Noticias

Colocaron en la EETP Nº 483 «El Industrial» de Venado Tuerto, Santa Fe, una gigantografía del Cementerio de Darwin

19 Jun 21
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

La idea surgió por iniciativa de la preceptora Raquel Barrionuevo, quien se conmovió al ver el documental «Héroe Corriente»

El 2 de abril de 2021 CINE AR TV, el canal de televisión del Instituto Nacional de Cinematografía y Artes Audiovisuales, INCAA, volvió a programar el documental “Héroe corriente”, dirigido por Miguel Monforte, con motivo del Día del Veterano y los Caídos en la Guerra de Malvinas. El largometraje fue exhibido asimismo al día siguiente por el mismo canal.

“Héroe corriente” recorre la vida de Julio Aro y su lucha, con el apoyo de la Fundación No me olvides, para lograr la restitución de identidades de caídos en Malvinas que durante más de tres décadas permanecieron como “soldados solo conocidos por Dios”.

Como en otras oportunidades, la repercusión de la emisión no tardó en llegar. Personas de diferentes lugares del país que vieron el documental, se pusieron en contacto por distintas vías con su protagonista, Julio Aro, y también con su director. Uno de esos casos es el de Raquel Barrionuevo, preceptora de la de la EETP Nº 483 «El Industrial» de Venado Tuerto, Santa Fe, quien no solo quiso expresar su emoción, sino que también se puso en acción para lograr que en el colegio donde trabaja desde hace muchos años se pueda ofrecer un espacio de memoria y malvinización.

Debajo su relato:

UNA PARED MALVINERA, PARA CUBRIRLA DE AFECTO

El pasado 2 de abril, como cada año, seguí por los medios masivos de comunicación y redes sociales todos los eventos relacionados a la guerra de Malvinas. Cada año algo nuevo me conmueve y motiva de manera peculiar. Este año fue el documental “Héroe Corriente”, realizado por Miguel Monforte, miembro de la Fundación No me olvides, junto a un equipo técnico autogestionado.

La Fundación trabaja desde hace años en la búsqueda de la identidad de los soldados argentinos caídos y enterrados bajo una lápida donde no aparece su nombre, por desconocimiento del mismo.

Algunos de esos jóvenes soldados eran correntinos, y fue el caso del soldado Gabino Ruiz Díaz quien motivó esta larga y difícil tarea.

La madre de Gabino viajó a Malvinas cuando al fin cada familia pudo ir en busca de sus hijos, pero desconocía cuál de aquellas cruces estaba custodiando los restos de su hijo,

entonces dejó que Dios la guíe (esas fueron sus palabras) y colocó flores sobre la lápida que podría haber sido para Gabino o para otro SOLDADO ARGENTINO SÓLO CONOCIDO POR DIOS.

Mucho tiempo después supo que las flores descansaron muy cerca de la tumba de su hijo, donde hoy sí está escrito su nombre porque los “Nomeolvides” cumplieron el objetivo.

Contacté al excombatiente Julio Aro y por su intermedio a Miguel Monforte, ambos pertenecientes a la Fundación, quienes me dieron pronta respuesta a mis escritos, en los cuales les comento que en El Industrial de Venado Tuerto, dos aulas llevan el nombre de nuestros ex combatientes, ex alumnos, y en el caso de uno de ellos, ex profesor. Les cuento además mi experiencia personal acerca de aquella guerra, de aquel 1982 y mis apenas 12 años de edad, de la carta que escribí “para cualquier soldado que no recibiera ninguna” y la respuesta que recibí días después; y sobretodo enfaticé mi preocupación por el olvido, por la falta de sentimiento de cercanía y pertenencia de nuestros adolescentes de hoy con la guerra de aquel entonces. Citando a Camus en su libro La Peste, transcribí: «…un hombre muerto tiene peso cuando lo ha visto uno muerto, cien millones de cadáveres sembrados a través de la historia, no son más que humo en la imaginación…»

Mientras veía el documental pensaba en eso, en el nombre sobre la lápida y el rostro, y entiendo desde las entrañas que el nombre es lo que hace a la persona ser único y no cualquier otro, pero si tiene rostro, es indefectiblemente real.. Entonces pensé ésto: si los alumnos vieran el plano del cementerio en Malvinas, con los nombres y sus jóvenes rostros, algunos apenas niños, e invitáramos una vez más a los excombatientes, bastaría con que uno de ellos diga «a él lo conocí…» para que los chicos (y grandes) entiendan que no es una película ni una historia que se cuenta, que fue tan real como ese hombre que lo está contando, y comprenderían la importancia de la identidad de todos, todos, absolutamente todos los soldados argentinos sólo conocidos por Dios.

