Noticias

Facundo Duarte nadó en las Islas Malvinas. Próximo desafío: La Antártida?!

06 May 19
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

El deportista extremo sampedrino unió, a nado, las Islas Gran Malvina y Soledad en sistema de postas, junto a otros 6 nadadores, en lo que fue el 3º Desafío del Atlántico Sur, entreent 13 al 20 de Abril. Además, se nadó en la Bahía de la Gran Malvina y en la zona cercana al cementerio de Darwin. El próximo gran desafío sería nadar en la Antartida en el 2021.COMPARTE: 

Facundo Duarte y la geografía de la Islas Malvinas como escenario

Facundo Duarte y la geografía de la Islas Malvinas como escenario

Facundo Duarte sigue cumpliendo sueños y desafíos personales. Esta vez, el sampedrino, junto a 6 nadadores y nadadoras, unió las Islas Gran Malvina e Isla Soledad a través del estrecho de San Carlos, emblemático lugar para los argentinos, por que fue allí donde desembarcó la Expedición Británica en la Guerra de Malvinas.

Reconocimientos: Diploma, Medalla del evento y medalla realizada por uno de los nadadores en madera - Foto Visión Regional

Reconocimientos: Diploma, Medalla del evento y medalla realizada por uno de los nadadores en madera – Foto Visión Regional

Fueron 7 días de una experiencia increíble, por que, como comentó Facundo: «el viaje lo divido en varias etapas». Compartió el viaje, además de sus compañeros y compañeras de aventuras reclutados por Claudio Split, de NAF (Nadadores de Aguas Frías)  y Julio Aro, de la Fundación de ex combatientes «No me olvides», con 25 ex combatientes Correntinos, visitaron el Cementerio de Darwin y varios puntos de las islas, tristemente recordados, por ser escenario de batallas trascendentes en el confilcto del Atlántico Sur; Monte Longdon y Tumbledown entre otros. Además, luego del desafío acuático, tuvieron 3 días de turismo puro, donde recorrieron Puerto Argentino (Port Stanley) y realizaron diferentes actividades. 

La parte deportiva en si, consistió y bajo propuesta original, de unir las dos grandes islas que conforman el archipielago de las Malvinas, es decir la Isla Soledad e Isla Gran Malvina, a través del estrecho de San Carlos en sistema de postas. Fueron 7 nadadores y nadadoras que hicieron el recorrido de 6,5 kilómetros en 2 horas 5 minutos, con una temperatura del agua de entre 6 y 7 grados y una temperatura ambiente de 2 o 3 grados. Aunque originalmente iban a ser 4 kilómetros en 1 hora, el recorrido se alargó a esa distancia debido a la dureza de la corriente y las condiciones del mar.

Para el desafío, los organizadores contrataron un Velero, el Ypaqué 2, que fue su hogar durante los siete días que duró el viaje. Vivir en el velero, trajo los problemas comunes a las personas no acostumbrados al bamboleo de las embaraciones, además sumado a la dureza de las condiciones climáticas de la zona, mucho viento y fuerte oleaje, produjo complicaciones físicas para algunos deportistas que debieron recorrer menos distancia en la travesía. La idea de muchos de los nadadores fue la de completar el recorrido en forma personal, pero los problemas que trajo el azote del clima en el velero impidió a algunos deportistas hidratarse o alimetarse correspondientemente, así que no les quedó otra alternativa que hacerlo en postas. Facundo nadó durante 30 minutos, aproximadamente, de las dos horas que duró el recorrido, con la posibilidad de volver a tirarse si no se completaba el cruce.

Facundo en acción, detrás se aprecia el acantatilado del Estrecho San Carlos - Foto Facundo Duarte

Facundo en acción, detrás se aprecia el acantatilado del Estrecho San Carlos – Foto Facundo Duarte

Los deportistas arribaron el sábado, el domingo hicieron algunas pasadas de aclimatación en la zona cercana al Cementerio de Darwin, y el lunes se realizó el cruce. Dentro de la enorme cantidad de anécdotas, Facundo cuenta: «Fuí el primero en largar, me dejaron en la Isla Gran Malvina, cuando me comienzo a meter en el agua aparece un lobo marino, una y otra vez, me entró un poco de incertidumbre, yo no era del lugar, el sí, pero luego, se acerca el gomón y se vé, que por el ruido del motor, se alejó». Otro hecho que destaca es el acompañamiento permanente de dos toninas. «Una de las chicas que venía nadando después de mi, vio que algo se acercaba desde el fondo y llega a tocarla, pegó un grito, y el organizador le transmitió tranquilidad, por que el animal estaba reconociendo que era lo que nadaba por ese lugar. A partir de ahí, las toninas nos acompañaron todo el tiempo». 

En los primeros metros del recorrido tuvo que atravesar un colchón de algas que alcanzan un densidad importante - Foto Facundo Duarte

En los primeros metros del recorrido tuvo que atravesar un colchón de algas que alcanzan un densidad importante – Foto Facundo Duarte

Posteriormente, sumados a otro grupo que viajó de nadadores/as reclutados por los organizadores pero alojados en un hotel, se nadó en la Bahía de Puerto Argentino en conjunto entre los dos grupos, donde el grupo de ex combatientes pudo observar la actividad. Allí recuerda Facundo lo que sintió en ese momento: «nos olvidamos del frío, uno mientras nadaba observaba los montes y desniveles y no podía dejar de pensar que allí se habían vivido los horrores de la guerra».

Otro emotivo momento lo vivieron junto a los ex combatientes, coincidiendo en el Cementerio de Darwin, donde pudieron visitar a su compañeros que descansan en Malvinas. Facundo pudo visitar la tumba del sampedrino Mateo Sbert. Además, gracias al duro trabajo realizado por Julio Aro y Geoffrey Cardozo, un ex militar británico, se pudieron reconocer la identidad de cada tumba, donde solo quedan pocos cuerpos sin reconocer. Ya casi no rezará más, el trístemente recordado: «Soldado Argentino solo conocido por Dios». Los ex combatientes, el marplantense Aro y el británico Cardozo, fueron nominados para al Premio Nobel de la Paz por este trabajo.

Con la delegación completa del 3° desafío del Atlántico Sur - Foto Facundo Duarte

Con la delegación completa del 3° desafío del Atlántico Sur – Foto Facundo Duarte

El próximo desafío, y gracias a la excelente relación lograda con el dueño del Ypaqué 2, salió la posibilidad de nadar, nada más y nada menos, que en la Antartida, donde ya hay experiencia anterior, por lo que si todo va por lo carriles normales, dentro de lo normal que pude ser este tipo de desafíos, Facundo Duarte estará cumpliendo un nuevo logro en el 2021. Además, este año, se fijó un calendario nacional de invierno de la flamante NAF que tendrá seis fechas; Monte Hermoso, Lago del Rocío de Pilar, Las Grutas y Viedma son algunos de los lugares que serán sede de estos desafíos. Otro deseo de Facundo, es armar una fecha en el invierno sampedrino donde muchos deportistas locales puedan unirse a la acción que propone esta actividad. Nada parece imposible para Facu, todo parece simple, como su persona…, gran persona.

FUENTE: www.visionregional.com.ar

Compartí

0
Shares
colaboradores

Recibí toda la info por Whatsapp