Blog Detail

Proyecto ADN

23 Oct 14
Alberto Mena
No Comments

La Fundación No Me Olvides es la impulsora de la investigación y el proyecto de realización de exámenes de ADN para identificar a los 123 caídos argentinos sepultados en el cementerio de Darwin, en Malvinas.
Esta iniciativa fue anunciado formalmente ante la opinión pública durante el acto del 2 de abril de 2012 en Ushuahia por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el 14 de junio del mismo año fue presentando en las Naciones Unidas. En esa oportunidad, acompañaron a la Presidenta dos mamás (Raquel Ugalde, de Haedo, madre de Daniel, soldado clase 61, y Sonia Ortega, de Río Gallegos, madre del soldado clase 62 José Honorio) y a dos hermanas (Ana Monzón, de Chaco, y Norma Gómez, de Corrientes, cuyos hermanos Juan Carlos y Eduardo murieron en la guerra), Julio Aro y Miguel Raschia, ambos integrantes de la fundación, quienes viajaron especialmente invitados por el Ministerio de Relaciones Exteriores.
En el año 2008, junto a otro ex combatiente marplatense, José Luis Capurro, Aro y Raschia viajaron a Londres para conocer e intercambiar experiencias con veteranos de guerra ingleses en post de adquirir conocimientos para poder ayudar a otros compañeros.
El último día de nuestra visita, el coronel británico Geoffrey Cardozo le entregó a José Luis un sobre y le dijo: ustedes sabrán qué hacer con él. Cuando volvieron hicieron traducir los documentos y en base a ellos realizaron el mapa del cementerio de Darwin. Los datos habían sido recabados por este militar inglés encargado de recoger los cuerpos en el campo de batalla, limpiarlos, registrar las pertenencias que tuvieran entre sus ropas y darle sepultura. Los soldados argentinos no tenían chapas identificatorias, pero sí cartas y otros elementos que figuraron en este informe y dan un alto porcentaje de indicios para poder saber quién está enterrado en cada una de las tumbas.
En abril de 2011, los marplatenses conocieron a la periodista de la revista Gente Gabriela Coccifi, le comentaron los detalles del informe y la posibilidad de que a través de exámenes de ADN se pudiera lograr la identificación de cada cuerpo. La periodista conectó a la fundación con el Equipo Argentino de Antropología Forense, quien certificó que el proyecto es viable obteniendo una simple muestra de sangre de un familiar de cada uno de los caídos en la guerra; y a su vez envió un mail al músico inglés Roger Waters sabedora del interés del ex Pink Floyd por estas causas. Finalmente a principios de 2012, Waters pidió los datos del proyecto y en su visita a la Presidenta argentina en el mes de marzo le comentó la iniciativa. De forma inmediata, Cristina Fernández de Kirchner dio instrucciones para que desde el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos pusieran toda la estructura necesaria para llevar adelante el pedido formal ante la ONU.
Por otra parte, la fundación se encargó de hablar con cada papá, con cada mamá de los caídos explicándoles la idea, recorriendo durante meses varios pueblos de Chaco , Corrientes, la provincia de Buenos Aires y Santa Cruz, buscando a las familias de los compañeros que están enterrados en Malvinas. Ya han sido tomadas las muestras de sangre de la mayoría de los familiares que aceptaron esta propuesta y se está al aguardo del permiso del gobierno británico para realizar a través de sondas, pequeñas muestras óseas de las tumbas para comparar el ADN con los de los familiares sin tener que retirar ningún cuerpo.
A más de 30 años es increíble que haya 123 argentinos debajo de cruces en Malvinas y no estén identificados. En aquel viaje a Londres, los representantes de la Fundación entendieron que lo más doloroso era ver esas placas que decían ‘Soldado Argentino sólo conocido por Dios’.

Compartí

0
Shares

Leave A Comment