Entonces me atreví a solicitarle a Julio Aro y a Miguel Monforte el plano del Cementerio de Darwin que ellos mostraron, y la respuesta inmediata fue SÍ, POR SUPUESTO.

Primero lo hice imprimir en un tamaño que impacte, para que los rostros de los soldados sean perfectamente visibles, resultaron 2,30 mts de ancho por 1,20 de alto, en lona e impresión de excelente calidad.

Lona en mano me acerqué de a una a las aulas de quintos y sextos años. Sutilmente les hablé de todas las cuestiones mencionadas: la vida, la juventud, la muerte, la importancia del rostro, la memoria, el recuerdo… y después, simplemente desplegué la lona frente a ellos y los observé….

El silencio fue lo más impactante, hablaba a gritos. Algunos lloraron, otros pudieron hablar, otros acariciaban la imagen, otros la recorrieron íntegra con la mirada… Todo lo que imaginé que pasaría, pasó. Y los de quinto, los más inquietos, fueron los motores de todo lo que vino después, el enmarcado, la elección de la pared, la idea de cómo pintarla y el compromiso de «cuidar» ese plano cada día.

Lamentablemente lo colgamos sin alumnos, cada día fui sacando fotos y enviándoselas para que no dejaran de sentirse parte del proceso.

No llegamos para el 14 de junio como queríamos, pero estuvimos muy cerca, el 15 de junio concretamos el proyecto, «… el único día que debería conmemorarse de una guerra es el día que termina…», y este 14 de junio acaban de cumplirse 39 años de aquel último día. Hoy el Industrial tiene la «pared Malvinera», el eterno homenaje para con aquellos chicos caídos; lo que vendrá cuando vuelvan los chicos, lo que estoy esperando con ansias, es ser testigo de ese momento en que alguien se detenga frente a la imagen…y se deje llevar por un sentimiento.

Agradecimientos: primero, a los NoMeOlvides, después a mis directivos Alejandro Baroni y Zulma Gallo, porque corresponde aclarar, dentro del colegio no soy más (ni menos) que una simple preceptora con ideas, y nunca me dicen que no; ¡a los alumnos!; a la Diseñadora Gráfica María Victoria Menegozzi, a los chicos de La Marquería quienes aceptaron el desafío de enmarcarlo, a la Asociación Cooperadora del Industrial (de lujo), a Hernán, asistente escolar que pintó la pared sólo porque se lo pedí, y a mis compañeros de trabajo con sus aportes valiosos.

Raquel Barrionuevo

Preceptora (desde que tenía 19 años) de la EETP Nº 483 «El Industrial» de Venado Tuerto, Santa Fe, ARGENTINA

Compartí

0
Shares

La Fundación hizo entrega de materiales a los Jardines de Infantes

22 May 21
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

Integrantes de la Fundación No Me Olvides se hicieron presentes en Jardines de Infantes Municipales de Mar del Plata y Balcarce

Durante el presente mes se han recorrido los establecimientos de educación inicial que recuerdan a nuestros Héroes.

El 11 de mayo se realizó una visita al Jardín Municipal N 14 “Marcelo Gustavo Planes”.

En esta oportunidad, junto con Federico Planes, padre del soldado y padrino del jardín, y miembros de la Fundación realizaron entrega de un botiquín de primeros auxilios y alcohol.

Un día después, miembros de la Fundación visitaron el Jardín N°913 Jorge Alberto Llamas de la cuidad de Balcarce. Entregaron las donaciones de Acofar y Gihon y además se realizó una donación de juegos (tobogán y calesita) para el Jardín.

Finalmente, el jueves 20 por la tarde, miembros de la Fundación se acercaron al Jardín Municipal N 12 “Ricardo Mario Gurrieri” a fin de hacer entrega de las donaciones de alcohol y el botiquín de primeros auxilios.

Nuevamente agradecemos a @acofarcooperativa y #GihonLaboratorios por las donaciones de dichos insumos. Muchas gracias a todos los jardines por el cálido recibimiento.

Compartí

0
Shares

El ex combatiente de Malvinas Julio Aro fue reconocido como embajador de la Paz

17 May 21
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

El marplatense, presidente de la Fundación “No me Olvides”, recibió una distinción de la Federación Universal por la Paz (UPF) por su labor en “tender puentes reconciliación, fraternidad y solidaridad; en la puesta en práctica de los valores universales”

“Miércoles 12 de mayo, 18.30 horas”, decía la invitación a la ceremonia que, además, incluía un link para sumarse a un zoom. Por los tiempos que corren, desde que la Pandemia azotó el mundo, la distinción a los “Embajadores de la Paz” serealizó de manera virtual.

