Noticias Sin categoría

En un emotivo acto, alumnos de Tandil presentaron un mural en homenaje a los combatientes de Malvinas

01 Dic 19
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

En un emotivo acto que contó con la presencia de excombatientes y familiares de caídos en el Conflicto del Atlántico Sur, los alumnos de quinto año de secundaria de la orientación Naturales del Colegio Sagrada Familia rindieron un homenaje a los Héroes de Malvinas con un mural que pintaron en el patio interno de la institución.

“La memoria nos ayuda a aprender del pasado. Hoy queremos homenajear a los héroes que combatieron en el Conflicto Bélico del Atlántico Sur en 1982; es una oportunidad para reivindicar la memoria, la soberanía y la libertad”, destacaron los chicos ante la atenta mirada del público presente, entre ellos los excombatientes Manuel Larrosa, César Román y Julio Aro.

El mural lo llevaron a cabo los alumnos en el marco de un proyecto anual que realizaron de manera conjunta entre las materias de Arte e Historia. El propósito del mismo era que los estudiantes no solo aprendieran sobre lo que fue la Guerra sino que también se convirtieran en “agentes malvinizadores” y pudieran conocer y transmitir el significado del hecho.

“Muchas personas que nos acompañan hoy se apropiaron de la causa y de su trabajo, y ayudaron a que este hecho y sus protagonistas no queden olvidados, como Santiago Calvo y su museo en Gardey, la gente del Museo del Fuerte y los investigadores de la Unicen”, sostuvieron los jóvenes y agregaron que fueron fundamentales para poder realizar el mural las autoridades que los apoyaron en el día a día, los docentes que les cedieron horas y los acompañaron en las salidas, y sus familias, que los apoyaron en cada emprendimiento.

Tras la presentación efectuada y el ingreso de la Bandera de la Argentina, tomó la palabra Ignacio Drysdale, quien explicó que el motivo de la cita fue para poner a los presentes “en órbita”: “Desde que empezó el año se presentó un trabajo para que la sociedad se diera cuenta que se está olvidando un hecho muy importante que ocurrió en 1982”.

Contó que con sus compañeros no se enfocaron ni se propusieron tomar una postura frente a la guerra sino en no olvidar lo acontecido y reconocer a los hombres que dieron su vida por la Patria.

“Tras ir al Museo de Gardey y a Mar del Plata, donde charlamos con excombatientes y padres de caídos, decidimos iniciar este mural para reconocerlos, no olvidarlos y concientizar a todos los alumnos que estudian acá”, detalló Drysdale.

La historia y los detalles de la obra

Tras la alocución del adolescente se hizo cargo del micrófono Analía Carlomagno, la profesora de arte del establecimiento, y expuso las diferentes etapas por las que transitaron y cómo llegaron a ese modelo de mural.

“Cuando las profesoras me convocaron para formar parte de este proyecto me fue imposible negarme. Vivenciarlo con los protagonistas y en primera persona fue el eje motivador”, aseguró.

Añadió que las ideas para homenajear a Malvinas era muchas y muy variadas, pero siempre con el punto en común de hacer un mural. El lugar elegido para realizarlo no fue improvisto, sino que se pensó y se decidió que se hiciera ahí porque por allí transitan a diario prácticamente todas las personas que concurren al Colegio, desde nivel inicial hasta secundaria.

“En septiembre comenzamos a hacer los bocetos, cada uno de los chicos hizo un  diseño y a partir de una votación elegimos cinco y luego decidimos fusionarlos en uno. Para ello tuvimos dos elementos en cuenta: lo sintáctico, relacionado con las formas, los colores, el equilibrio; y lo semántico, el mensaje que queríamos trasmitir”, indicó Carlomagno y remarcó que “es una obra llena de simbología porque cada componente que la conforma transmite, a cada uno de los que se para adelante, el mismo sentimiento que late en nosotros”.

En la obra se puede advertir sobre el costado derecho un soldado que contempla la escena, una Bandera Nacional texturizada, en el centro un sol brillante y “esperanzador”, un barco, un avión, los laureles, un cielo amaneciendo, la tierra, en ella las cruces de los caídos, y, finalmente, las islas realizadas íntegramente con espejos “para que cada vez que pasemos por enfrente nuestro reflejo siempre esté presente y cuando nos paremos ante él recordemos que todos dimos algo y algunos dieron todo”.

Emoción al escuchar a los protagonistas de la historia

Acto seguido, las Hermanas bendijeron el mural y más tarde la directora del establecimiento, Wanda Ferradanes, agradeció a los que formaron parte del proyecto y reconoció que era un honor poder recibir a los excombatientes y familiares. “Con este humilde homenaje queremos decirles que nunca los vamos a olvidar”, señaló emocionada e invitó a Julio Aro y Federico Planes a que pasaran al frente.

Fue Aro, excombatiente y presidente de la Fundación No Me Olvides de Mar del Plata, quien comenzó con su discurso agradeciendo por la invitación y revelando que su fuente de inspiración es Federico, padre de Marcelo, un caído en combate, ya que “jamás bajó los brazos”.

“Cuando hablamos de que tienen un futuro increíble, tengo que decirles que no, eso es mentira. Ustedes tienen un presente maravilloso, fantástico. Lo que han hecho, a uno lo emociona y le parte el corazón cuando ve a las Islas con los espejos. Porque cada uno que pase se tiene que ver y tiene que saber que eso es nuestro”, les dijo a los jóvenes y completó: “Por eso luchamos y por eso vamos a seguir en este camino de la paz. No hay otra forma de recuperarlas que no sea la paz”.

Las lágrimas comenzaron a brotar en varios de los presentes y se multiplicaron cuando tomó la palabra Planes.

“Marcelo era un joven que con 18 años, como dictaba la ley, fue a cumplir con el Servicio Militar obligatorio. Ingresó en la segunda semana de febrero y el 29 de abril pisó Malvinas. Cuando se fue, lo hizo con todo el amor de una Argentina. Él decía a su mamá: ‘Decile a papá que se sienta orgulloso, que su hijo va a defender la Patria’. Algo que suena hasta un poco rimbombante, pero era la verdad”, narró.

Aprovechó la ocasión para decirles a los chicos que “no olviden que hubo 649 argentinos que ofrendaron su vida por la Patria, que no es más que todos nosotros”.

Con lágrimas en los ojos y la voz quebrada por la emoción, Ferradanes cerró el acto exponiendo que “este mural es un inicio de todo lo que tenemos pensado para que nuestros alumnos se conviertan en mensajeros de la paz”.

FUENTE: www.eleco.com.ar

Compartí

0
Shares
colaboradores

Recibí toda la info por Whatsapp