Blog Detail

Concluyeron los trabajos para identificar a soldados de Malvinas en el Cementerio de Darwin

13 Ago 17
Alberto Mena
No Comments

Por Alicia Panero, especial para NOVA

El Comité Internacional de la Cruz Roja informó este lunes por medio de un comunicado, que los trabajos en el terreno para la identificación de los restos mortales de los soldados argentinos caídos en Malvinas, han finalizado.

Las labores de terreno terminaron con una sencilla ceremonia religiosa, como habían comenzado. Los trabajos continuarán en los laboratorios del Equipo Argentino de Antropología Forense, en la Ciudad de Córdoba. En paralelo, otros dos laboratorios en Reino Unido y España se encargan del control y el aseguramiento de la calidad del análisis de ADN.

Un gran logro de la Justicia argentina, que falló en 2011 ordenando que el gobierno administre los medios para llegar al acuerdo, del CECIM La Plata, la Fundación No me Olvides, que preside Julio Aro, pero sobre todo, de tantas familias que buscaron la verdad durante 35 años.

Este ha sido un proceso cargado de diferencias, pero con un solo objetivo, el derecho a la verdad y a la identificación del muerto en combate.

En el medio, opositores al Plan Proyecto Humanitario, que hicieron lo imposible por boicotearlo, sin responder sobre las irregularidades detectadas en el cementerio militar argentino de Darwin, Isla Soledad, sobre el que comparten la administración desde que fue declarado Monumento Histórico en 2009, la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos, y la Comisión de Familiares de Caídos.

Las acciones de oposición incluyeron amenazas y mentiras a las propias familias, pintadas, escraches, intimidaciones a periodistas que se ocupaban del tema.

Detectadas las irregularidades, y presentadas a la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Ministerio de Justicia y Cancillería, la Comisión de Familiares no da ninguna explicación al respecto. Ellos tienen en custodia las cruces del viejo cementerio, a cuyas fotografías hemos podido acceder, y que en algunos casos no coinciden con la disposición actual de placas del cementerio.

Tampoco son coincidentes los listados, de la construcción del primer cementerio, que tenía una capacidad de 250 tumbas, con el de 2004, cuando se construye el nuevo cementerio, que consta de 230 tumbas, tampoco coinciden, los listados entregados por el gobierno de Reino Unido, por medio de la Cruz Roja Internacional y redactados por el comité.

Lo cierto es que habiendo terminado el trabajo de campo, al menos unas once familias habrían perdido el derecho a acceder a la verdad, sin que a nadie le importe mucho.

Recorriendo la historia de los cementerios de guerra en el mundo, encontramos los de Normandía, Francia, donde existen seis cementerios en los que se encuentran enterrados unos 77 mil soldados. Hay de todos los países y religiones, con una disposición impecable y cumpliendo las normas internacionales, y el Protocolo IV de la Convención de Ginebra que en su artículo 34, inciso 2 B ordena “asegurar la protección y el mantenimiento permanentes de tales sepulturas”.

Otros cementerios de guerra albergan miles de soldados, identificados y desconocidos, respetando estas normas.

Tanto Estados Unidos como Rusia, por dar un ejemplo, cuentan con equipos aun hoy, que trabajan a diario para localizar soldados de la segunda guerra mundial, identificarlos y darles una sepultura digna. Solo en el Pentágono, la oficina de Prisioneros y Desaparecidos cuenta con seiscientos empleados para cumplir dicha tarea. En Rusia, cada primavera, equipos de rastreadores de cuerpos recorren los bosques buscando restos, encontrando y pudiendo identificar a muchos.

Tal es la importancia que tiene en el mundo el derecho a la verdad y la identidad del muerto en combate. No se registran antecedentes de disputas internas que cuestionen estas acciones.

El único cementerio argentino de guerra, de dimensiones ostensiblemente menores –no se pueden comparar los conflictos armados– cuenta con 230 tumbas actualmente, sobre cinco de las cuales habría irregularidades que nadie puede o quiere explicar.

Argentina tiene el único cementerio de guerra en territorio administrado por el antiguo enemigo, hecho único en la historia universal, respecto del Reino Unido, y también tendría el triste record, único en el mundo, donde se habrían puesto placas en tumbas que no contienen esos restos.

El General de Brigada (R) Sergio Fernández de Aveguema, de la Asociación de Veteranos de Guerra de Malvinas, entidad vinculada a las fuerzas armadas y a la Comisión de Familiares, ha reconocido estas irregularidades, sosteniendo que son “errores no forzados“ cometidos desde Argentina, que deberán corregirse con discreción, logrando nuevos acuerdos con el Reino Unido, hecho que resulta impensado.

Respecto a una de las placas, respondió “no tengo la menor idea, no pude saber hasta hoy quien decidió y ejecuto esas alteraciones, para mí, inaceptables y criminales”. Lo que debió hacer fue presentarse a la justicia, e informar lo que sabía, pero ya es tarde para esas familias.

Cabe recordar que la Ley 26.498 (sancionada en 2009) declara lugar histórico al cementerio militar argentino de Darwin, Isla Soledad, y en su artículo 3 señala una orden clara.

“Encomiéndese a la Comisión Nacional de Museos y de Monumentos y Lugares Históricos, dependiente de la Secretaría de Cultura de la Presidencia de la Nación a convenir con la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur la modalidad de asegurar la custodia, conservación, refacción y restauración, del Monumento Histórico Nacional y Cementerio de Guerra Puerto Darwin, según lo prescripto en la Ley Nacional Nº 12.665”.

Si los hechos señalados son anteriores a la sanción de la ley, difícilmente haya justicia, pero quienes son responsables deben dar explicaciones, y seguramente las tienen.

Finalmente, el día de la sanción de la ley mencionada, en el año 2009, la Comisión de Familiares emitió un comunicado, dejando escrita su expresa negativa al proceso que se inició en junio de este año por las identificaciones, demostrando así su oposición al derecho universal, a la verdad y a la identidad.

“La Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas e Islas del Atlántico Sur, emitió un comunicado firmado por su presidente Héctor CisnerosCésar González Trejo, apoderado y Delmira de Cao, secretaria.

Felicita la aprobación de la iniciativa, y argumenta que “esta medida trae enorme tranquilidad a todos aquellos cuyos seres queridos yacen sepultados en el Cementerio de Darwin, pues no han faltado a lo largo de los 27 años de postguerra, sectores o individuos que han intentado profanar el bien hoy protegido legalmente, con argumentos pseudohumanitarios como la propuesta de identificar los restos o la colocación de placas con nombres propios, etc.”.

“Finalmente, queremos agradecer a todos aquellos que han hecho posible la sanción de esta Ley, especialmente al diputado nacional Jorge Coscia y Carlos Kunkel, a la senadora nacional Blanca Osuna, y al Centro de Ex Conscriptos Combatientes en Malvinas de Entre Ríos, en las personas de su presidente, Ramón Jesús De León y de su secretario, Fernando Jaime”.

FUENTE: NOVA (Noticias de Argentina y el Mundo )

Compartí

0
Shares

Leave A Comment