Noticias

Lanzan campaña para que viaje a Malvinas la madre del soldado que abrió proceso de identificación

05 Dic 19
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

Corrientes.

Se lanzó a nivel nacional la campaña para que pueda viajar a Malvinas la madre del ex combatiente correntino Gabino Ruiz Díaz, cuya identificación abrió el proceso para que pueda conocerse la identidad de más 115 ex combatientes que estaban enterrados como NN en el cementerio de Darwin. Para visitar su tumba, Elma Pelozo, su madre, requiere un avión sanitario que tiene un costo de más 30 mil dólares.

Este martes se produjo el lanzamiento de la campaña «No me olvides» con el fin de reunir fondos para que Elma Peloso viaje a Malvinas a visitar los restos de su hijo que, en 2008, fue identificado, ya que, hasta ese entonces, sus restos permanecían anónimos.

El viaje en un avión sanitario privado tiene un costo de 30.000 dólares, además de un grupo de médicos que brindarán asistencia a Elma.

Elma Peloso vive en una localidad a más de 100 kilómetros de la capital de Corrientes. Su hijo, Gabino Ruiz Díaz, cayó en las Islas Malvinas durante el conflicto bélico.

Gabino Ruiz Díaz, ex combatiente de Malvinas, fue el primero en ser identificado en el marco de la campaña internacional que posibilitó avanzar en la identificación de los cuerpos de soldados argentinos que estaban enterrados como NN en el cementerio de Darwin.

LA HISTORIA DE GABINO
Cuando Gabino Ruíz Díaz, ex combatiente y héroe de la guerra de Malvinas, anotó su DNI en la medalla que colgaba de su cuello, no sabía que ese número no solo serviría para identificar su cuerpo, 35 años después, sino que también sería la punta del ovillo para impulsar la iniciativa de la Fundación No me olvides, que contó con el acompañamiento de la Cruz Roja Internacional, de los gobiernos argentino y británico, y del Equipo Argentino de Antropología Forense.

Así, los ex soldados combatientes en Malvinas Julio Aro, José María Raschia y José Luis Capurro daban entonces los primeros pasos de un proceso que llevaría casi una década, proceso que finalmente develó que aquella tumba era realmente la de Gabino, pero que también permitió conocer la ubicación exacta en Darwin de, hasta ahora, 115 hombres más, a través de esta causa humanitaria que aún no finalizó y que les permite a las familias comenzar a cerrar sus duelos.

Una década atrás, el primer paso fue visitar a los padres de Gabino para contarles el proyecto. Ante la respuesta afirmativa de los familiares, se comenzó un camino lleno de obstáculos que de a poco se fueron superando. El padre de Gabino murió en medio de esta búsqueda, pero su madre, Elma Pelozo, pudo ser informada del paso a paso y recibir finalmente la noticia liberadora: los restos de su hijo están en la tumba D.A.2.15, en el sector A del Cementerio de Darwin.

EL CASO DE ELMA
A mediados de marzo de este año, una comitiva de familiares de los ex combatientes argentinos enterrados en Darwin viajó a Malvinas para visitar las tumbas de los soldados identificados.

En ese viaje, estuvo Geoffrey Cardozo, el militar inglés que, al finalizar la guerra, viajó a las Islas Malvinas y se encargó de construir el Cementerio de Darwin, donde yacen más de doscientos argentinos; pero también el que hizo posible que muchos de esos restos pudieran recuperar sus nombres décadas después.

Tras ese viaje de marzo de este año, Cardozo tenía previsto reunirse con Elma Pelozo, la madre de Gabino, pero por cuestiones de salud la madre del ex combatiente no pudo hacerlo.

Ante ello, el mismo Geoffrey Cardozo decidió visitar a la mujer en su casa ubicada en la localidad de San Roque, Corrientes, más precisamente en Colonia Pando donde Gabino tiene una estatua conmemorativa.

Para Cardozo esa visita a Elma era considerada como un «cierre» de todo el proceso de identificación de soldados que se inició con el caso de Gabino.

Cardozo, junto a una delegación organizada desde la Nación, pretendía saludar a Elma Pelozo, la madre de Gabino Ruiz Díaz, el ex combatiente de Malvinas que fue el primero en ser identificado tras las gestiones de Cardozo. Pero organizaciones de ex combatientes sintieron que la visita de «un inglés» a la localidad sería recibida como una «puñalada a traición».

Finalmente, la delegación cuando estaba cerca de San Roque emprendió la vuelta a Buenos Aires por falta de garantías y el clima hostil que se había apoderado de los ex combatientes y algunos de sus familiares.

FUENTE: http://www.momarandu.com/

Compartí

0
Shares

Gracias por el apoyo:

Recibí toda la info por Whatsapp