Noticias

Se inició el proyecto Sembrando Memoria para tener una réplica del cementerio de Darwin en Mar del Plata

06 Ago 23
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

Julio Aro, ex combatiente de Malvinas y presidente de la Fundación No Me Olvides, encabezó el acto que dio inicio a las obras del proyecto Sembrando Memoria. Estuvo presente el intendente de General Pueyrredon, Guillermo Montenegro, y concejales de distintos partidos políticos.

La iniciativa abarca la construcción de una réplica del cementerio de Darwin que estará emplazada en el barrio Costa Azul, en el sur de la ciudad de Mar del Plata. La zona delimitada está comprendida por la ex Ruta Provincial 11; la cantera central, entre colectora y ex Ruta 11; y la proyección de las calles 479 y 481.

Este monumento tiene por objetivo honrar y recordar a los veteranos de la guerra caídos en las Islas Malvinas. La primera parte de la obra abarca la plantación de árboles a cambio de cruces. Al término del acto, Julio Aro habló con el móvil de Radio Brisas emocionado por lo vivido. «Ves el entorno y te brota adentro algo que no lo podés explicar. Estamos muy cerquita de poder lograrlo», expresó.

Además, destacó la presencia del intendente Guillermo Montenegro y de los concejales de los diferentes espacios políticos. «Esto no tiene una batería política, tiene la bandera celeste y blanca, y el amor por el prójimo. La verdad que es una foto que me encantaría tener en el living de mi casa para demostrar que cuando se quiere se puede», comentó el presidente de la Fundación No Me Olvides.

En este sentido, Julio Aro remarcó que «hoy estamos sembrando vida y va a perdurar en el tiempo. Dije que nos podemos morir en paz porque las futuras generaciones van a saber quién es, dónde nació, dónde estuvo, y la verdad es que no tenemos palabras para agradecer».

Por último, contó que la caja que estaban enterrando contiene el nombre de las personas que asistieron al acto para que en un futuro si alguna vez se desentierra se sepa quienes lo hicieron posible. «Es como una cápsula del tiempo donde hay varios diplomas de todos los que estuvieron presentes para que en algún momento cuando no estemos sepan quién participó, y si la tierra lo degrada se va a transformar en energía para los compañeros que van a estar acá sembrados», explicó.

FUENTE: infobrisas.com

Compartí

0
Shares

Julio Aro colocó la fotografía de un héroe de Malvinas y solo quedan cinco por identificar

01 Ago 23
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

Julio Aro, presidente de la Fundación No Me Olvides, colocó una nueva foto en el mapa de los caídos de Malvinas que se encuentra en el hall de la Municipalidad de General Pueyrredon. Fue este martes en un emotivo acto. «Estamos felices, seguimos cumpliendo sueños», remarcó.

 

En la municipalidad se encuentra un mapa con la ubicación exacta de los caídos en Malvinas en el cementerio de Darwin. Los héroes estuvieron durante mucho tiempo sin nombre y ahora solo quedan cinco por colocarle el nombre y la foto.  «El mapa estuvo durante muchos años con una placa que decía Soldado solo conocido por Dios. Gracias a este proceso tenemos 121 compañeros que recuperaron la identidad. Hoy pudimos colocar el número 6 y faltan solamente cinco para poder llenar el mapa», contó con emoción Aro en el móvil de Radio Brisas.

 

El soldado identificado es Jorge Eduardo López, cabo segundo de Prefectura quien falleció durante el hundimiento Buque ARA Isla de Los Estados. «No enorgullece porque el trabajo para identificarlos es complejo». Para poder hacerlo realidad, Aro destacó el trabajo de Gabriela Cociffi, y dejó en claro que «a los familiares no se los abandona. No es que le pedimos una muestra de sangre y listo, acá está la fundación que los acompaña».

 

Por último, sostuvo que lo más complicado para poder llegar a la identidad de un caído en Malvinas es poder encontrar a un familiar, por eso «siempre terminamos las notas diciendo que si por favor conocen a familiares de algún caído que está sin identificar que nos avise».

FUENTE: infobrisas.com

Compartí

0
Shares

Identificaron a otro excombatiente de Malvinas: Jorge Eduardo López, un voluntario de 19 años

01 Ago 23
Alberto Mena
Aún no hay comentarios
El cabo segundo de Prefectura Naval Argentina perdió la vida en el hundimiento del buque ARA Islas de los Estados. Este martes colocaron su imagen en el hall de la municipalidad.

El equipo de Antropología Forense logró identificar a fines de junio a otro excombatiente de Malvinas: se trata de Jorge Eduardo López, cabo segundo de la Prefectura Naval Argentina que murió en el el hundimiento del buque ARA Islas de los Estados. Tenía apenas 19 años, había ido a la guerra como voluntario y con él ya son 121 los soldados identificados del cementerio de Darwin. 

La novedad fue anunciada por la Fundación «No me olvides», que este martes a la mañana colocó una fotografía de López en el plano del cementerio ubicado en el hall de la municipalidad. Allí estuvo Julio Aro, referente de la organización, que se mostró conmovido por la nueva identificación. «Hace muy poquito se pudo identificar a este compañero pero para eso se trabajó durante mucho tiempo. Fue la hermana del soldado la que se acercó a Equipo Argentino de Antropología Forense, dio una muestra de sangre y los resultados están a la vista: Eduardo López está identificado», resumió Aro.