Entre los trece premiados por la Federación Unidos por la Paz (UPF por sus siglas en inglés) estaba estaba el ex combatiente de Malvinas Julio Aro, reconocido “por su destacada y valiosa labor en su ámbito, que busca generar mayores compromisos colectivos del liderazgo de todas las áreas, nacionalidades y culturas para tender puentes de reconciliación, fraternidad y solidaridad; en la puesta en práctica de los valores universales”.

La concurrencia fue alta: cerca de un centenar de participantes estuvieron online, atentos a la premiación. Luba Opeka (comunicadora y hermana del padre Pedro Opeka) y Mario Marcelo Cáceres (docente y escritor), ambos Embajadores por la Paz, oficiaron de afitriones. Tras una cálida bienvenida, tomaron la palabra Simón Ferabolli, Secretario General de la UPF Sudamérica; y Carlos Varga, Director de UPF Argentina y felicitaron a los flamentes embajadores para la paz.

Leer más

Compartí

0
Shares

El excombatiente Julio Aro fue reconocido como embajador de la Paz

13 May 21
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

El ex combatiente de Malvinas, Julio Aro, fue reconocido por la Federación Unidos por la Paz (UPF por sus siglas en inglés) “por su destacada y valiosa labor en su ámbito, que busca generar mayores compromisos colectivos del liderazgo de todas las áreas, nacionalidades y culturas para tender puentes de reconciliación, fraternidad y solidaridad; en la puesta en práctica de los valores universales”. El marplatense fue distinguido a través de la plataforma Zoom.

Alrededor de un centenar de participantes estuvieron online, atentos a la premiación. Luba Opeka (comunicadora y hermana del padre Pedro Opeka) y Mario Marcelo Cáceres (docente y escritor), ambos Embajadores por la Paz, oficiaron de anfitriones. Tras una cálida bienvenida, tomaron la palabra Simón Ferabolli, Secretario General de la UPF Sudamérica; y Carlos Varga, Director de UPF Argentina y felicitaron a los flamentes embajadores para la paz.

“Les damos la bienvenida a esta familia que está tratando de construir una paz duradera sobre esta tierra para que se expanda hacia todo el universo”, concluyó Varga para dar paso a la proyección del video de la canción “Unidos por la Paz”, del grupo lírico pop “Héroe” integrado por Federico Picone, Sebastián Russo y Alejandro Falcone.

“Hay una frase de la letra que la escribimos pensando en Julio (Aro)”, contó Alejandro Falcone, uno de los vocalistas. “Siento que el sol de abril sembrará semillas nuevas y pondrá alas en tus pies. Esa frase está dedicada a él”, agregó ante la mirada de Aro.

“Nuestro primer embajador es un hombre que ha podido superar la muerte con el poder del don del amor. Su nombre es Julio Aro”, manifestó Opeka.

Mario Marcelo Cáceres pidió ponerse de pie simbólicamente y lo presentó. “Es un ex combatiente de la Guerra de Malvinas que impulsó el reconocimiento de los caídos en el cementerio Darwin junto al capitán británico Geoffrey Cardozo. Por eso hoy me puse mi escarapela, porque iba a estar frente a un héroe”, dijo.

“Julio Aro es, además, profesor de educación física y actualmente presidente de la fundación ‘No me olvides’, una ONG Argentina conformada por familiares de ex combatientes de la guerra de Malvinas. Es el responsable de devolver la identidad a 115 soldados que figuraban como desconocidos”, agregó Cáceres a la presentación.

«Como dicen, los pájaros se juntan por la forma de volar. Acá todos tenemos la misma forma de volar, todos queremos poner las herramientas necesarias para tener esta paz que nos merecemos», dijo Aro en la distinción.

“Es una emoción. Tal vez no se dan cuenta, pero cada uno de los que hablaron irradian paz y, formar parte de este grupo maravilloso me llena el corazón. Escuchar a Ale con esa canción tan linda… Yo creo que si nos unimos, como todos aquellos que vivimos el horror de una guerra, podemos tener la paz en el mundo que nos merecemos. Jamás vamos a bajar los brazos”, expresó el marplatense.

