Noticias

Julio Rodolfo Aro: «Jamás bajo los brazos»

13 Jun 22
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

En estas fechas tan especiales, el creador de la fundación No Me Olvides, se sumó a la propuesta de dividir por letras su +Chance!

Por Redacción,  domingo 12 de junio, 2022

 

Julio Aro excombatiente de la guerra de las Islas Malvinas principal impulsor del proceso de identificación de los soldados argentinos enterrados en el cementerio de Darwin, junto al capitán británico Geoffrey Cardozo.

Aro creó la Fundación No Me Olvides, institución conformada en 2008 por madres de soldados caídos, veteranos y civiles, que busca mejorar la calidad de vida de las personas que padecen trastornos físicos o psíquicos originados en la vivencia de situaciones violentas, y la de sus grupos familiares.

Recibió la medalla por los servicios distinguidos al mérito civil en el grado de caballero que otorga el Ejército Argentino y en el año 2020, fue postulado por la Universidad Nacional de Mar del Plata para el premio Nobel de la Paz, al igual que su par inglés Cardozo.

Mientras repite incesantemente «que lo entierren con los brazos estirados, porque ni aún muerto los va a bajar por la causa Malvinas», en estas fechas tan especiales, Julio Aro se suma a mi propuesta de dividir por letras su +Chance:

+ = Tu lado mas positivo / Mi lado más positivo es que jamás bajo los brazos. Que más allá de todas las adversidades, siempre voy para adelante. Que veo el vaso no medio vacío, sino siempre casi lleno. Y que la pila, la agarre del lado que la agarre, siempre está del lado positivo. Busco la mejor parte de mi, la mejor versión de cada uno de mis días.

C = ¿Cuándo se despertó en vos la vocación de lo que estas haciendo? / Creo que se despertó el día que fui a buscar a Julio, ese Julio que había estado en 1982… porque el que había regresado no era el mismo. Después de 12 viajes todavía no me encontré, solo traigo pedacitos. Recorres los lugares, buscas ver a tus compañeros y ni siquiera encontras sus nombres. Le pregunté a mi vieja cuando regresé y ella dijo que no hubiera estado ni un minuto de su vida sin buscarme. Ahí es donde tenés esa empatía con el otro y empezás a ver la manera posible de poder devolverle vida. Y ahí arrancamos con esta forma de sacarle una sonrisa a las mamás, a los papás e intentar no abandonar a ningún compañero del campo de batalla.

H = ¿Hacia dónde vas en este mundo actual? / En este mundo actual quiero transitar el camino de la paz. Aquellos que hemos vivido el horror de una guerra, queremos vivir con la esperanza de tener siempre paz y poder sembrar en el corazón de nuestros hijos esta semilla de empatía, de amor por el prójimo y de trabajar siempre por la paz.

A = ¿Alguna vez pensaste en dejar todo para comenzar una nueva vida? / No, nunca pensé abandonar. Siempre me gusta luchar por los sueños. Es muy fácil apoyar la cabeza en la almohada de dormir, pero lo difícil es luchar por esos sueños. Te sentís pleno y feliz cuando podés lograr los objetivos. Jamás abandono ningún tipo de lucha ni de sueño.

N = ¿Nunca le dirías Si a qué? / Nunca le diría que sí a la venganza. Sí tendría memoria, pero no venganza.

C = ¿Cómo conectas con tu lado espiritual? / Agradeciendo tener un día más de vida y disfrutarlo como si fuera el último. Recordando a esas personas que uno no tiene físicamente pero si presente, guardando las mejores acciones en un lugar donde nadie las puede robar, que es en el corazón de cada uno de nosotros.

E = ¿Esperas volver en otra vida y haciendo qué? / Quisiera ser Julio Rodolfo Aro. Quisiera ser la misma persona que soy hoy y si tengo que ir a otro lugar me encantaría encontrarme con todos los seres que uno ha dejado. Encontrarme con los compañeros en otra dimensión, con mi familia, con mi mamá, mi papá y mi hermano. Abrazarlos y decirle todo el tiempo que los extrañé y todo lo que lo soñé, todo lo que caminé al lado de ellos sin que lo estuviera físicamente. Pero de volver, me gustaría volver con el nombre de Julio Rodolfo Haro, siendo la misma persona.

Chacha Durán | @chachaduran
Locutor Nacional . Conductor Radio y Tv.
CNN Radio Argentina y La 100 MDP.

FUENTE: elmarplatense.com

Compartí

0
Shares

Malvinas, 40 años: cómo nació el proyecto humanitario de identificación de los caídos argentinos en la guerra

13 Jun 22
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

“Soldado argentino solo conocido por Dios” rezaba la placa colocada por el entonces capitán inglés Geoffrey Cardozo en las tumbas de los argentinos que no habían podido ser identificados. El argentino Julio Aro, veterano del conflicto del Atlántico Sur, quiso saber sus nombres. Así nació el Plan Humanitario Malvinas, una amistad y la nominación conjunta al premio Nobel de la Paz

El proyecto humanitario tenía como objetivo identificar a los caídos argentinos cuyas cruces, en el cementerio de Darwin, llevaban la placa “Soldado argentino solo conocido por Dios”. (Archivo DEF)

El militar británico Geoffrey Cardozo, quien en 1982 fue el responsable de inhumar a los caídos argentinos tras la guerra de Malvinas, visitó el país para participar del encuentro entre excombatientes del Reino Unido y de la Argentina, organizado por la asociación “Fe del Centurión”. Durante su estadía, participó de una jornada de donación de sangre organizada por la Fundación “No me olvides”, presidida por Julio Aro, veterano del Regimiento de Infantería 6 que combatió en Malvinas.