En ese sentido, celebró el hecho de que haya «un compañero más en este camino de devolverle el rostro y la identidad» a los soldados que durante años estuvieron enterrados en el cementerio de Darwin, bajo una lápida que rezaba: «Soldado solo conocido por Dios». «Es un peso enorme que te sacás de la espalda; nosotros caminábamos muy jorobados por el peso de la historia, por tener 121 placas con esa leyenda horrible y hoy caminamos más erguidos porque el peso de esa placa va desapareciendo», reflexionó. 

 

Julio Aro, responsable de la Fundación "No me olvides" colocó la imagen de López en un mural de la municipalidad.
Julio Aro, responsable de la Fundación «No me olvides» colocó la imagen de López en un mural de la municipalidad.
 

Aro admitió que aún no toman dimensión del trabajo que están haciendo, sobre todo porque implica recorrer permanentemente el país en busca de muestras de sangre y algún otro dato que permita ponerle nombre y apellido a los soldados que descansan en suelo malvinense. «Hoy falta identificar a cinco soldados en este gran proyecto humanitario. Por eso tenemos la alegría inmensa de poder dormir en paz, de tener la tranquilidad de que cumplimos, que no le fallamos a las familias y esas mamás hoy tienen un lugar donde decir: ‘mi hijo descansa en paz'», sentenció.

FUENTE: 223.com.ar

Compartí

0
Shares

Malvinas, hay un nuevo soldado identificado: el joven que fue de voluntario a la guerra sin contarle a su familia

01 Jul 23
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

El cabo de la Prefectura Naval Jorge Eduardo López murió el 10 de mayo de 1982 en el trágico bombardeo inglés al buque mercante Isla de los Estados. La noche del ataque estaba cumpliendo la misión de llevar víveres al Regimiento 5, aislado en Puerto Yapeyú. La historia de un héroe de 19 años que no quiso preocupar a sus padres y dejó al amor de su vida con la promesa de volver.

“Yo quiero ir”, dijo con los ojos iluminados. “Estás loco, no sabés lo que es la guerra”, le respondió su padre. La pequeña pantalla del televisor mostraba la imagen de la Plaza de Mayo repleta y al presidente de facto Leopoldo Fortunato Galtieri proclamando desde el balcón: “Hoy 2 de abril de 1982 ya flamea la bandera argentina en nuestras islas”.

“Lo vamo’ a reventar, lo vamo’ a reventar”, aulló la multitud. “¡Argentina, Argentina!”, flamearon las banderas patrias. Jorge Eduardo López, todavía vestido con su uniforme de la Prefectura Naval, no pudo disimular su emoción: “Me voy de voluntario a las Malvinas”.

Sentados en la cocina de la casa en Tigre, sus padres María Magdalena Caldeiro y Juan Carlos López -ella ama de casa, él carnicero- le rogaron que no lo hiciera. Y el joven de 19 años calló, acarició la cabeza de su hermana menor Claudia, de 14, y fue a cambiarse para la cena.

“Pero sin que nadie lo supiera él se anotó en Prefectura, donde era marinero, para ir de voluntario”, recuerda frente Infobae su hermana. Treinta y nueve días después de aquel viernes en familia Jorge había muerto en la guerra.

La noche del 10 de mayo de 1982, el buque Isla de los Estados navegaba a oscuras por el Estrecho de San Carlos para llevar víveres, municiones, vehículos y medicamentos al Regimiento 5, la fuerza más aislada en Puerto Yapeyú. A las 22:15 la noche se hizo día y las explosiones sacudieron la calma. El infierno había comenzado. El barco fue atacado por la fragata británica Alacrity. Quince disparos de cañón dieron de lleno y todo fue fuego y muerte. De los 25 tripulantes solo dos lograron sobrevivir.

Desde ese día, Jorge Eduardo López fue un “desaparecido en acción”. Su cuerpo, creyeron durante 41 años quienes lo amaron, se lo había tragado el mar. Pero hoy, la historia del héroe volvió a reescribirse.

Pasión por el río y amor por Rosana

A las cinco de la mañana del 26 de junio de 1962, en una clínica de Caballito, el médico le anunció a la joven madre que paría su primer hijo: “Es un varón”.

María Magdalena lloró y besó al recién nacido. Un año antes había perdido un embarazo avanzado y este bebé llegaba en una fecha que solo podía anunciar felicidad: era su cuarto aniversario de casada. Juan Carlos López, su esposa y el pequeño no tardaron en instalarse en Tigre para construir allí la vida que soñaban. Seis años más tarde nació Claudia y la familia estuvo completa.

 

María Magdalena Caldeiro con su primer hijo, Jorge Eduardo (Crédito: Gentileza Claudia López)María Magdalena Caldeiro con su primer hijo, Jorge Eduardo (Crédito: Gentileza Claudia López)

Jorge creció en los tiempos en que los vecinos jugaban en la calle y el Club Atlético y Social San Martín, donde se lucía como arquero, era el punto de encuentro de todos los amigos. Hincha de Boca y de Tigre, llegó a jugar al arco en Tigre Jr, pero nunca se imaginó en una cancha primera: él amaba la música. Zurdo, en el colegio lo obligaron a escribir con la derecha y aunque le fascinaba tocar la guitarra nunca pudo encontrar a un profesor de música que quisiera enseñarle a tocar con su mano izquierda.