“Hoy me siento orgulloso de presidir una fundación. Tengo las espaldas muy grandes porque tengo un montón de amigos y personas que me apoyan. Como dicen, los pájaros se juntan por la forma de volar. Acá todos tenemos la misma forma de volar, todos queremos poner las herramientas necesarias para tener esta paz que nos merecemos. Nuestro compromiso es permanente, es con ustedes con el mundo, con el planeta”, añadió.

Julio Aro llegó a Malvinas con el Regimiento 6 de Mercedes en 1982. Allí, con solo 19 años, el soldado tuvo que enterrar a sus compañeros cuando las esquirlas de una bomba alcanzaron sus cuerpos en la trinchera que compartían.

Aro, junto a los veteranos José Raschia y José Luis Capurro, creó la Fundación “No Me Olvides” de Mar del Plata para acompañar a los veteranos y a sus familias en los traumas de la guerra. A finales de ese año fueron invitados a Londres para reunirse con excombatientes ingleses de gran experiencia en estrés post traumático.

Julio Aro y el coronel británico Geoffrey Cardozo fueron nominados al premio Nobel.

FUENTE: cazadordenoticias.com.ar

Compartí

0
Shares

El marplatense Julio Aro reconocido como Embajador de la Paz

11 May 21
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

El presidente de la Fundación No Me Olvides, Julio Aro, fue reconocido como Embajador de la Paz por la Universal Peace Federation. La entrega de la distinción será este miércoles 12 de mayo a las 18:30 de forma virtual.

El ex combatiente de Malvinas será distinguido «por su destacada y valiosa labor en su ámbito, y que busca generar mayores compromisos colectivos del liderazgo de todas las áreas, nacionalidades y culturas para tender puentes de reconciliación, fraternidad y solidaridad; en la puesta en práctica de los valores universales», expresó la entidad organizadora.

Escuchá el informe en radio Brisas:

Compartí

0
Shares

Julio Aro confirmó que habrá una nueva búsqueda de restos de soldados en Malvinas

07 May 21
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

Julio Aro, presidente de la Fundación «No me olvides» se refirió en Radio Brisas a la investigación que se abrió en las Islas Malvinas para determinar si hay restos de soldados argentinos enterrados en la zona de Caleta Trullo (Teal Inlet), y que todavía no están identificados.

«Uno de los isleños comentó que habían visto que se enterraron restos en ese lugar, y a partir de esa declaración se inició la investigación», precisó Aro.

En diálogo con Luz Dubedout y Daniel Temperoni, el ex combatiente confirmó que «el Equipo Argentino de Antropología Forense va a estar desde junio hasta fines de agosto en el lugar, para corroborar si hay restos allí de soldados argentinos».

En este marco, Aro destacó que «por suerte se dan cuenta todos de que es algo humanitario y la política no tiene lugar».

Consultado respecto a la zona en donde podría haber restos de soldados argentinos, contó que «traté de buscar ese lugar y todavía no pudimos tener información. Es un lugar alejado y las Fuerzas pueden tener información al respecto de operaciones allí, pero no tenemos acceso a esa información».

«Es algo maravilloso saber qué puede haber un compañero allí», subrayó, remarcando que de confirmarse la noticia «hay un ser humano que perdió la vida y merece ser reconocido».

«Ojalá tengamos noticias pronto», enfatizó.

Escuchá la entrevista completa a Julio Aro en «Plan Luz»

Compartí

0
Shares

La Fundación No Me Olvides llegó al Jardín Municipal N 29 José Luis Del Hierro.

07 May 21
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

Integrantes de la Fundación visitaron esta semana el jardín Municipal N° 29 José Luis Del Hierro ubicado en el barrio Félix U. Camet. Allí fueron recibidos por su directora y miembros del personal educativo.

En una de las visitas periódicas que se realizan a los jardines que llevan el nombre de los Héroes de Malvinas, esta vez se acercaron elementos de higiene necesarios para mantener las condiciones de salubridad en el marco de la pandemia del Covid y también un botiquín de primeros auxilios.

Queremos agradecer en esta oportunidad a @acofarcooperativa por el botiquín y a Gihon por los bidones de alcohol.

Seguimos por más!

En los próximos días estaremos acercándonos a más jardines!

Compartí

0
Shares

Aro confirmó que son 7 los soldados NN que restan identificar en el cementerio de Darwin

03 Abr 21
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

En su ciclo en Infobrisas “Mano a Mano”, el periodista Daniel Temperoni entrevistó a Julio Aro, presidente de la Fundación No Me Olvides, quien detalló la tarea en distintas áreas para que los niños y los jóvenes tengan información sobre la causa Malvinas. Afirmó que son muchas las problemáticas que tienen los ex combatientes y que siguen necesitando de soluciones concretas.