El posconflicto unió a estos dos soldados con un mismo objetivo: identificar a los caídos argentinos cuyas cruces, en el cementerio de Darwin, llevaban la placa “Soldado argentino solo conocido por Dios”.

En el caso del marplatense Julio Aro, lo que lo motivó a buscar la verdadera identidad de sus compañeros fue el dolor de los padres, quienes debían dirigir sus rezos a cruces anónimas.

En Londres, el destino lo cruzó con Cardozo. Así nacieron la fundación “No me olvides”, el Plan Proyecto Humanitario Malvinas y, lo más importante, una amistad que estos dos excombatientes supieron construir. El trabajo y compromiso de ambos los llevó a estar nominados, en 2021, al premio Nobel de la Paz. Aunque, finalmente, no fueron los elegidos, ambos sienten la satisfacción del deber cumplido al ver los rostros de aquellos padres que hoy pueden conocer el lugar exacto donde descansan sus hijos, nuestros héroes.

En 1982, el militar británico Geoffrey Cardozo fue el responsable de inhumar a los caídos argentinos tras la guerra de Malvinas (Fernando Calzada)En 1982, el militar británico Geoffrey Cardozo fue el responsable de inhumar a los caídos argentinos tras la guerra de Malvinas (Fernando Calzada)
 

UN VÍNCULO MUY PROFUNDO

Durante su reciente estadía en Argentina, el británico Geoffrey Cardozo se reunió con DEF. Desde su llegada, mantuvo una agenda cargada de actividades. Una de ellas fue un encuentro con Julio Aro. Con él, participó de una jornada de donación de sangre y del encuentro entre excombatientes argentinos e ingleses. Cardozo brindó detalles de esa emotiva jornada: “Elegir mi grupo fue interesante. Yo quería uno multifacético, que reuniera a los verdaderos luchadores, pero también personas como la enfermera del buque Uganda o una profesora universitaria, conocida en Inglaterra porque perdió a su tío en Monte Longdon y escribió un libro llamado Nuestros muchachos (Our Boys). En la obra, ella habla de su tío, pero también se refiere a cómo se sintieron sus camaradas después de la batalla. También estaba el obispo castrense con sus capellanes. Fue un grupo fuerte, en el sentido de la paz, la razón y la sabiduría”. Asimismo, Cardozo señala que estas jornadas fueron de introspección, en términos psicológicos y espirituales: “Hablamos de todo, de la familia, de nuestras experiencias en las islas y sobre de la vida en general. Cosas que se hablan entre camaradas”.

Al ser consultado por la relevancia de la tarea que llevó adelante tras finalizar la guerra, vinculada con el armado del Cementerio de Darwin, reconoce: “Yo me sentí un representante de los argentinos. Con mi equipo, tenía una responsabilidad, no solo hacia ellos, sino también hacia sus seres queridos. Fue una misión que emprendimos con determinación y voluntad, siempre con la figura de la madre en nuestros pensamientos”. Cabe destacar que los protocolos eran muy precisos, siempre enmarcados en la Convención de Ginebra.

¿Por qué se colocó la frase “Soldado argentino solo conocido por Dios” en las placas de los soldados que no pudieron ser identificados? La razón, tal como explica Cardozo, se remonta a su abuelo, un combatiente de la Primera Guerra Mundial que, en el año 1915, cayó malherido en la misma batalla en la que murió John Kipling, hijo de Rudyard Kipling, autor del Libro de la selva. “Sabiendo que había perdido a su hijo y que no podían hallarlo, el gobierno pidió a Kipling crear una frase para las cruces de los británicos. En inglés fue ‘Soldier known unto God’. Yo decidí utilizarla, pero lo interesante fue que, al ser traducida, se empleó la palabra ‘solo’ y no es exactamente verdad, porque estas personas también fueron conocidas por otras”, detalla.

Julio Aro, Veterano de guerra de Malvinas, confiesa que lo que lo motivó a buscar la identidad de sus compañeros fue ver el dolor de esos padres que habían perdido a sus hijos en la guerra (Fernando Calzada)Julio Aro, Veterano de guerra de Malvinas, confiesa que lo que lo motivó a buscar la identidad de sus compañeros fue ver el dolor de esos padres que habían perdido a sus hijos en la guerra (Fernando Calzada)
 

Durante la charla, Cardozo subraya la importancia del paso del tiempo para poder procesar todo lo vivido. Recuerda que, cuando regresó desde las islas hacia el Reino Unido, se sintió satisfecho por haber concretado la misión en el archipiélago. Sin embargo, minutos antes de dormir, un pensamiento lo incomodaba. Se decía a sí mismo: “Geoffrey, no hiciste completamente tu trabajo. Aún hay cruces sin identificar”. Eso hizo que, en términos profesionales, se sintiera mal. Al mismo tiempo, sabía que había confeccionado un informe y que aquel documento era vital para conocer el lugar donde habían sido localizados nuestros caídos y dónde estaban sepultados. “Yo pensaba que, con este informe, mi trabajo podría ser retomado por otros para continuar con la identificación. Entonces continué con mi vida, pensando que ya había hecho mi trabajo para las autoridades”, comenta, no sin antes hacer hincapié en que eso cambió al cruzarse con Julio Aro en el Reino Unido.

LA GÉNESIS DEL PROYECTO

Aro y otros colegas habían viajado para conocer, en la voz de los británicos, las experiencias vinculadas al estrés postraumático. En ese contexto, convocaron a Cardozo como intérprete. “Pude ver en Julio una pena enorme. Cuando hablé con él, me contó que había estado en el cementerio y que había visto las placas que decían ‘Soldado argentino solo conocido por Dios’. Yo me enojé, pensaba que esos chicos ya habían sido identificados. Al volver a mi hogar, me puse a pensar qué podía hacer por ellos. Al día siguiente, le di mi informe a Julio”, relata.