Juan Carlos López  y María Magdalena con su hijo (Crédito: Gentileza Claudia López)Juan Carlos López y María Magdalena con su hijo (Crédito: Gentileza Claudia López)

No le gustaba mucho estudiar, y a los 16 dejó el colegio de oficios Don Orione para ir a trabajar. Comenzó en un negocio de frenos para autos, donde el dueño le enseñó a rectificar. Y allí estuvo hasta que le tocó el servicio militar. Los López siguieron el sorteo por la radio: “Le tocó el número 637, iba a ir a Prefectura”, señala Claudia.

Un año más tarde, Jorge anunció en su casa: “Voy a ser marinero”. Había decidido quedarse en la fuerza. Y ahí cambió su destino. Fue a la División Patrullaje, al Puerto, se especializó en el manejo de jeeps Mercedes Benz y en junio de 1981 lo enviaron a Puerto Belgrano para realizar nuevos cursos.

Jorge Eduardo se lucía como arquero en Club Atlético y Social San Martín. Hincha de Boca y de Tigre, llegó a jugar al arco en Tigre Jr,  (Crédito: Gentileza Claudia López)Jorge Eduardo se lucía como arquero en Club Atlético y Social San Martín. Hincha de Boca y de Tigre, llegó a jugar al arco en Tigre Jr, (Crédito: Gentileza Claudia López)

Estaba enamorado de Rosana Torres, una vecina a quien había sacado a bailar el día que ella emocionada celebró sus 15 años, y en secreto planeaban un futuro con hijos y una casa con fondo.

“Cuando Jorge no volvió de la guerra ella estuvo muy mal, hasta tuvo que ir al psicólogo. Durante años, junto a sus padres, vino todas las tardes a casa para acompañar a mi madre que estaba sumida en una profunda depresión. Rosana sufrió mucho”, recuerda Claudia.

Jorge estaba enamorado de Rosana Torres, una vecina a quien había sacado a bailar el día que ella emocionada celebró sus 15 años, y en secreto planeaban un futuro con hijos y una casa con fondo.(Crédito: Gentileza Claudia López)Jorge estaba enamorado de Rosana Torres, una vecina a quien había sacado a bailar el día que ella emocionada celebró sus 15 años, y en secreto planeaban un futuro con hijos y una casa con fondo.(Crédito: Gentileza Claudia López)

La última Navidad que pasaron juntos fue toda felicidad. Pusieron la mesa en el patio, su madre preparó la mesa dulce para los vecinos que cada año iban a saludar después de las doce, y hubo brindis y baile.

“Después de que Jorge murió en la guerra ya no hubo Navidades, ni años nuevos, ni fiestas ni cumpleaños. Ni siquiera celebré mis quince porque en mi casa era todo llanto y dolor. La bomba que había matado a mi hermano también había destruido a mi familia”, llora su hermana.

“Quedate tranquila, mamá”

Fue el lunes 19 de abril de 1982, recuerda Claudia con asombrosa precisión, la primera vez que su madre tuvo un mal presentimiento. Jorge, que salía de trabajar a las dos de la tarde, no llegó a la hora esperada. María Magdalena empezó a desesperarse. Como no tenían teléfono de línea, fue hasta la casa de una vecina para llamar al Edificio Guardacostas. Nadie sabía que ese día se había realizado el sorteo en Prefectura entre quienes se habían anotado como voluntarios para ir a las islas Malvinas. Y Jorge había sido uno de los elegidos. Pero él llegó a su casa pasadas las ocho de la noche y no dijo nada. No quiso preocupar a sus padres y a su hermanita.

Jorge con su uniforme de la Prefectura Naval ArgentinaJorge con su uniforme de la Prefectura Naval Argentina

Dos días más tarde apareció con un uniforme nuevo y comentó como al pasar que lo enviaban a Puerto Belgrano. Se fue en la mañana del 23 de abril muy temprano, tanto que su hermana menor estaba durmiendo y no pudo despedirlo. “La noche anterior comimos en familia y mamá estaba rara, angustiada, creo que ella presentía que iba a las Malvinas”, recuerda Claudia.

Antes de dejar su hogar Jorge entró en puntillas de pie al cuarto de sus padres. Su mamá tenía sobre la mesa de luz una imagen de la Virgen de Luján, de la cual era muy devota, con un rosario. El ruido de la puerta la despertó y adivinó a Jorge en la oscuridad: se estaba llevando el rosario: “Quedate tranquila, mamá”, susurró. Y la saludó tirando un beso al aire.

Fue la última vez que vio a su hijo.

Antes de irse a las islas entró de puntillas en la madrugada al cuarto de su madre y se llevó el rosario que ella guardaba junto a una imagen de la Virgen de Luján. "Quedate tranquila, mamá", le dijo al despedirse (Crédito: Gentileza Claudia López)Antes de irse a las islas entró de puntillas en la madrugada al cuarto de su madre y se llevó el rosario que ella guardaba junto a una imagen de la Virgen de Luján. «Quedate tranquila, mamá», le dijo al despedirse (Crédito: Gentileza Claudia López)

“No sabíamos nada de él. No habíamos recibido ni una carta. Y el 8 de mayo papá se fue al Edificio Guardacostas para preguntar por Jorge -precisa Claudia–. Allí le dijeron que iban a mandar una encomienda, que podíamos enviarle cartas, galletitas, chocolates. Los vecinos también trajeron cosas ricas para mi hermano. Y papá le escribió una carta”.