Compartí

0
Shares

Crecer con la causa Malvinas como bandera

02 Abr 21
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

Josefina y Germán Albarello son hijos de Miguel Albarello, un excombatiente de Malvinas que forma parte de la Fundación No me Olvides. «Intentamos transformar el dolor en algo solidario», dicen.

Por Lourdes Díaz

Josefina y Germán crecieron escuchando historias de la Guerra de Malvinas que Miguel Albarello (58), su padre, les contaba. Para ellos, el 2 de abril nunca fue una fecha más: era el día que les tocaba desfilar junto a su padre por las calles céntricas de Mar del Plata. En ese entonces, los chicos sólo sabían que su padre era un héroe, pero aún faltarían varios años más para poder dimensionar lo que Miguel -un conscripto que se encontraba haciendo el servicio militar obligatorio- había vivido durante los 74 días que pasó en las islas.

“Crecimos con la causa Malvinas naturalizada”, dice a 0223 Josefina en un alto en su trabajo que alterna con su tarea solidaria en la Fundación No me Olvides, una institución creada para promover y resguardar la memoria y favorecer la calidad de vida de los excombatientes. Empezó a participar para acompañar a su papá pero pronto comprendió que a través de diferentes acciones solidarias era posible transformar el dolor, hacer algo creativo y, sobre todo, contribuir a que la causa Malvinas permanezca presente en la memoria de la sociedad.

«Cada uno canaliza el dolor como puede, tiene diferentes tiempos y eso se respeta. Hay excombatientes que no pueden hablar todavía, a pesar de que ya pasaron 39 años… En el caso de mi papá, siempre pudo hablar sobre lo que pasó y tuvo esa necesidad de hacer algo por el otro. Nosotros lo acompañamos en eso como también lo acompañamos cuando tuvo momentos de silencio», dice la joven.

“Si me preguntas cuándo dimensioné lo que le tocó vivir a mi papá, la verdad es que no podría decirte una fecha, porque desde chicos Malvinas estuvo presente. No tengo un día, convivimos con eso, con el acompañar a mi viejo a los actos, viéndolo dar charlas en la escuela cuando se acercaba el 2 de abril. Siempre hablamos del tema y de chicos aprendimos también a respetar sus silencios”, relata la mujer de 27 años.

Germán, por su parte cuenta que tuvo diferentes etapas de «Malvinización». De chico estaba convencido que su padre era un superhéroe porque “al ser niño, uno no tiene real conciencia de lo que significa una guerra”, dice. Si bien asegura que toda su vida estuvo orgulloso de su padre, fue recién cuando cumplió 19 años -la edad que tenía su papá cuando fue a Malvinas- que sintió que era una locura que un adolescente fuera a una guerra.

Miguel Albarello junto a su hermano durante la cena de reencuentro familiar

«Por eso te digo que el sentimiento Malvinas fue mutando. Si bien siempre mi viejo estuvo dispuesto a hablar, a mi me costaba bastante tocar el tema”, dice. Estas contradicciones que le generó la causa llegaron a tal punto que, cuando se formó la Fundación y su familia decidió participar, él prefirió acompañar desde otro lugar. «Cuando iba a la escuela a dar charlas y le contaba a mis compañeros lo que había vivido, las situaciones de guerra, lo veía y para mí era un héroe. Lógico, aparte, porque siempre en lo particular, me costó hablar del tema», cuenta Germán, un músico de 33 años.

“No soy un miembro activo de la Fundación, acompaño desde mi lugar. He participado con mi banda y hemos hecho recitales a beneficio para poder solventar viajes a las islas, tengo contacto con otros hijos de excombatientes, pero sinceramente no soy lo que se dice un miembro activo”, advierte.

Para los Albarello, Malvinas es parte de su identidad. «Malvinas forma parte de nuestra vida cotidiana», explica Josefina mientras destaca que tanto su padre como los demás miembros de la fundación tienen un gran sentido de pertenencia. «Es un sentimiento muy fuerte y sabemos que tenemos muchos sentimientos en común, que nos une la causa y el orgullo de saber que nos pudimos reinventar después de la «desmalvinización» y transformarla en solidaridad y reconocimiento permanente», define.

FUENTE: 0223.COM.AR

Compartí

0
Shares

Gracias por el apoyo:

Recibí toda la info por Whatsapp