Julio Aro hizo traducir el informe. Así nació la Fundación “No me olvides” y, tiempo después, el Plan Proyecto Humanitario Malvinas. En el trayecto, detalla Geoffrey Cardozo, aparecieron otros actores dispuestos a colaborar, desde familias y periodistas hasta antropólogos. “Soy consciente de nuestro pequeño aporte. Ellos también trabajaron mucho para encontrar a los familiares”, agrega.

El trabajo y el compromiso en Cardozo y Aro los llevó a ambos a estar nominados en 2021 al premio Nóbel de la Paz (Archivo DEF)El trabajo y el compromiso en Cardozo y Aro los llevó a ambos a estar nominados en 2021 al premio Nóbel de la Paz (Archivo DEF)
 

Durante esta última estadía en Buenos Aires, Cardozo conoció a Elma Pelozo, la primera de las madres dispuestas a dar su muestra de ADN para que el Plan Proyecto Humanitario Malvinas pudiera iniciarse. “Yo perdí a mi madre hace 10 años; para mí, ella es mi madre argentina”, sostiene, emocionado, Geoffrey. Y agrega: “Se dio un vínculo muy profundo entre las personas. Son cosas de la vida, situaciones tan humanas que no tienen nada que ver con ceremonias”.

Un detalle: Geoffrey llegó a las islas después de la guerra y debió asumir una misión difícil para cualquier ser humano. “Fui un candidato por excelencia al estrés postraumático. Tengo momentos en los que puedo volver a ver algunas cosas en mi cabeza. Pero el sencillo hecho de tener una familia que me ama y un montón de amigos y camaradas con quienes hablar, reír, tomar Malbec o cerveza, hace la diferencia. Tuve esta suerte y creo que esa es la razón por la que no me vi tan afectado”, revela.

Sobre la nominación al premio Nobel, sostiene: “Hay un mensaje muy fuerte de paz y alivio para todos nosotros. Ya recibimos el premio, tanto para mí, como para Julio. Ese premio es el abrazo de una madre. En la vida, no hay recompensa más importante que eso”.

En las placas de los soldados no identificados se colocó la frase "Soldado argentino solo conocido por Dios", en referencia a una frase de Rudyard Kipling (Archivo DEF)En las placas de los soldados no identificados se colocó la frase «Soldado argentino solo conocido por Dios», en referencia a una frase de Rudyard Kipling (Archivo DEF)
 

LOS VERDADEROS HÉROES Y SUS FAMILIAS

Por su parte, al ser consultado por DEF con motivo de los 40 años de Malvinas, Julio Aro planteó que, para él, la emoción sigue intacta: “Para nosotros, los sentimientos son siempre los mismos, tanto para los 40 como para los 24 años. Son momentos para recordar, reflexionar y homenajear porque sabemos que los únicos y verdaderos héroes son los que no regresaron. Todo lo que hagamos por ellos es poco”.

Además, Aro insiste en que uno de los mayores compromisos adquiridos fue con las mamás y los papás de nuestros héroes de Malvinas. “Buscamos mejorar la calidad de vida de esos padres cuyos hijos dieron su vida por la Patria. Eso intentamos hacer con la Fundación, ponernos a disposición de ellos”, dice, al tiempo que cuenta que, poco tiempo atrás, debieron comprarle un audífono a una de las mamás que vive en la provincia de Chaco. “Compraríamos lo que fuera necesario, pero creo que el Estado y las provincias tendrían que hacerse cargo. La misma obra social funciona de distinta manera en cada lugar”, lamenta.

“Las considero como mis propias madres. Yo perdí a la mía y, cuando ellas se enteraron, me escribieron diciéndome que ahora tengo muchas mamás del corazón. Lo que nos preocupa es su bienestar y su salud. Colaboramos con mucho placer, como lo hubieran hecho mis amigos de estar en mi lugar. No tengo dudas de que, si a mí me hubiera tocado quedarme, alguno de ellos habría estado al lado de mi vieja, ayudándola”, sintetiza.

Elma Pelozo junto a la tumba de su hijo. Ella fue la primera de las madres en dar su adn para que el plan Proyecto Humanitario Malvinas pudiera iniciarse (Archivo DEF)Elma Pelozo junto a la tumba de su hijo. Ella fue la primera de las madres en dar su adn para que el plan Proyecto Humanitario Malvinas pudiera iniciarse (Archivo DEF)
 

Sobre el inicio del Plan Proyecto Humanitario Malvinas, Aro es contundente: “Lo llevamos a cabo a pesar de cientos de palos en la rueda y de barbaridades que se dijeron de nosotros. No se trataba de traer a los hijos, sino de poder identificarlos, porque las mamás lo necesitaban”.

En ese sentido, cuenta la satisfacción que sintió al saber que muchas mamás pudieron conocer la verdad sobre sus hijos. “Pude mirarlas a los ojos y decirles: ‘No te fallamos, vieja, hicimos lo que vos querías’. Sentí la tranquilidad por el trabajo bien realizado. La frutilla del postre fue haber llevado a todos los padres y madres a las islas”, manifiesta.

“La gente siempre estuvo al lado de la causa Malvinas. Lo fundamental, después de tanta desmalvinización, es que hoy tenemos ese respeto y reconocimiento. De todos modos, a 40 años, creo que siguen faltando cosas”, reflexiona el presidente de la Fundación “No me olvides”, un luchador incansable y totalmente comprometido con la causa Malvinas.

FUENTE: infobae.com

Compartí

0
Shares

“Ya tenemos un premio muy noble que nos da paz: el abrazo de las familias”

31 May 22
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

El excombatiente marplatense Julio Aro, que impulsa la identificación de soldados caídos en Malvinas, y el coronel inglés Geoffrey Cardozo, quien diseñó el cementerio de Darwin, hablaron con LA CAPITAL sobre sus viajes a las Islas y la cruzada humanitaria por la que están postulados al Premio Nobel de la Paz.