Unos días más tarde, la marcha militar que precedía a los comunicados del Estado Mayor Conjunto sobre lo que ocurría en la guerra, los puso en alerta: el buque Isla de los Estados había sido hundido.

“A mi mamá le agarró un ataque de nervios porque pensó que en ese barco iba la encomienda y no iba a llegarle nada. Nunca imaginó que Jorge estaba allí embarcado”, se quiebra su hermana.

Malvinas y el final

El 10 de mayo por la noche una lluvia pertinaz envolvía el Estrecho de San Carlos en Malvinas. Los oficiales superiores del buque mercante Isla de los Estados evaluaron quedar fondeados en Puerto Rey por la poca visibilidad o salir para cumplir la misión de llevar víveres a los hombres del Regimiento 5 en Puerto Yapeyú que sin comida no solo debían luchar contra el posible desembarco inglés, también luchaban contra el hambre y el frío.

Buque Isla de los EstadosBuque Isla de los Estados

Jorge estaba en el buque. Poco antes del ataque inglés bromeó con Alfonso López, un marinero mercante de nacionalidad española y que solo una hora después se convertiría en uno de los dos únicos sobrevivientes del bombardeo. El español lo hizo reír: “Con este mismo apellido, ¿no seremos parientes?”.

El buque zarpó a oscuras, para recorrer esas casi 22 millas náuticas (40 kilómetros) que lo separaban de Puerto Yapeyú. El capitán del barco no quería demorar la ayuda para ese millar de soldados que padecían hambre. Llevarían comida, armas, vehículos y medicamentos. Todo les faltaba.

La tripulación del Isla se aprestó para su misión: a bordo eran civiles, al mando del capitán de ultramar Tulio Panigadi. Pero desde el 2 de abril se había asignado un comandante militar, el capitán de corbeta Alois Payarola y una pequeña dotación de refuerzo. La trágica noche final eran 16 civiles, 4 militares, y el grupo conformado por dos miembros del Ejército, un suboficial de la Fuerza Aérea y un marinero de la Prefectura Naval: Jorge Eduardo López.

Jorge Eduardo López recibió la medalla de la Nación Argentina al muerto en combate (Crédito: Gentileza Claudia López)Jorge Eduardo López recibió la medalla de la Nación Argentina al muerto en combate (Crédito: Gentileza Claudia López)

Faltaban solo 8,6 millas cuando estalló la primera explosión. El estallido iluminó la bahía. El Isla de los Estados había sido herido de muerte. El buque comenzó a escorarse. El fuego devoraba todo: una bomba había impactado en los tanques con 300 litros de combustible.

“Me quedé sentado sobre el casco -rememoró años después el entonces capitán de corbeta Payarola, uno de los dos sobrevivientes-. El barco estaba prácticamente horizontal, con los mástiles paralelos al agua. Se veía girar la hélice, mientras se hundía lentamente”.

Todo fue oscuridad y desesperación. Los que pudieron arrojarse al mar fueron tragados por las aguas. Otros murieron en la explosión. Solo Payarola y el marinero español López lograron llegar a la isla Cisne. El capitán de corbeta se lanzó al agua cuando vio que la balsa se desinflaba y nado hasta la orilla, llevando a López que no sabía nadar.

La guarnición argentina que estaba en la isla Gran Malvina, del otro lado del estrecho, necesitaba desesperadamente de víveres y de armamento de defensa. El Isla de los Estados había ido a su auxilio (Gráfico publicado en el libro Malvinas. Puerto Yapeyú 1982, de Roberto Fabián Arias Malatesta)La guarnición argentina que estaba en la isla Gran Malvina, del otro lado del estrecho, necesitaba desesperadamente de víveres y de armamento de defensa. El Isla de los Estados había ido a su auxilio (Gráfico publicado en el libro Malvinas. Puerto Yapeyú 1982, de Roberto Fabián Arias Malatesta)

Días más tarde, dos uniformados de gala de Prefectura Naval tocaron el timbre en la casa de la familia López. María Magdalena comenzó a llorar antes de escuchar la noticia que jamás hubiese querido recibir:

“El buque mercante Isla de los Estados fue hundido el 10 de mayo y su hijo Jorge Eduardo López se encuentra en la lista de desparecidos”.

“Mi mamá se sentó en el sillón para no caerse y abrazó al perrito pequinés que mi hermano le había regalado. Ella lloraba a los gritos y el perro aullaba con ella”, se angustia Claudia ante el recuerdo.

Durante mucho tiempo el hilo de ilusión que significó la palabra “desaparecido”, les hizo pensar que podía estar perdido, que podía haber quedado en el mar en una balsa, que Jorge era un gran nadador… Mantuvieron las esperanzas hasta que un nuevo comunicado les informó que a Jorge se lo consideraba “muerto en combate”.

Jorge con su hermana recién nacida (Crédito: Gentileza Claudia López)Jorge con su hermana recién nacida (Crédito: Gentileza Claudia López)

Claudia, que tenía 14 años, tuvo que hacerse cargo de la casa: su madre ya no quería vivir. La depresión la sumió en un pozo profundo. “Yo pensaba que no servía para nada, que no podía consolarla. Durante 10 años no quiso salir de la casa. A partir de entonces cada 2 de abril, cada Navidad, cada cumpleaños, cada San Jorge, cada aniversario eran días de duelo y lágrimas. Ella solo sobrevivía”, llora.

