Blog Detail

Ya son 100 los soldados identificados en Malvinas

06 Oct 18
Alberto Mena
No Comments

1, 10, 100

Por Beto Mena ( periodista de Radio Brisas 98.5 – Mar del Plata )

Números, cifras, cantidades. En realidad, hay muchísimo más detrás de ellos.

En 1 año, después de un trabajo que llevó 10, 100 Héroes de Malvinas recuperaron su identidad, 100 tumbas dejaron de tener una lápida con la inscripción “Soldado Argentino Solo Conocido por Dios” para tener grabado un nombre y un apellido.

Haber logrado esto en menos de un año parece el final de una película. Pero detrás de esto hay una gran historia de lucha, de perseverancia, de convicciones firmes y de trabajo incansable. Y ese número cobra otra dimensión cuando se tiene en cuenta que se logró en menos de doce meses lo que no se hizo en 36 años. Y no es tiempo de preguntarse por que los argentinos tardamos tanto en darnos cuenta que esto era posible. Es tiempo de reconocer a aquellos que acompañaron el sueño de un simple soldado argentino que creyó fervientemente que esto podía lograrse  y que había más de 120 familias que después de haber dado a la Patria lo más valioso que tenían, la vida de sus hijos, no se merecían la enorme tristeza de no saber donde habían sido enterrados. Porque no sólo Dios los conocía. Había madres, padres, hermanos, amigos, que compartieron sus vidas hasta que la guerra, la peor pesadilla que puede vivir un pueblo, se los arrebató.

Y nada fue fácil, ni siquiera lo es hoy. Julio Aro, ese soldado que en el 2008 decidió junto a un grupo de amigos comenzar a decir que no era imposible, que si los gobiernos ponían por encima de cualquier interés la cuestión humanitaria, que si los rencores daban paso a la posibilidad concreta de lograr devolverle a los Héroes su identidad, logró demostrar que lo que parecía una utopía podía convertirse en una realidad.

Hoy es tiempo de agradecer a muchas personas que creyeron y acompañaron el proyecto de los ADN. Geoffrey Cardozo, el coronel británico que fue quien permitió que tantos años después este sueño se pudiera cumplir, enterrando a los combatientes argentinos con todos los honores y mostrando que detrás de un soldado enemigo puede haber un gran hombre. Gaby Cociffi, una periodista que tomó como suya esta causa cuando conoció esta historia y logró que se abrieran puertas que hasta ese momento estaban cerradas. Roger Watters, el genial músico de Pink Floyd, que increíblemente fue la persona que terminó de convencer a quienes podían como autoridades actuar, lo hicieran. A los papás y mamás que como siempre decimos en la Fundación No Me Olvides, lograron convertir el dolor en fuerza creativa. A los funcionarios que pusieron todo lo necesario para que la tarea de recorrer gran parte del país para hablar con las familias de los caídos fuera posible. A la Cruz Roja Internacional y al Equipo de Antropología Forense por el profesionalismo y el respeto para llevar adelante la tarea de obtener las muestras para realizar los estudios. A los que creyeron desde el primer momento que este proyecto no tenía ningún otro objetivo que no fuese lograr llevar el alivio a las familias que finalmente podrán saber debajo de qué cruz descansan sus hijos. A los que se opusieron en un principio pero terminaron reconociendo el logro alcanzado, porque es entendible la desconfianza cuando se trata de algo tan sensible. A los medios de comunicación que siempre estuvieron. Y a todos aquellos que tuvieron una palabra de aliento, que acompañaron de una u otra manera este proceso.

100 es un número importante. Pero cada uno de los números que se van sumando hasta alcanzar esa cifra esconde una historia, un rostro, una familia, lágrimas y angustias, orgullo y dolor. Hoy podemos decir con emoción que a cada uno de esos números pudimos ponerle el nombre y el apellido de un argentino que entregó su vida por la Patria. Hoy , además de Dios, muchos más los conocemos y sabemos que serán para siempre nuestros Héroes de Malvinas. Ya falta mucho menos

Compartí

0
Shares

Leave A Comment