Nota publicada el 17 de marzo de 2019 y seleccionada para el Suplemento 117° aniversario de LA CAPITAL.

Por Gonzalo Gobbi

“Acá estoy flaco, no me olvidé de vos, no me olvido de ustedes”, repite Julio Aro. La frase, confiesa, emerge de su voz interior en cada regreso a Malvinas, al encontrarse en la puerta de acceso al cementerio Darwin donde descansan los restos de los soldados argentinos caídos en la guerra, un ventoso rincón de las islas diseñado por el coronel inglés Geoffrey Cardozo. “Faltan 10”, dicen a la par hoy, a casi cuatro décadas de “una guerra sin sentido”. La paz transformó en una amistad a la enemistad durante la batalla y juntos lideran una cruzada humanitaria internacional para identificar a los NN, un camino al que solo le quedan diez compañeros para completarse y que motiva la postulación de ambos al Premio Nobel.

Julio y Geoffrey podrían ser Juan López y John Ward, los protagonistas del poema con el que Jorge Luis Borges inmortalizó la guerra de Malvinas (“Les tocó una época extraña. Hubieran sido amigos, pero se vieron una sola vez cara a cara, en unas islas demasiado famosas, y cada uno de los dos fue Caín, y cada uno, Abel”). Un argentino y un inglés, estrechados en un abrazo fraterno, impensado, imposible hasta no hace mucho.

Aro tenía 19 años cuando le llegó “la carta”. Una vez terminada la colimba y sin ánimo de volver al regimiento, fue notificado y rápidamente enviado al frío suelo malvinense para combatir a un enemigo que corría con la ventaja que la historia dejó en evidencia. Cardozo tenía 32 años cuando el ejército británico lo envió a Malvinas para preservar la disciplina entre las fuerzas del Reino Unido.

Hoy lideran juntos otra batalla, una tal vez igual o más importante: hace más de 10 años trabajan en la identificación de los caídos, sepultados como NN. Una misión que cruzó todas las fronteras y que suma innumerables apoyos del mundo entero. Una cruzada postulada al Premio Nobel de la Paz. Un camino próximo a cumplirse: 122 soldados ya fueron identificados. Les devolvieron su nombre y apellido y ofrecieron a sus familias la posibilidad de un reencuentro que hizo esperar 37 años.

“Podemos ganar el Premio Nobel de la Paz, pero el premio que nosotros ya tenemos, que nos da mucha paz y que es muy noble, es el abrazo de la familia. Nadie más lo puede tener porque no queremos que exista nunca más una guerra”, reflexionó Julio Aro.

Y aclaró: “Si el Premio Nobel sirve para visibilizar la causa, bienvenido sea. Pero no era lo que buscábamos. Nos enamora saber que un inglés y un argentino estamos juntos, unidos, postulados por esta tarea humanitaria increíble”.

 

En los años previos a este presente de reivindicación de la identidad, mientras Geoffrey buscaba resignificar desde Europa el impacto de la guerra, el excombatiente marplatense creó la Fundación No Me Olvides. “Una bala o una bomba te matan, pero lo que te destruye es el olvido”, dice. Se propuso entonces, hace más de una década, devolverles el nombre a los 123 jóvenes enterrados únicamente con la placa “Soldado argentino solo conocido por Dios”. Lo está logrando y hace solo días volvió, con Geoffrey y 60 familiares, a las islas.

Volver

La palabra adquiere múltiples significados cuando se trata de Malvinas. Para ellos, volver fue regresar una vez más a lo que fue el campo de batalla, donde vieron morir a sus compañeros. Para los familiares de excombatientes, es un reencuentro que demoró más de tres décadas y que permitió que muchos abrazaran por primera vez la tumba en la que están los restos de sus hijos.

Esta semana, volvieron. A 48 horas de una nueva y emotiva visita a las Islas con un grupo de 60 familiares de los últimos 22 soldados identificados producto del acuerdo humanitario entre Argentina y el Reino Unido, con la participación del Comité Internacional de la Cruz Roja y del Equipo Argentino de Antropología Forense, Julio Aro y Geoffrey Cardozo estuvieron en Mar del Plata y hablaron con LA CAPITAL.

“Faltan 10 compañeros. Cuando hablamos de no dejar a nadie en el campo de batalla de esto se trata. Es muy lindo ver a la mamá que llega, que abraza la cruz, que sabe que ahí está su hijo. Faltan 10, pero vamos a llegar, hacemos todo lo posible para completar el objetivo”, explica Aro, emocionado, con cientos de imágenes indescriptibles atravesando su retina empañada de nostalgia y orgullo.

Tras la identificación de 112 excombatientes, se trabaja en completar el proceso con los otros diez. “Con algunos de sus familiares logramos contactarnos y dieron su muestra de sangre; estamos a la espera de esos resultados de laboratorio. Con otros todavía nos falta encontrar a su familia”, explicó el titular de la Fundación No Me Olvides.

“El trabajo en las islas ya está hecho. Ahora hay que recorrer el país buscando a esas familias que faltan. El tiempo corre, hay muchos padres y madres que ya son grandes; en algunos casos han fallecido y tenemos que saber dónde fueron enterrados para a lo mejor tener que exhumar esos restos para poder cotejarlo. Pero eso nos impulsa a ir cada día más rápido”, indicó.

Al intentar ponerle palabras a las emociones, Julio Aro describió: “Volver a las islas cada vez es distinto y nunca volvés igual. Siempre es un viaje diferente. Es muy lindo llegar a la puerta de ese cementerio y decir o pensar ‘Flaco, acá estoy. No me olvido de vos. No me olvido de ustedes’”.