El corazón de María Magdalena estaba herido. Tanto que la última vez que necesitó una internación, le rogó a Claudia que no lo hiciera: “Yo me quiero ir con mi hijo”.

Acongojada, Claudia revela que durante años todos le decían que su hermano era un héroe pero ella solo sentía su ausencia. “Estaba un poco enojada: por qué se había ido de voluntario, por qué no pensó que yo soñaba bailar con él en mi cumpleaños de quince… Sólo de grande empecé a comprender y a sentir orgullo”.

La identificación en Darwin

En 2008, luego de un viaje a las islas para sanar sus heridas de la guerra, el veterano Julio Aro se encontró con las tumbas que decían “Soldado Argentino solo conocido por Dios”. ¿Dónde estaban sus compañeros? El impacto de ese recorrido por cruces sin nombre lo llevó a comenzar con una causa humanitaria: identificar a los caídos enterrados en Darwin.

Con la ayuda del coronel inglés Geoffrey Cardozo -quien llegó a las islas el día que terminó la guerra y tuvo la difícil tarea de recoger de los campos de batalla a los soldados argentinos y darles honorífica sepultura- que le dio a Aro el informe de su trabajo realizado en 1982, Julio comenzó con su titánica tarea. Luego se sumó esta periodista de Infobae, quien recorrió el país junto a Aro para visitar a las familias y hacer la pregunta clave para avanzar: ¿Quieren ustedes identificar a sus seres queridos caídos en Malvinas? Finalmente, el músico inglés Roger Waters -a quien contacté para sumar su voz a la causa- llevó en 2012 la inquietud de los familiares de los caídos sin identificar a la presidenta Cristina Kirchner, cuando su gira mundial Us+Them Tour lo trajo a la Argentina.

El proyecto humanitario tenía como objetivo identificar a los caídos argentinos cuyas cruces, en el cementerio de Darwin, llevaban la placa “Soldado argentino solo conocido por Dios”El proyecto humanitario tenía como objetivo identificar a los caídos argentinos cuyas cruces, en el cementerio de Darwin, llevaban la placa “Soldado argentino solo conocido por Dios”

Así, un día de 2011 llegué a la casa de Jorge Eduardo López. María Magdalena y Claudia me recibieron sin conocerme. Escucharon con atención y dijeron con generosidad infinita: “Nosotras sabemos que Jorge está en el mar, pero si esto sirve para darle consuelo a las otras familias para que sus hijos, padres, hermanos recuperen sus nombres, vamos a apoyar la causa”.

Años después el Plan Proyecto Humanitario se puso en marcha, con el apoyo del Equipo de Antropología Forense -Luis Fondebrider, Maco Somigliana, Mercedes Salado Puerto, Virginia Urquizu, entre muchos otros- , de Juan Martín Mena en el Ministerio de Justicia y de la Cruz Roja Internacional.

Cuando la familia López tuvo la oportunidad de dar la muestra de sangre para el ADN, los problemas cardíacos de María Magdalena se habían agravado. “Tengo miedo que esto remueva el dolor de mi mamá: si Jorge no está en el cementerio va ser un nuevo duelo, y si está va a ser un shock emocional muy grande que no sé si puede soportar”, me dijo entonces Claudia.

Los años pasaron, el proyecto siguió en marcha. Y 120 soldados fueron identificados.

El 18 de marzo de 2023 el corazón de María Magdalena se apagó. “Lo primero que pensé fue en aquella visita que habías hecho a mi casa, en las charlas que habíamos tenido durante todo este tiempo y te llamé por teléfono -me dice Claudia-. Supe que al morir mi mamá yo era la última oportunidad que le quedaba a mi hermano para volver a tener su nombre”.

Entonces, el operativo se puso en marcha: Maco Somigliana, del EAAF, fue a visitarla a su casa para contarle cada detalle del proceso. Una semana más tarde Claudia había dado la muestra de sangre para el ADN de la identificación.

Claudia López esta mañana en su casa, cuando recibió la notificación de que su hermano estaba identificado: "No puedo contener la emoción"
Claudia López esta mañana en su casa, cuando recibió la notificación de que su hermano estaba identificado: «No puedo contener la emoción»

Hoy, 30 de junio de 2023, un grupo conformado por Maco Somilgilana del EAAF, Juan Martín Mena, secretario de Justicia, Vanina Capurro de la Escribanía General de la Nación, y Mariano Flores, psicoanalista del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, llegaron a las 10 de la mañana a la casa la familia López con una misión: notificar la identificación.

Sentada en esa misma casa donde rió en la infancia junto a su hermano y vivió el dolor de su ausencia, Claudia supo que Jorge Eduardo descansa en la tumba D.A.4.3 del cementerio de Darwin.

“Estoy muy emocionada. Por suerte ahora sé dónde está realmente mi hermano. Siempre creímos que su cuerpo estaba en el fondo del mar y no era así… Todos los sentimientos de estos 41 años volvieron de pronto. Esto me da la paz de saber que hice lo que tenía que hacer”, le dice Claudia a Infobae.

Ya son 121 los soldados Identificados. En las islas, de 237 cruces, solo quedan cinco placas con la triste leyenda Soldado Argentino solo conocido por Dios. La causa sigue, hasta el último hombre.

