos educativos de nivel inicial que apadrinan en la ciudad de Mar del Plata y Balcarce . Las donaciones fueron recibidas por el personal docente de los Jardines de Infantes “Oscar Daniel Diarte”, ” Marcelo Gustavo Planes”, “José Luis del Hierro” y “Ricardo Mario Gurrieri” de Mar del Plata y el Jardín de Infantes “Jorge Alberto Llamas” de la ciudad de Balcarce.

 

 

Compartí

0
Shares

Concluyeron los trabajos para identificar a soldados de Malvinas en el Cementerio de Darwin

13 Ago 17
Alberto Mena
No Comments

Por Alicia Panero, especial para NOVA

El Comité Internacional de la Cruz Roja informó este lunes por medio de un comunicado, que los trabajos en el terreno para la identificación de los restos mortales de los soldados argentinos caídos en Malvinas, han finalizado.

Las labores de terreno terminaron con una sencilla ceremonia religiosa, como habían comenzado. Los trabajos continuarán en los laboratorios del Equipo Argentino de Antropología Forense, en la Ciudad de Córdoba. En paralelo, otros dos laboratorios en Reino Unido y España se encargan del control y el aseguramiento de la calidad del análisis de ADN.

Un gran logro de la Justicia argentina, que falló en 2011 ordenando que el gobierno administre los medios para llegar al acuerdo, del CECIM La Plata, la Fundación No me Olvides, que preside Julio Aro, pero sobre todo, de tantas familias que buscaron la verdad durante 35 años.

Este ha sido un proceso cargado de diferencias, pero con un solo objetivo, el derecho a la verdad y a la identificación del muerto en combate.

En el medio, opositores al Plan Proyecto Humanitario, que hicieron lo imposible por boicotearlo, sin responder sobre las irregularidades detectadas en el cementerio militar argentino de Darwin, Isla Soledad, sobre el que comparten la administración desde que fue declarado Monumento Histórico en 2009, la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos, y la Comisión de Familiares de Caídos.

Las acciones de oposición incluyeron amenazas y mentiras a las propias familias, pintadas, escraches, intimidaciones a periodistas que se ocupaban del tema.

Detectadas las irregularidades, y presentadas a la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Ministerio de Justicia y Cancillería, la Comisión de Familiares no da ninguna explicación al respecto. Ellos tienen en custodia las cruces del viejo cementerio, a cuyas fotografías hemos podido acceder, y que en algunos casos no coinciden con la disposición actual de placas del cementerio.

Tampoco son coincidentes los listados, de la construcción del primer cementerio, que tenía una capacidad de 250 tumbas, con el de 2004, cuando se construye el nuevo cementerio, que consta de 230 tumbas, tampoco coinciden, los listados entregados por el gobierno de Reino Unido, por medio de la Cruz Roja Internacional y redactados por el comité.

Lo cierto es que habiendo terminado el trabajo de campo, al menos unas once familias habrían perdido el derecho a acceder a la verdad, sin que a nadie le importe mucho.

Recorriendo la historia de los cementerios de guerra en el mundo, encontramos los de Normandía, Francia, donde existen seis cementerios en los que se encuentran enterrados unos 77 mil soldados. Hay de todos los países y religiones, con una disposición impecable y cumpliendo las normas internacionales, y el Protocolo IV de la Convención de Ginebra que en su artículo 34, inciso 2 B ordena “asegurar la protección y el mantenimiento permanentes de tales sepulturas”.

Otros cementerios de guerra albergan miles de soldados, identificados y desconocidos, respetando estas normas.

Tanto Estados Unidos como Rusia, por dar un ejemplo, cuentan con equipos aun hoy, que trabajan a diario para localizar soldados de la segunda guerra mundial, identificarlos y darles una sepultura digna. Solo en el Pentágono, la oficina de Prisioneros y Desaparecidos cuenta con seiscientos empleados para cumplir dicha tarea. En Rusia, cada primavera, equipos de rastreadores de cuerpos recorren los bosques buscando restos, encontrando y pudiendo identificar a muchos.

Tal es la importancia que tiene en el mundo el derecho a la verdad y la identidad del muerto en combate. No se registran antecedentes de disputas internas que cuestionen estas acciones.

El único cementerio argentino de guerra, de dimensiones ostensiblemente menores –no se pueden comparar los conflictos armados– cuenta con 230 tumbas actualmente, sobre cinco de las cuales habría irregularidades que nadie puede o quiere explicar.

Argentina tiene el único cementerio de guerra en territorio administrado por el antiguo enemigo, hecho único en la historia universal, respecto del Reino Unido, y también tendría el triste record, único en el mundo, donde se habrían puesto placas en tumbas que no contienen esos restos.

El General de Brigada (R) Sergio Fernández de Aveguema, de la Asociación de Veteranos de Guerra de Malvinas, entidad vinculada a las fuerzas armadas y a la Comisión de Familiares, ha reconocido estas irregularidades, sosteniendo que son “errores no forzados“ cometidos desde Argentina, que deberán corregirse con discreción, logrando nuevos acuerdos con el Reino Unido, hecho que resulta impensado.

Respecto a una de las placas, respondió “no tengo la menor idea, no pude saber hasta hoy quien decidió y ejecuto esas alteraciones, para mí, inaceptables y criminales”. Lo que debió hacer fue presentarse a la justicia, e informar lo que sabía, pero ya es tarde para esas familias.

Cabe recordar que la Ley 26.498 (sancionada en 2009) declara lugar histórico al cementerio militar argentino de Darwin, Isla Soledad, y en su artículo 3 señala una orden clara.

“Encomiéndese a la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos, dependiente de la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación a convenir con la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur la modalidad de asegurar la custodia, conservación, refacción y restauración, del Monumento Histórico Nacional y Cementerio de Guerra Puerto Darwin, según lo prescripto en la Ley Nacional Nº 12.665”.

Si los hechos señalados son anteriores a la sanción de la ley, difícilmente haya justicia, pero quienes son responsables deben dar explicaciones, y seguramente las tienen.

Finalmente, el día de la sanción de la ley mencionada, en el año 2009, la Comisión de Familiares emitió un comunicado, dejando escrita su expresa negativa al proceso que se inició en junio de este año por las identificaciones, demostrando así su oposición al derecho universal, a la verdad y a la identidad.

“La Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur, emitió un comunicado firmado por su presidente Héctor CisnerosCésar González Trejo, apoderado y Delmira de Cao, secretaria.

Felicita la aprobación de la iniciativa, y argumenta que “esta medida trae enorme tranquilidad a todos aquellos cuyos seres queridos yacen sepultados en el Cementerio de Darwin, pues no han faltado a lo largo de los 27 años de postguerra, sectores o individuos que han intentado profanar el bien hoy protegido legalmente, con argumentos pseudohumanitarios como la propuesta de identificar los restos o la colocación de placas con nombres propios, etc.”.

“Finalmente, queremos agradecer a todos aquellos que han hecho posible la sanción de esta Ley, especialmente al diputado nacional Jorge Coscia y Carlos Kunkel, a la senadora nacional Blanca Osuna, y al Centro de Ex Conscriptos Combatientes en Malvinas de Entre Ríos, en las personas de su presidente, Ramón Jesús De León y de su secretario, Fernando Jaime”.

FUENTE: NOVA (Noticias de Argentina y el Mundo )

Compartí

0
Shares