MALVINAS 07

Esta acción humanitaria comenzó en 2008. “Teníamos tantos impedimentos… -recordó Aro-, pero la fuerza de las madres y de las familias hizo que no bajáramos los brazos”.

“Hoy con los resultados hechos, no estamos arrepentidos, estamos felices. Y lo haríamos 1.000 veces más con tal de robarle esa familia, esa lágrima a la mamá”, completó.

“Veo sonrisas de alivio”

El coronel británico Geoffrey Cardozo se reconoce como “una pequeña pieza en todo esto” al referirse a la cruzada humanitaria internacional entre Argentina y el Reino Unido, con la colaboración de otros países, para identificar a la totalidad de los soldados caídos y enterrados en el cementerio de Darwin que él mismo diseño.

“Acá lo que importan son las familias y sobre todo las madres”, remarcó. El concepto de la madre, subrayó, es el que engloba a toda la causa Malvinas. “En toda esta historia está la madre, que es el espejo de todo. Nuestro amor por la madre como hijos, el amor de la madre para su hijo. Esta madre ha sido tan valiente, ha tenido tanto coraje y tanta paciencia. Este es un ejemplo para la juventud de nuestros países, para el mundo, es enorme”, dijo.

En cada viaje a Malvinas, contó el coronel inglés con buen manejo del castellano, se queda conmovido al término de la ceremonia en el cementerio de Darwin: “Es un momento muy difícil porque las madres, los padres, quieren quedarse al lado de la tumba de sus hijos que no vieron durante 37 años. Cuando viene el tiempo de regresar al micro y al avión, he visto madres con una pequeña sonrisa en sus caras, sonrisas de alegría, no de fiesta, sino de enorme tranquilidad y alivio”.

Julio Aro emocionado frente a las cruces de sus compañeros caídos en combate. (Foto: Víctor Bugge)

Julio Aro emocionado frente a las cruces de sus compañeros caídos en combate. (Foto: Víctor Bugge)

Esa sonrisa, aseguró, es la que le da “motivación para seguir” con esta misión que junto a Aro impulsó la postulación de ambos al Premio Nobel de la Paz.

“Es un premio al amor”

Julio Aro puede convertirse en el primer marplatense en ganar un Premio Nobel de la Paz. La postulación fue realizada, apoyada y supervisada por profesionales de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMdP), donde confían en que el reconocimiento “se va a concretar” para el excombatiente argentino y para el coronel inglés.

“Mi familia está orgullosa. No lo buscamos, pero ojalá sirva para visibilizar la causa. A mi hija se le caen las babas. Uno no toma dimensión, pero estamos felices”, dijo Aro.

Para Cardozo, la postulación es “un honor y privilegio”, pero “más profundamente un reconocimiento a la bondad de la humanidad, a la paz que queremos todos, es un premio al amor”.

MALVINAS 10

El exmilitar inglés advierte, remarca y repite que “ninguna guerra tiene sentido” y por ende “la de Malvinas tampoco lo tuvo”. Sin embargo, no oculta su condición de soldado: “Me inculcaron que la guerra es una manera de lograr la paz, pero si podemos encontrar otra manera, es mejor”.

Forenses: humildad y respeto

A Julio Aro y Geoffrey Cardozo les sobran elogios para referirse al equipo forense que trabaja en esta ambiciosa tarea, junto a las embajadas de ambas naciones, las agrupaciones de veteranos, la comisión de familiares, la Fundación No Me Olvides y los antropólogos.

“Se trabaja con mucha humildad”, dijo el excombatiente marplatense al calificar el accionar de los forenses.

“He visto al equipo forense trabajar en las islas. Tenía miedo, porque estos chicos en el cementerio son los míos”, sumó Cardozo y siguió: “Yo tengo que protegerlos. Cuando hay otras personas que vienen para hacer algo con estos chicos, yo estaba un poquito incómodo. Pero cuando vi estos expertos, estos técnicos, con su profesionalidad y sobre todo su respeto, ya no eran solo expertos, sino seres humanos. Y esto fue un choque muy agradable para mí, al ver hombres y mujeres trabajando de esta manera única”.

Compartí

0
Shares

Tandil, sede del cierre de la colecta de sangre «40 x 40»

29 May 22
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

La Unidad de Hemoterapia del Hospital Ramón Santamarina y el Centro de Veteranos de Guerra «Islas Malvinas – Tandil» fueron convocados por el Instituto de Hemoterapia de la Provincia de Buenos Aires para adherir a la Campaña «40 x 40». La iniciativa consta de cuarenta colectas de sangre en el territorio bonaerense conmemorando los 40 años de la Guerra de Malvinas. Tandil fue elegida para el cierre de estas colectas.

La actividad se desarrollará el próximo 14 de junio, en coincidencia con la conmemoración del Día Mundial del Donante Voluntario de Sangre.

A las 8, la apertura estará a cargo de la Banda Militar del Comando de la Primera Brigada Blindada «Brigadier General Martín Rodríguez». Luego, comenzará la colecta, que se extenderá hasta las 13.

Enfermeros pertenecientes al Sistema Integrado de Salud Pública realizarán la toma de parámetros clínicos a los asistentes. La ONG «Jano Por Todos» tendrá a su cargo el registro de donantes de médula ósea. «No Me Olvides – PAMI Tandil» hará promoción y asistencia al donante desde su llegada hasta la extracción. Finalmente, el desayuno estará a cargo del Ejército Primera Brigada blindada y de la Sexta Brigada Aérea de Tandil y se hará con elementos propios de la cocina de campaña.

Esta campaña fue impulsada por el presidente de la Fundación «No Me Olvides», Julio Aro, y por Geoffrey Cardozo, ambos excombatientes.