FUENTE: INFOBAE.COM

Compartí

0
Shares

Identificaron a otro héroe de Malvinas: tenía 19 años cuando dejó todo para combatir en las Islas

01 Jul 23
Alberto Mena
Aún no hay comentarios
 
Jorge Eduardo López se había presentado de manera voluntaria en la Prefectura Naval Argentina para participar de la defensa, sin la aprobación de sus padres, quienes no llegaron a despedirlo y no sabían que había ido a las islas.

Otro soldado argentino caído durante la Guerra de Malvinas fue identificado este viernes en el cementerio de Darwin. Se trata de Jorge Eduardo López quien cayó en combate el 10 de Mayo de 1982.

El joven que por entonces tenía 19 años se había presentado de manera voluntaria en la Prefectura Naval Argentina para participar de la defensa de la soberanía en las Islas. Con él ya son 121 los combatientes y héroes argentinos que han sido identificados en el marco del Plan de Proyecto Humanitario (PPH) que el Ministerio de Justicia y DDHH lleva adelante desde el año 2012.

Cuando a pedido de un grupo de madres, familiares, y excombatientes, la entonces presidenta, Cristina Kirchner, requirió la colaboración del Comité Internacional de la Cruz Roja para llevar a cabo la difícil tarea de identificar a todos los héroes nacionales que descansaban en el cementerio de las Islas Malvinas, bajo la leyenda “NN Soldado Argentino solo conocido por Dios”.

Cementerio de Darwin. (Foto: Equipo de Antropología Forense)
Cementerio de Darwin. (Foto: Equipo de Antropología Forense)

Soldado argentino, la historia de Jorge Eduardo López

López tomó una decisión que marcaría su vida y la de su familia para siempre. Se presentó de manera voluntaria en la Prefectura sin la aprobación de sus padres, quienes no llegaron a despedirlo y no sabían que había ido las islas.

Él les dijo que viajaría a Puerto Belgrano, pero se embarcó en el Buque Islas de Los Estados, de cuyos 25 tripulantes solo 2 sobrevivieron. El objetivo del buque era llevar víveres y suministros al regimiento N°5, aislado y ya sin provisiones en el puerto Yapeyú.

El buque fue embestido por artillería inglesa mientras navegaba por el estrecho de San Carlos. Transportaba armamento, provisiones y combustible, con lo cual se hizo particularmente difícil la supervivencia para la mayoría de sus tripulantes.

“Gracias a la colaboración de su hermana Claudia, quien aportó su ADN, en el día de hoy logramos notificarla de la identificación de su hermano en el Cementerio Argentino de Darwin, donde sus restos descansan en paz”, aseguraron desde el Equipo Argentino de Antropología Forense

“El Estado Nacional notificó este viernes por la mañana a Claudia López, hermana del cabo segundo de la Prefectura Naval, Jorge Eduardo López, caído en las Islas Malvinas el 10 de Mayo de 1982 la identificación de su cuerpo en la tumba D.A.4.3 del cementerio de Darwin”, indica el documento oficial.

FUENTE: tn.com.ar

Compartí

0
Shares

Identifican el cuerpo de un excombatiente de Malvinas

01 Jul 23
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) identificó a Jorge Eduardo Lópezexcombatiente caído durante la Guerra de Malvinas, cuyos restos se encuentran en el Cementerio argentino de Darwin. Con su hallazgo, ya son 121 los soldados argentinos que fueron reconocidos en el marco del Plan de Proyecto Humanitario (PPH) que el Ministerio de Justicia y DDHH lleva adelante desde el año 2012.

«El Estado Nacional notificó hoy por la mañana a la Sra. Claudia López, hermana del cabo segundo de la Prefectura Naval, Jorge Eduardo López, caído en las Islas Malvinas el 10 de Mayo de 1982, la identificación de su cuerpo en la tumba D.A.4.3 del cementerio de Darwin», indicó el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos en un comunicado.

«Jorge Eduardo López se había presentado voluntariamente en la Prefectura Naval Argentina para participar de la defensa de la soberanía en las Islas Malvinas, sin la aprobación de sus padres, quienes no llegaron a despedirlo y no sabían que había ido las islas, dado que Jorge les dijo que se alistaba para viajar a Puerto Belgrano«, detallaron desde el Ministerio sobre la historia de vida del héroe.

El cabo segundo se embarcó en el Buque Islas de Los Estados, que tenía el objetivo de «llevar víveres y suministros al regimiento N°5, aislado y ya sin provisiones en el puerto Yapeyú«, y del cual solo sobrevivieron dos de sus 25 tripulantes.

«El buque fue embestido por artillería inglesa mientras navegaba por el estrecho de San Carlos. Transportaba armamento, provisiones y combustible, con lo cual se hizo particularmente difícil la supervivencia para la mayoría de sus tripulantes», agregó la cartera de Justicia.

La cartera de Justicia explicó que fue «gracias a la colaboración de su hermana Claudia, quien aporto su ADN» que se la pudo «notificar» de que los restos de su hermano descansan en el cementerio de Darwin.

Esa notificación fue realizada por el secretario de Justicia de la NaciónJuan Martín Mena, junto a Carlos Somigliana, integrante del EAAF, la escribana Vanina Capurro de la Escribanía General de la Nación, y el psicólogo Mariano Flores, del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, según se detalló oficialmente.

FUENTE. Telam

Compartí

0
Shares

Donación de Agrimensores bonaerenses para la creación del Homenaje al cementerio Darwin

22 Jun 23
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

El Consejo Profesional de Agrimensura de la provincia de Buenos Aires (CPA), a través del Colegio de Distrito 4, realizó una importante donación económica y además brindó asesoramiento técnico para el avance en Mar del Plata del Homenaje al cementerio Darwin, lugar donde descansan los soldados argentinos en las Islas Malvinas.

De esta forma, la entidad abrió sus puertas a la «Fundación No Me Olvides», guiada por el ex soldado combatiente en Malvinas Julio Aro, quien visitó junto con Gustavo Cardinalli la sede del Distrito 4.

 Aro agradeció por el trabajo de mediciones de la tierra ubicada en la zona sur de Mar del Plata a los Agrimensores Lucas  Esteben, Enzo Maldonado y Alan García, quienes de esta forma dieon el puntapie inicial para la creación del Homenaje al cementerio DARWIN,  donde descansan los restos de los soldados argentinos.

Con la idea de seguir aportando al proyecto del Memorial que recordará a los héroes de Malvinas se realizó esta donación económica  por parte del Consejo Superior del CPA, a través del presidente Agrim. Lucas Zanella, y otra por parte del Distrito 4, a través de su titular Agrim. Miguel Ángel Bergonzi.

El Agrim. Lucas Zanella indicó que este «es el principio del apoyo de nuestra institución con este Memorial necesario para las familias y todas las generaciones venideras para el recuerdo y el agradecimiento eterno».

Según la propuesta, el espacio estará ubicado a la altura del Barrio Costa Azul, en la Cantera Central entre colectora y Ruta 11, y entre la proyección de las calles 479 y 481, de Mar del Plata.

En la recreación, en lugar de cruces habrá una planta por cada uno de los caídos en el conflicto bélico de 1982 y que sus restos descansan en las Islas Malvinas.

 La intención es respetar la diagramación del Cementerio de Darwin, con un planta o árbol de mayor tamaño en lugar de la característica cruz del lugar.

Compartí

0
Shares

Avanza el desarrollo del Memorial de los héroes de Malvinas en el sur de Mar del Plata

17 Jun 23
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

Julio Aro, presidente de la Fundación Nomeolvides, dio detalles en Radio Brisas del trabajo que están llevando a cabo para llevar a cabo en la zona sur de la ciudad el Memorial de los caídos en Malvinas. Se trata de una réplica de lo que son las ubicaciones de las tumbas en el Cementerio de Darwin, en donde cada lugar es ocupado con un árbol, para transmitir un concepto de vida y trascendencia.

«El proyecto se llama Sembrando Memoria, porque la idea que buscamos mostrar es que a la buena gente no se la entierra, se la siembra«, explicó.

El lugar en donde estará ubicado el predio se encuentra frente al barrio Costa Azul, en la cantera central entre la Ruta 11 y la calle colectora, a la altura de las calles 479 y 481.

«Estará frente al mar, a 1500 kilómetros de las islas, con una visión maravillosa, en un barrio con muchos especialistas en forestación, que fueron quienes nos ofrecieron el predio, que gracias a Dios fue aprobado por unanimidad en el Concejo Deliberante», aseguró.

Aro destacó el trabajo de los impulsores del proyecto, que tomaron como principio «estar dando siempre una imagen de vida. Habrá un cuidado especial de ese predio, lo cual es muy lindo, porque vemos cómo la gente se suma».

La fecha estimada de inauguración

«Ayer estuvimos trabajando en el predio, para ver cuándo hacemos la primera palada. Estamos esperando que esté todo aprobado para la obra», contó, resaltando que «el obispo Gabriel Mestre ya nos pidió bendecirlo».

En diálogo con Gastón Triszczuk, precisó que «tenemos una fecha estipulada, el 21 de septiembre, que es el Día del Paz, para plantar los primeros árboles. Después, para el final de obra, pensamos en el 11 de noviembre, pero lo cierto es que dependerá del clima, después de la voluntad, porque no tenemos dinero, sino que son trabajos ad honorem. Es impresionante la cantidad de gente que se está sumando, al igual que empresas».

FUENTE: infobrisas.com

Compartí

0
Shares

El obispo Mestre bendijo el proyecto del Memorial que recordará a los Héroes de Malvinas

13 Jun 23
Alberto Mena
Aún no hay comentarios
 

El obispo Gabriel Mestre recibió a los miembros de la fundación No Me Olvides, que tiene como finalidad mantener viva la memoria de Malvinas. Los miembros de la Fundación, Julio Aro y Gustavo Cardinalli junto al Secretario General de SMATA Seccional Mar del Plata, Gastón Villatoro ( permanente colaborador de la ONG ), le hicieron conocer al obispo los avances en el proyecto de construcción en el sur de nuestra ciudad de un Memorial como réplica del Cementerio Argentino de Darwin en las Islas Malvinas.

 Asimismo le regalaron al obispo Gabriel un cuadro con una imagen del proyecto que pronto comenzará su construcción y una cruz, la primera que los ingleses colocaron en Malvinas para recordar al Soldado Argentino Solo Conocido por Dios, como símbolo de un trabajo por la paz y en contra de la guerra.