FUENTE: radiotandil.com

Compartí

0
Shares

Gabriela Cociffi, Virginia Urquizu y la historia de cómo se logró identificar a 119 soldados enterrados en Malvinas

29 May 22
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

La periodista y directora editorial de Infobae junto con una de las integrantes del Equipo de Antropología Forense pasaron por el stand de Leamos y conversaron con Patricio Zunini sobre su arduo y emocionante trabajo de investigación y el Plan Proyecto Humanitario

 

“Malvinas me marcó la vida como a muchísimos argentinos. Era una joven periodista que le tocó estar los 74 días de la guerra en el mismo hotel que estaban los pilotos que iban a combatir”. La que habla es Gabriela Cociffi, periodista y directora editorial de Infobae. A su lado, en el stand de Leamos en la Feria del Libro, está Virginia Urquizu, integrante del Equipo de Antropología Forense. Patricio Zunini modera esta conversación, es quien las entrevista.  

En ese entonces, durante la Guerra de Malvinas, año 1982, Cociffi compartía mesa con soldados jóvenes. Antes de partir hacia las islas, antes de entrar en el campo de batalla, ellos le dejaban cartas para los hijos y mensajes para alguna novia por si no volvían. Muchos no volvían. “Los héroes que vos veías en los libros de historia estaban sentados con vos comiendo”, recuerda ahora la periodista.

 
(Luciano González)(Luciano González)

Geoffrey Cardozo, coronel del Ejército Británico, le ordenan que junte los cadáveres argentinos y construya un cementerio. Los especialistas consideran que el trabajo realizado fue sobresaliente. Eso permitió que luego, varias décadas después, cuando los antropólogos llegaran, todo sea más fácil. Cardozo conoce al excombatiente argentino Julio Aro en el año 2008. Casualidad. Cardozo le cuenta del cementerio y Aro vuelve a la Argentina con todo por hacer.

Aro le cuenta a su madre sobre el cementerio, sobre sus compañeros que no sabe dónde están. La respuesta de su madre motoriza todo: “Yo te hubiese buscado hasta el fin de los días”. “Julio, Geoffrey yo empezamos con esto. Hablamos con todos los que pudimos. La pregunta era: ¿se puede hacer?”, cuenta ahora Cociffi, y Urquizu continúa: “Ante esa pregunta, la respuesta fue sí, se puede hacer, desde lo técnico sí. Falta avanzar con el pedido a la Cruz Roja”.

Cuando llega el momento de las exhumaciones se da cuenta, cuenta Urquizu, que “los cuerpos fueron tratados con una rigurosidad y un amor al ser humano. Cuerpos que tenían marcas que indicaban ante qué soldado podíamos estar. Eso allanó el camino y nos llevó a tener los resultados que tuvimos: de 122 cuerpos poder lograr 115 identificaciones”, en esa primera etapa. Y agrega: “Lo importante son las familias. Ahí radica el hecho de que trabajamos como equipo, sin personalismos”.

(Luciano González)(Luciano González)

“Lo más difícil, aunque parezca raro —dice Cociffi—, fue encontrar a las familias, porque no había una lista de deudos de Malvinas. Fui a la Anses a pedirla y me dijeron: ‘no, no hay’. Muchas puertas oficiales se cerraban. Malvinas no era un tema de agenda. Es que los hijos de los otros tienen que ser hijos nuestros para que nos importen”.

Ante la imposibilidad, la periodista busca nuevos caminos. Una idea: Roger Waters, “una figura antibélica con una voz muy potente”. Le envía un mail. “Fue una botella al mar pero la recogió, me respondió”. “¿Querés que hable con la Presidenta, con embajadores, con la Cruz Roja Internacional?”, fueron las preguntas del ex Pink Floyd. “Fue una comunión extraordinaria”, sostiene Cociffi. A los pocos días le suena el teléfono. Era Oscar Parrilli, mano derecha de Cristina Fernández de Kirchner.

—¿Qué quiere usted con los soldados de Malvinas? Le dejaron una tarjeta a la Presidenta. ¿Puede venir el 13 de marzo?

—El 13, el 12, el 11, el 18… cuando quiera voy.

El trabajo que hicieron con las familias fue arduo. Tuvieron que recorrer lugares alejados, prácticamente incomunicados, preguntando de casa en casa, tocando timbre, la puerta, las manos. Todo iba bien, avanzaba, había consenso, pero comenzó a correr un rumor que decía que lo que buscaban eran traer los cuerpos. Todo fue un malentendido. Las familias se asustaron.

“Un rumor raro —recuerda Cociffi— que es parte de la desmalvinización. Un rumor que le producía una angustia innecesaria a las familias. Yo había ido casa por casa con Julio Aro, nos habían abierto las puertas, nos habían mostrado las pocos fotos que tenían. Familias muy humildes. Virginia también visitó montones de casas. Cuando te abren la puerta no podés después dejar que las cosas las lastimen. Empiezan a ser parte de tu familia. Hay un hilo que te une para siempre”.

“Fue un proyecto —dice Urquizu— que siguió a pesar de los cambios de gestión y de gobierno. Hay mesetas lógicas por el trabajo. Es un proyecto que comienza y que no se dio a conocer como se tenía que dar a conocer; eso generó mucho miedo entre las familias. Porque los íbamos a visitar y teníamos que decirles: ‘no digan nada que venimos’. No había acuerdos todavía. Eso generó muchísimo recelo en las familias porque no tenían la información suficiente”.

“Es el día de hoy que los listados no los tenemos. No tenemos los nombres de quienes están cobrando las pensiones. Seguimos yendo a tocar las puertas de las casas. Sigue siendo un trabajo artesanal”, agrega la antropóloga, mientras que la periodista asegura que “el que decida tomarlo como causa política será un tema de él. Para mí es una causa de las familias, es una causa humanitaria y siempre lo fue. No hablábamos de ingleses o argentinos, hablábamos de soldados, de caídos, de identidad”.