Por ultimo solicitaron al padre obispo una bendición.  

 

 
 
 
 

 

 

 
 
 
 
 

 

 

 

 

Compartí

0
Shares

Resúmen de actividades del mes de Mayo

11 Jun 23
Alberto Mena
Aún no hay comentarios

La bandera de la Fundación presente en la Regata del Día de la Armada.

El sábado 20/05 a las 13 hs se realizó la Regata/Crucero celebrando el día de la Armada Argentina.  Se largó desde la Base Naval con recorrido hasta el Unzué y vuelta al puerto. También hubo una cancha de regatas para las clases Magic, Raptor y J 24  para los más jóvenes. Una vez más, la bandera de la Fundación volvió a flamear frente a las costas marplatenses.

Nueva edición de la Vertikal Race

Con una gran cantidad de participantes se desarrolló la 7° edición de la Vertikal Race organizada por la agrupación “Haciendo Senderos”, la colaboración de la Asociación Autódromo Balcarce y el auspicio de la Municipalidad de Balcarce. La prueba incluyó la segunda edición de la prueba de marcha nórdica (Nordic Race) que tuvo 90 participantes en dos categorías de competencia.

La carrera de aventura tuvo un sentido homenaje a los veteranos de guerra y lo racaudado fue a beneficio de Cáritas Parroquia “Santa María”. La Fundación y las Malvinas estuvieron presentes en su estandarte como también en las remeras y los veteranos Daniel Cucci, Teodoro Asin y Gabriel Nifuri  representaron  a nuestra institución con la presencia y entrega de premios.

 

La Fundación «No Me olvides» sigue presente en el ambiente del Voley.

El año pasado  la fundación acompañó a la Liga Marplatense de Maxivóley en la Copa » No me olvides». Este año, alienta al equipo de Palestra que participa en la Liga Promocional que se desarrolla en el Club Cedetalvo. La ONG Palestra trabaja con niños de sectores en estado de vulnerabilidad, situaciones de violencia familiar, menores en situación de calle, adolescentes con dificultades familiares y que no tienen dónde vivir con o así también cubre la necesidad de albergar a aquellos institucionalizados. @palestra.ong

Cerveza artesanal “ 40 No me olvides”

En el marco de los 40 años de la gesta de Malvinas, las cervecerías artesanales se sumaron a rendir homenaje a nuestros Héroes con la intención de llegar a 40 cervezas artesanales con el lema “No me olvides”, donde lo recaudado sea destinado a los lugares que los veteranos de la zona junto a la Cerveceria y a nuestra institución elijan para cubrir su necesidades.

En este caso se tardó un poco más,  pero con el triple de esfuerzo de la familia cervecera “Juguetes Perdidos” se logró cumplir otro sueño. En el “Comedor  Gauchito Gil”, de Pablo Podestá dan de comer a 80 chicos todos los días, con apoyo escolar. Cristina cocinaba hasta ahora en la propia cocina de su casa. “Juguetes perdidos” aportó lo recaudado con  la venta de la cerveza “40 No Me Olvides” y completó lo que faltaba para llegar a la compra de una cocina industrial.

Avances del proyecto del Memorial

El día 25 de Abril, el Intendente Guillermo Montenegro promulgó la ordenanza municipal O-19996 aprobada por el Honorable Concejo Deliberante, que establece que mediante la misma se destina el espacio delimitado por el Paseo Costanero del Sud Presidente Arturo Humberto Illia, ex ruta provincial N° 11, cantero central entre la colectora y la ex ruta provincial N° 11, entre la proyección de las calles 479 y 481, para que de modo colaborativo el Municipio de General Pueyrredon y la Fundación No Me Olvides lleven a cabo la construcción de un Memorial como reconocimiento y homenaje permanente a los argentinos que murieron en defensa de la soberanía nacional durante la Guerra del Atlántico Sur en el año 1982.

El Colegio de Agrimensores, presidido por Miguel Bergonzi se hizo cargo de realizar en forma gratuita el trabajo de mediciones en el terreno para adecuar el proyecto a las condiciones del predio. Participaron de la tarea los agrimensores Enzo Maldonado, Lucas St. Esteben y Alan Ezequiel García.

Julio Aro junto a la arquitecta Valeria Vivas de la empresa constructora del Grupo Developer, que llevará adelante la obra de construcción del Memorial, presentaron los planos al Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires Distrito IX para su aprobación y su posterior remisión a la Secretaría de Obras Privadas del Municipio. Una vez finalizados estos trámites ya se puede comenzar con los trabajos.

Por otra parte, la Empresa Edea recibió a la Fundación junto a la arquitecta Vivas para conocer el proyecto. El Gerente General Ing. Lorenzo Agustín Siquier confirmó que la empresa distribuidora de energía colaborará en el emprendimiento con la donación de todos los materiales para la instalación eléctrica del predio.

Finalmente, la fundación quiere agradecer a la Sociedad de Fomento del Barrio Costa Azul, especialmente a Jorgelina, su presidenta, y a Victorio, el paisajista, que apoyan el proyecto que se ubicará en su barrio. Por su parte, ya se ocuparon de retirar algunos arbustos y plantas que se encontraban en el predio en el que se construirá el Memorial y los reubicaron en la plaza del barrio.

Compartí

0
Shares

Gracias por el apoyo:

Recibí toda la info por Whatsapp