(Luciano González)(Luciano González)

Para Urquizu “el tiempo de espera fue mucho”. “Tuvimos la dicha de poder ver ese encuentro, el de las familias con la tumba de su ser querido, de poder vivirlo y de poder ver materializados tantos años de trabajo, un trabajo que comienza en 2013 y recién en 2017 pudimos dar respuestas. Parte de muchas familias ya no estaba por haber tardado ese tiempo”, sostiene.

“Y lo que viene después, otro proceso: el de comenzar con esta despedida, con este duelo, con esta posibilidad de reencontrarse con el cuerpo de este familiar. Para nosotros es la culminación del trabajo, es por lo que todos los días trabajamos, lograr las identificaciones, aportar pruebas a la Justicia y acompañar a las familias que son los protagonistas en todo esto”, agrega.

Concluye Cociffi con una imagen realmente conmovedora: “Las mamás fueron y les hablaron en las tumbas a sus hijos, les contaron lo que había pasado en esos 35 años: ‘Los hermanos se casaron’, ‘tenés un sobrino’, ‘el cuarto está armado de tal manera’. Ellas habían ido a enterrar a sus hijos, pero también a encontrarlos, porque eran hijos que no estaban en ningún lado más que en su memoria”.

Hubo un madre, cuentan, que cuando se enteró que tenía el suéter que ella le había tejido, porque el cuerpo lo tenía puesto, les dijo a los que estaban ahí con ella:

—Ahora sé que no tuvo frío.

FUENTE: infobae.com

Compartí

0
Shares

Se colocó el mapa del Cementerio de Darwin en el Regimiento de Artillería 1

29 May 22
Alberto Mena
Aún no hay comentarios
 
El 9 de Mayo de 2022 se efectuó una formación en el Regimiento de Artillería 1 “Brigadier General Tomás de Iriarte” por el 196° aniversario de su creación.
 
Este elemento de nuestro Ejército Argentino es una Unidad histórica ubicada en Campo de Mayo, que a partir de 1996 fue designado como escolta del Ministro de Defensa en reconocimiento a su trayectoria y a los servicios prestados a la Nación.
 
Estuvieron presentes en el acto el Sr. Ministro de Defensa, Jorge Taiana, el jefe de Gabinete de Defensa, Héctor Mazzei; el secretario de Asuntos Internacionales para la Defensa; y el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, Teniente General Juan Martín Paleo, el titular del Ejército, el General de División Guillermo Olegario Pereda.
 
 
 
Luego de la ceremonia, el Ministro Taiana y las autoridades que lo acompañaron recorrieron el museo del Regimiento de Artillería 1 y descubrieron el plano del Cementerio de Darwin, donde se encuentran enterrados nuestros héroes caídos en la Guerra de Malvinas, donado por la Fundación No Me Olvides.

Compartí

0
Shares

Emotiva edición de Rugby por Malvinas

29 May 22
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

Este año se realizó en la villa del club Deportivo Norte. Se realizará un encuentro mensual a lo largo del año. 

Se realizó un nuevo encuentro de Rugby por Malvinas en Mar del Plata, un evento particular que se viene realizando desde el 2017. En esta ocasión, tuvo lugar en las instalaciones del Club Deportivo Norte, ubicado en lo Ruta 2 kilómetro 393 el pasado domingo 8 de mayo.

“Comenzamos esta iniciativa en el año 2017 intentando acompañar la gestión de un grupo de jóvenes que querían viajar a las Islas en diciembre de este año para rendir homenaje a nuestros caídos junto a Julio Aro y la Fundación no me olvides hoy seguimos sumando encuentros bajo la misma premisa, hablar de Malvinas”, contó uno de los organizadores.

 

La segunda fecha de este evento se realizó en el predio de playa del Emder en el formato de seven playero y es desde esa fecha la actividad de cierre del circuito de seven de playa de la ciudad y la zona.

En este año tan particular en el que se conmemoraron 40 años de la gesta, los organizadores decidieron ir más allá y se propusieron destacar a esas personas que están detrás de los valores que han hecho de estos encuentros momento únicos.

A partir de abril de 2022 y en el marco de los 40 años de la gesta, se comenzó a disputar un encuentro mensual en las instalaciones del Club Deportivo Norte para recibir a quienes quieran acompañar y compartir una buena tarde de rugby, un gran tercer tiempo y un cierre con menciones en busca de esos 40 jugadores cuyos valores son dignos de destacar.

Esta propuesta tendrá su cierre en diciembre y como todas las temporadas cerrarán el circuito de arena en febrero, junto a todos los equipos que deseen participar.

Pero lo más importante es lograr hablar de esta causa desde una mirada diferente y en compañía de otros actores institucionales. Es por eso, los organizadores eligieron hacerlo de la mano de la Fundación No me Olvides y Fundación FADARPI, dos instituciones de Mar del Plata con las que trabajan en conjunto en varios proyectos.

Gracias al aporte de ambas fundaciones, del Emder y un gran equipo de trabajo lograron poner en marcha esta iniciativa de reunir jugadores de rugby pertenecientes a distintos equipos que año a año se convocan en el predio de playa del Ente Municipal de Deporte ubicado en Playa Varese.

 

Esta ha sido una gran iniciativa de la que en estos años participaron jugadores de diferentes equipos de Mar del Plata y la zona tales como Pueyrredon, Centinelas de Ara San Juan (Femenino), Centinelas del Ara San Juan (Masculino), Tatu Vintage, Gallos de Celina, Balcarce7 (Balcarce), Pelicanes (Tandil), Clandestinos, Sporting, Zombies, Lobos XV, Pura Malta y Marea Rugby.

La organización del evento está a cargo de la Sub Comisión de Rugby del Club Deportivo Norte conformada por miembros de “El Clan destino Norte”, la agrupación de rugby que desarrolla sus actividades en dicho club y cuenta con el apoyo de varias empresas e instituciones que se sumaron a la propuesta, como el caso de Samak, la empresa de emergencias médicas de la ciudad  que no dudo en sumarse como sponsor, poniendo sus móviles y personal al servicio del evento.

 

Pablo Seijo, de Samak, junto a Julio Aro.

 

El cierre del evento contó con la presencia de Miguel Diacri, presidente del Club Deportivo Norte, Nicolas Lauria, concejal; Andrés Maccio, presidente del Ente Municipal de Deportes y Recreación; Julio Aro, presidente de la Fundación No me Olvides y Pablo Seijo, apoderado de la Empresa de Emergencias Samak.

En este marco se dio a conocer la Declaración de Interés del evento emitida por el Concejo Deliberante, se compartieron palabras de los referentes de cada una de las instituciones y se entregaron presente a los capitanes de equipo y a los jugadores destacados como jugador solidario.

Julio Aro participó de la edición de Rugby por Malvinas.

 

FUENTE: 0223.com.ar

Compartí

0
Shares

«No me olvides», presente en una charla en el colegio «La sagrada familia»

29 May 22
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

El Veterano de Guerra y actual Presidente de la Fundación, Julio Aro, tuvo la posibilidad de recorrer las instalaciones del Colegio fundado por San Luis Orione, institución que en el año 2024 va a estar cumpliendo sus 100 años de vida.

Jueves 26 de mayo, 2022

En el marco de los festejos de la semana de mayo y la conmemoración durante todo el año de la gesta de Malvinas, el Veterano de Guerra y actual Presidente de la Fundación “No me olvides” Julio Aro, brindó una charla para alumnos, ex alumnos y padres de alumnos del Colegio “La Sagrada Familia”.

Allí fue recibido por los representantes legales de esa casa de estudios el contador Javier Sánchez y el doctor Fernando Navarra, así como por las demás autoridades de la institución, explicaron mediante comunicado.

 

El ex combatiente se refirió en su disertación a «la labor que desplegara junto al ex coronel inglés Geoffrey Cardozo, que fuera apoyada por periodistas, el ex vocalista de Pink Floyd Roger Waters, el Papa Francisco, la Cruz Roja, el Equipo Argentino de Antropología Forense, la ONU y los gobiernos argentino y británico a través de la cual se logró la identificación de casi la totalidad de los soldados caídos en combate sepultados en el cementerio Darwin de las Islas Malvinas que hasta hace poco tiempo contaban en sus tumbas con un placa con la leyenda “Soldado argentino solo conocido por Dios”.

 

 

Los alumnos del Colegio tuvieron la posibilidad de ver y tocar una de esas placas que fuera retirada del cementerio Darwin y que se hallaba en la sepultura de uno de nuestros héroes de Malvinas que ya han sido identificados. Aro que junto a Cardozo fuera postulado para recibir el Premio Nobel de la Paz le resaltó a los niños y jóvenes «la importancia tanto de no abandonar nunca los sueños y las metas en la vida, como de bregar siempre por la paz como mecanismo de solución de toda diferencia entre hermanos y naciones, exhibiendo en la ocasión y permitiendo a los concurrentes tomar contacto con la “Rosa de la Paz” con la que fuera distinguido en Londres junto a Roger Waters, La periodista Gabriela Cociffi y Geoffrey Cardozo tallada con vainas de balas argentinas e inglesas por el internacionalmente reconocido orfebre argentino Juan Carlos Pallarols.

 

 

Finalmente Aro tuvo la posibilidad de recorrer las instalaciones del Colegio fundado por San Luis Orione, institución que en el año 2024 va a estar cumpliendo sus 100 años de vida.

FUENTE: elmarplatense.com

Compartí

0
Shares

Cerveceros sampedrinos se sumaron a «40 años No me Olvides»

24 Abr 22
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

Este viernes, se concretó la cocción de la cerveza homenaje a los 40 años de Malvinas en la cervecería Obligado (Independencia 1880), con la visita del intendente de San Pedro, Ramón Salazar y miembros de su equipo, integrantes de la Asociación de Veteranos, de la Cooperadora del Hospital y los emprendedores locales del rubro representantes de las marcas Discordia, Diluvio, Mostei, Soberana, Midas y Pedra.

viernes, 22 de abril de 2022 · 18:07

El proyecto original, sobre el que se habló en una reciente conferencia de prensa, parte de la Fundación No Me Olvides, activa promotora de acciones para mantener vivo el homenaje y el acompañamiento a los ex-combatientes.

 

En San Pedro fue adoptada por los cerveceros locales con el acompañamiento de la Asociación de Veteranos y la Municipalidad, a través de la secretaría de Desarrollo Económico que impulsó la declaración de «Interés Municipal» de la actividad.

 

Con mucha emoción hoy se colocaron los 40 pétalos de «No me olvides» en el proceso que concluirá con la elaboración de 1200 latas de medio litro que serán comercializadas a través de los emprendedores, con todo lo recaudado, dirigido a la Cooperadora del Hospital.

Compartí

0
Shares

Leó Gieco con la remera de la Fundación No Me Olvides

24 Abr 22
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

Gracias a la colaboración de Nito Mestre y Matías Riccardi, la remera conmemorativa de los 40 años de la Gesta de Malvinas realizada por la Fundación No Me Olvides llegó a manos de León Gieco.

 Nito Mestre, el histórico músico del rock nacional debutó como conductor en Rock And Road, un programa de El Garage TV en el que combina su dos pasiones: la música y los autos.

Compartí

0
Shares

Gracias por el apoyo:

Recibí toda la info por Whatsapp